Dame un limón

Escriben Martín Leiva Varela y Guillermo Knass, ECONEA. Dame un limón. Rezaba la vieja canción de divididos que evidentemente no fue del agrado del entrante presidente de los EEUU Donald Trump.

El 21 de diciembre del 2016 se reabría la oportunidad de colocar limones (una de nuestras economías regionales con origen principalmente en Tucumán) nuevamente en EUA, algo que no se hacía desde el 2001 cuando luego de la caída de las torres gemelas la administración de otro republicano (George Bush hijo) comenzó a tomar medidas de cerramiento de la principal economía del mundo y a provocar una recesión mundial que tuvo como pico en la Argentina los trágicos sucesos de Diciembre.

¿Por qué?

La venta de limones a Estados Unidos podía ser un negocio interesante: de 30.000 toneladas a 50 millones de dólares por año principalmente para la provincia de Tucumán. Las compras de limón al mundo por parte de Estados Unidos superan las 600 mil toneladas, siendo México su principal proveedor. Este dato muestra que para la Argentina es un negocio sumamente importante ya que se trataría de abrir nuevos mercados a las denominadas economías regionales (producciones fuera de la zona pampeana que no implican granos como la soja el maíz y el trigo ni tampoco la carne vacuna), entendidas estas como la clave del desarrollo de las provincias del interior, tanto por la generación de empleo, como por la posibilidad de generar valor agregado.

En cambio para los Estados Unidos nuestros limones serian poco relevantes en la compra total, y no serían reemplazados por producción local, sino por otros países. Con esto, queremos decir, que la medida de suspender la compra de limones argentinos individualmente tomada no tiene ningún impacto económico relevante: No generarña más empleo en el norte, ni revertirá el abultado déficit comercial norteamericano que no es precisamente causado por los cítricos sudamericanos.

Esta película ya la vi:

Estados Unidos está en crisis, su enorme deuda, déficit comercial y fiscal tarde o temprano merecerán mucha atención y por ello, probables correcciones, la prohibición de importaciones ante una situación de crisis puede asemejarse a la famosa ley Hawley-Smoot promulgada en 1930 luego de la gran depresión. Dicha ley establecía un aumento de los derechos de importación de más del 50 % en más de 20.000 bienes; buscando proteger a los productos agrícolas principalmente de las importaciones y poder así, recuperar la economía luego de la crisis del `29, consecuencias resumidas: Lo que era esperable los países que se vieron afectados por las medidas proteccionistas de Estados Unidos tomaron represalias y subieron los aranceles a la importación de productos norteamericanos, se estima que exportaciones e importaciones en estados unidos cayeron un 60 % y el comercio internacional en general cayó un 40 %. Esto podría traducirse en que de cada 100 productos que se fabricaban en Estados Unidos para mandar a otros países, luego de las represalias solo se hicieron 40, por ende, hubo menos empleo, compras, inversión y todo lo que signifique crecimiento y prosperidad; al ser Estados Unidos ya en los `30 el mayor país importador y exportador del mundo este cerramiento expandió su gran depresión a todo el resto salvo al Bloque soviético pero eso es otra historia.

Y entonces nosotros…

Las trabas arancelarias existen en todos los países y se justifican cuando son puestas de manera inteligente para proteger el desarrollo de algunas actividades, evitar la competencia desleal, algunas crisis coyunturales, incluso aumentar la recaudación.

Lo que está demostrado es que imponer trabas unilateralmente sin sentarse a negociar con los países con los que se comercializa solo genera más estancamiento económico en vez de protección.

 

Estados Unidos es un cliente muy importante para la Argentina, con 4.485 millones de u$s. En 2016, representando una participación del 8 % de las ventas externas de la Argentina, el tercero después de Brasil (16 %) y China (8%). Además, representa ventas de las economías del interior que son las que generan crecimiento y desarrollo por encima de la soja de la pampa húmeda. A Estados Unidos se le exporta miel, té, arándanos, biocombustibles etc. De continuar estas medidas el interior del país se vería fuertemente perjudicado no solo por el impacto en las ventas directas, sino en las indirectas (no llueven inversiones en países donde se le cierran mercados). Esperemos que la nueva administración desempolve los libros de historia del crack del `29 y revea sus medidas dado que si no le compran al mundo el mundo tampoco les va a comprar y así terminaremos nuevamente en un estancamiento mundial donde todos seremos perdedores ya que lo que la misma medida genera un efecto de aumento de precios en el país que prohíbe las importaciones. Esperemos que las lágrimas de los limones no se trasladen a los demás productos (incluidos el té misionero).

A nivel Provincial, en el año 2015 se exporto un total de 91.406.561 de dólares a los Estados Unidos, representando el 23 % del total, siendo el segundo destino principal después de Brasil. El principal producto exportado a los Estados Unidos es el Té con un importe de 73,971 millones de dólares en el año 2015, seguido por el Tabaco sin elaborar con un importe de 11,158 millones de dólares, ambos productos representan el 93 % de lo que se exporta de la Provincia de Misiones a dicho estado.

 

Conclusión:

Ojo por ojo y el mundo se quedará ciego……Traba por traba y el mundo se quedará más pobre. (Ver gráfico de caída de producción en el mundo desarrollado en la década del `30 como consecuencia de la caída del comercio por la ley Hawley-Smoot).

Fuente: Industrial Statistics, 1900-57. París: OEEC, 1958, table 2.

 

Esto no quiere decir que una apertura indiscriminada como la de la década del `70 o `90 sea la clave del crecimiento. La clave está en negociar y monitorear continuamente las operaciones del comercio internacional entre países para que esto reporte beneficios para todas las partes, con los mínimos costos posibles.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password