TURISMO, Ultimas Noticias

Cueva Miní Lodge & Adventure: un talismán acariciado por el Paraná

Cueva Miní Lodge & Adventure: un talismán acariciado por el Paraná
Compartí este articulo en:

A poco menos de diez kilómetros del centro de Eldorado y a cuatro de la avenida principal, se encuentra uno de los complejos de turismo-aventura más diversos de la provincia. Cueva Miní, Lodge & Adventure es una parada obligatoria para los turistas que desean vivir la experiencia de la selva misionera en primera persona. Con casi treinta años de trabajo, el complejo garantiza al visitante ser protagonista de su propia aventura.

Alejandro “Buby” Nolde es el responsable de crear este espacio que ya es una marca registrada en todo el norte de la provincia. “En sus inicios fue un emprendimiento propio, con amigos, ya que el terreno pertenecía a mi familia que se dedicaba a la agricultura y nunca siquiera llegaron hasta el arroyo”, señala Alejandro que prefiere que lo llamen Buby. “Sucede que, cuando llegaban a esta zona, el terreno era pedregoso y se convertía en pendiente, por lo que no podían cultivar”.

Buby decidió aprovechar el espacio que permanecía ocioso, para construir una pequeña infraestructura, que compartiría con amigos. Sin embargo, luego de colaborar en el Camel Trophy, una competencia organizada por la marca de cigarrillos y la empresa de camionetas Land Rover, decidió que debía avanzar con el proyecto.  El evento se realizó en el año 94 y trajo a competidores de rally/aventura, de todo el mundo. “Los corredores iniciaron su recorrido acá y eso me incentivó a realizar el emprendimiento a nivel comercial”, señaló.

Los inicios no fueron sencillos, abrió un camino al río y construyó una pequeña cabaña, con los recursos disponibles. La convocatoria estuvo por debajo de las expectativas, pero eso no lo desanimó. Invirtió en mejoras, instaló la energía eléctrica y las visitas empezaron a aumentar. Actualmente cuenta con tres cabañas, quinchos y un deck con una vista privilegiada, donde los visitantes podrán sentarse a compartir algún plato regional, usar las parrillas o simplemente disfrutar de una bebida fría.

Las actividades

“Las turistas ya no buscan un lugar sólo para descansar, ahora quieren vivir experiencias, aventuras propias y buscan propuestas innovadoras, que acá les ofrecemos”, señaló Buby. Las ofertas varían desde aventuras por la selva o distintas actividades por el arroyo Piray Miní. El río Paraná, que se encuentra a unos escasos tres kilómetros, provoca un embalse natural que genera un lago espejado ideal para la navegación.

La travesía en kayak suele ser el atractivo más recurrente, con un precio de $800 con guía o $500 por el uso de una de las 12 embarcaciones. El predio también provee los remos, respaldos y chalecos salvavidas. El recorrido dura una hora y se puede realizar río abajo hasta el Paraná o río arriba hasta los saltos del arroyo. Otra opción náutica, son las excursiones en lancha hacia el Paraná, salto Ñacunday o la isla de Caraguatay que tienen un costo que van desde los $800 a los $4000 por persona y tiene una duración de aproximadamente tres horas y media.

Por otra parte, para quienes gustan de las alturas, pueden disfrutar de un canopy que cuenta con 6 cables a la altura de la copa de los árboles y que atraviesa el arroyo en dos oportunidades. El recorrido total es de un kilómetro a 50 metros de altura y tiene un costo de $2000 por persona y la travesía dura aproximadamente 50 minutos. Además realizan travesías 4×4 por la selva, denominado “Moconá Salvaje”, donde recorren a la vuelta por la ruta 21, que va desde la localidad de San Pedro a Mesa Redonda. 

Pandemia y turismo interno

Por la pandemia, la familia Nolde tuvo que cesar completamente las actividades turísticas que significaban un 80% de los ingresos económicos del complejo. “El alquiler de hangares de lanchas nos sirvió para mantener un ingreso durante la cuarentena”, apuntó Buby. A pesar de no poder hacer uso de las embarcaciones, los propietarios precisaban de un espacio de resguardo para las mismas, durante el aislamiento social y obligatorio.

No obstante la activación del turismo interno, generó un suceso inesperado para Cueva Miní, ya que aumentó exponencialmente el número de visitantes al lugar. Buby asegura que en estos dos meses recibieron proporcionalmente a más turistas que en tiempos regulares. “Estamos sorprendidos, las cabañas tenemos reservadas hasta finales de noviembre y eso nos pone muy contentos”. No obstante, señaló que tienen un espacio para quienes gustan de acampar de manera rudimentaria. “No lo promocionamos tanto, porque los sanitarios no son tan grandes, pero a quienes les gusta la aventura, lo van a disfrutar”, indicó.

Cueva Miní Lodge & Adventure, que debe su nombre a las múltiples cuevas que se pueden observar a la vera del arroyo Piray Miní, es un espacio ideal para los aventureros que desean disfrutar de la naturaleza. Con precios accesibles, una atención personalizada y a cercanías del centro de la ciudad de Eldorado, es una alternativa que todo viajero debe conocer.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*