Corrientes sancionó por unanimidad una ley pedida por Arauco Argentina y otras pasteras para comprar grandes extensiones de tierras

En el día de ayer la Cámara de Diputados de Corrientes sancionó por unanimidad una ley que dispone la reglamentación del artículo 61 de la Constitución de esa provincia, habilitando a los grandes capitales extranjeros a que adquieran grandes extensiones de tierra.
Esta ley era una de las principales demandas de Arauco Argentina -dueña de 255.000 hectáreas en Misiones-, en el marco de la Mesa Forestal presidida por Mauricio Macri ya que para el grupo chileno es una condición esencial a la hora de considerar invertir en la instalación de una moderna planta de pasta celulósica.
Justamente el proyecto sancionado ayer en Corrientes, declara de interés provincial a la industria celulósico-papelera y le da un marco de seguridad jurídica a la producción de industria y papel.
Tanto desde el oficialismo, como de la oposición, destacaron la “mirada a futuro”, la “seguridad jurídica”, y la “generación de empleo” que significa este primer paso, para la radicación de este tipo de industrias.
Corrientes es una provincia pro-pastera como ninguna otra de las tres que conforman la cuenca forestal más interesante para la instalación de este tipo de emprendimientos: Entre Ríos y Misiones.
Corrientes y Misiones, con diferentes posturas
De hecho, la sanción de la ley ayer en Corrientes acentúa las diferencias en torno a la postura de Misiones y su vecina. En Misiones, el Gobierno sostiene que una nueva y moderna industria pastera puede instalarse sin necesidad de relajar más las leyes que pusieron límites a la compra de extensiones de tierra de los extranjeros. Existen normas que protegen los intereses de las industrias para que se asocien con forestadores locales en busca de materia prima (bosques).
El gobernador Gustavo Valdes, gran impulsor de la estrategia pro-pastera, logró así aprovechar estos meses que quedan de gestión de Cambiemos, para sancionar esta ley que cuenta con fuerte apoyo e impulso de la propia Casa Rosada.
El timming de la sanción de esta ley genera como mínimo un llamado de atención. En el medio de una crisis económica y financiera donde nadie está pensando en ningún proyecto de inversión de gran envergadura y a las puertas de un cambio de guardia en Balcarce 50, se prepara una ley que elimina restricciones a la llegada de potenciales compradores de tierras.
¿No hubiera sido más adecuado esperar a un tiempo más próspero a la llegada de inversiones? Ninguna norma parece capaz de atraerlas si la Argentina no logra estabilidad.
Sin embargo. ¿Qué pasa si la Argentina entra en una nueva crisis financiera y las tierras quedan baratas en dólares para los grandes compradores de afuera? ¿Por qué motivo en algún momento se impusieron restricciones a la compra de tierras por parte de capitales extranjeros? ¿Quién protege a la argentina de compradores como los chinos si la Argentina vuelve a caer en un default?
La ley de tierras funciona más o menos de manera similar a cuando un alcohólico guarda bajo llave las botellas para no caer en la tentación. Están pensadas para proteger a la Argentina de sus propios vicios, los que hoy recrudecen: debilidad institucional, dirigencia política sin mirada a largo plazo, necesidades financieras urgentes, debilidad de la moneda (peso), falta de capacidad regulatoria, mal funcionamiento de la Justicia o falta de capacidad para pensar en un desarrollo nacional.
Corrientes, extranjerizada
Corrientes ya es una de las provincias altamente extranjerizadas en la tenencia de sus tierras. Grandes firmas internacionales como la del desaparecido Douglas Tomkins, Bosques del Plata (propiedad del otro grupo pastero chileno CMPC) o incluso el fondo de pensión de la Universidad de Harvard poseen tierras. Solo por citar a tres nombres importantes.
Por encima de la ley correntina, también está la ley nacional de Tierras que impone un límite del 15% de la superficie total de una provincia a la extranjerización. La industria pastera también gestiona ante Macri la modificación de esa norma. Habrá que ver si la modificación de esa ley, también avalada por el Presidente, puede sancionarse con el poco tiempo que queda de mandato.
Según el Registro Nacional de Tierras, en los últimos años la tenencia de tierras correntinas en manos extranjeras bajó de 13,6 a 10,24% del total del territorio correntino. Las dos provincias más extranjerizadas son Salta (11,45%) y Misiones (11,07%).
Colombi, impulsor
La iniciativa de la ley sancionada ayer lleva la autoría de los senadores Noel Breard, Sergio Flinta, Alejandra Sedward, Ricardo Colombi y David Dos Santos, y contó con el apoyo de las cámaras empresariales, Consejo de Crecimiento y Desarrollo Social y Económico, el Gobierno provincial y empresas foresto-industriales nacionales, además de los bloques opositores en ambas cámaras. Ahora, pasa al Poder Ejecutivo para su reglamentación y puesta en vigencia.
Esta ley sancionada en Corrientes, beneficia también a inversores extranjeros y nacionales que ya poseen extensiones de tierra en esa provincia y se podrían ahora vender a una firma como Arauco, CMPC, o bien una gran compañía china.
Se trata de propietarios de grandes bosques forestales que están listos para ser cortados en localidades como Ituzaingó o Gobernador Virasoro o Goya, solo por citar algunas de las principales.
 
 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password