COLUMNISTAS, Coronavirus, ECONOMIA, Ultimas Noticias

Cuando el Control de Precios no funciona

Compartí este articulo en:

Vivir en tiempos de pandemia generó grandes cambios y afectó la vida de, prácticamente, todos los seres humanos del planeta. Y… si afectó nuestras vidas, también la economía. Desde que comenzamos a transitar el confinamiento obligatorio, el Coronavirus fue tema recurrente en esta columna: el análisis abarcó a la macroeconomía pero también la microeconomía, y dentro de esta última, cómo se vieron afectados por la situación ciertos mercados particulares. En la columna titulada “Liberales, neoliberales, progresistas y heterodoxos en tiempo de coronavirus” había mencionado, entre varios temas, el control de precios, en el caso del alcohol en gel y los barbijos (dejo el link para quien quiera volver a leerlo:
https://economis.com.ar/liberales-neoliberales-progresistas-y-heterodoxos-en-tiempos- de-coronavirus/) se explicaba que en casos extraordinarios y por un tiempo limitado, estas medidas podrían funcionar pero que, a largo plazo pueden ser peligrosas ya que generan escasez y un fuerte incremento en los precios.

En este caso, el análisis irá dirigido, de manera muy puntual a los cigarrillos. Como es de público conocimiento, el precio del cigarrillo “estába por las nubes”. Es que el box de 20 cigarrillos se llegó a vender a $500 en algunos kioscos e incluso a través de redes sociales. Todo ello a pesar de que la Ley 24.674 vigente desde el año 1996 prohíbe modificar los precios de los cigarrillos en los puntos de venta (es decir, es un bien que tiene control de precios, fijado por ley, y no se debería vender ni a mayor precio ni a un precio menor).

¿Qué sucedió con los cigarrillos? Las plantas tabacaleras se encontraban cerradas desde el inicio de la cuarentena debido a que no estaban consideradas dentro de los rubros esenciales. Cómo no hay producción, los kioscos y puntos de ventas comenzaron a quedarse sin stock y ante la escasez comenzaron a subir los precios, tal y como lo señala la ley de la oferta y la demanda. De hecho el precio volvió a la normalidad porque se volvió a producir ( o sea volvió la oferta ) y no porque actuaron los legendarios “comisarios de precios”.

Cuando se crean situaciones con desequilibrios tan marcados, no hay control de precios que sea efectivo, ya que la demanda supera ampliamente a la oferta, “se venden al mejor postor”.

Además, el cigarrillo es un bien bastante particular, ya que a las personas que fuman se les hace muy difícil cambiar sus hábitos repentinamente, sobre todo en un contexto como el que estamos viviendo, dónde los niveles de ansiedad y angustia se incrementan con el correr de los días.

Es por ello que en economía se dice que el cigarrillo tiene una “demanda inelástica”. Esto último tiene que ver con la oferta y la demanda: específicamente, la ley de la demanda dice que a mayor precio, se demandará menos cantidad de un bien, lo cual se cumple para la gran mayoría de bienes. Sin embargo, hay bienes que al aumentar su precio, la caída en su consumo es muy grande y hay otros bienes que, aunque su precio aumente fuertemente, la caída de la cantidad consumida no es tan pronunciada.

Justamente este es el caso de los cigarrillos: cómo ya lo mencionamos en el punto anterior, los hábitos de los fumadores no se revierten de un día para el otro, por lo tanto hay gente que “necesita” fumar (aunque trate de reducir al máximo su consumo), y en algún momento demandará ese producto, aunque su precio es exorbitante.

Pero… si está fijado por ley ¿por qué no funciona el control de precios? La verdad es que aunque el Estado lo intente, no es omnipresente, y si hay demanda, hay lugar para que se generen este tipo de especulaciones. Ya sea la de los comerciantes que venden su stock restante a un precio muy elevado, pero que evidentemente algunas personas están dispuestas a pagar. O incluso, para que se genere un mercado clandestino de cigarrillos de contrabando. En este caso ni siquiera fue clandestino ya abiertamente encontramos a la vista de todos en el sitio mas grande de compras on line cigarrillos a hasta 4 veces mas su precio que el autorizado por secretaria de comercio.

Conclusión

Tomando los fundamentos del artículo anterior, hemos visto que existen posturas totalmente opuestas entre hortodoxos y heterodoxos sobre todo en lo que se refiere a el control de precios sobre bienes privados. Los que tenemos una visión más pragmática ponemos también en el análisis el costo social de dejar librado todo a las fuerzas del mercado…..por eso vimos bien controlar el precio de los barbijos hasta que haya producción suficiente. Pero es una ingenuidad pensar que todo va a poder ser así….. no podés meter preso a miles de kiosqueros que aumentaron el precio de los cigarrillos, vas a fracasar. Ya lo dijo un ex ministro –“ El control de precios es una medida política, para frenar inercias y alguno que se haga el distraído cuando querés poner en marcha un plan de estabilización; pero si la estabilidad depende de largar a la calle un ejercito de controladores de precios está condenada al fracaso”.

Controlar un poco está bien, controlar todo puede ser peor o lo mismo que no controlar nada….

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*