Dictar advirtió que el Hospital Madariaga cuenta con alrededor de un centenar de  profesionales aislados por Covid-19

El Hospital Escuela de Agudos, Ramón Madariaga cuenta con alrededor de entre 90 a 100 trabajadores aislados por Covid-19, un número que se mantuvo en el peor momento de la pandemia, según aseguró el director ejecutivo, el infectólogo Miguel Dictar.

Sin embargo, Dictar aseguró que el principal problema por el que atraviesan es la cantidad de internaciones por coronavirus y que les quita camas para otras patologías, por lo que invita a la comunidad a vacunarse, para evitar colapsar el sistema sanitario. “Ya se demostró que la vacuna es efectiva y segura, debido a que aumenta la cantidad de anticuerpos y los beneficios superan ampliamente los riesgos potenciales que puede tener la vacuna”, especificó.

“El Hospital Madariaga habitualmente está con el cupo de camas muy ocupado y siempre trabajamos para que haya un giro de cama rápido, de forma de que podamos atender a todas las patologías no Covid que se presentan”, remarcó. Además, agregó que en este momento cuentan con 54 internaciones por coronavirus, de los cuales 40 están en sala, 8 en emergencia y 6 en UTI.

“Tenemos un trial con tres niveles de gravedad: el verde que es el de casos leves ahora ya vamos a derivarlo a consultorios de demanda espontánea, de forma tal de que no tengan que ser atendidos todo el tiempo por la emergencia y amarillo y rojo son los que se atienden en la emergencia”, especificó.

En esa línea, explicó que en la guardia tienen alrededor de 500 consultas diarias y que, luego de dos años de mantener este ritmo de trabajo, los profesionales de la salud están extenuados, debido a que no pudieron parar. “Les pedimos a la gente que tenga paciencia, porque yo sé que muchas tienen que esperar mucho tiempo y lamentablemente nosotros también tenemos médicos contagiados y por ende, menos personal. Por lo que es importante priorizar los cuadros más importantes y los más leves consultar en otros centros periféricos o en los CAPS”, solicitó.

Sin embargo, aclaró que el hospital Madariaga cuenta con un área de emergencia, no de guardia, porque es un Hospital General de Agudos, es decir que está destinado al diagnóstico, tratamiento y prevención de enfermedades de comienzo brusco y/o evolución breve. “Lamentablemente, muchísimas veces, nos transformamos en un hospital general que tiene que atender todo, porque lo más importante es atender la necesidad de la población”, explicó.

De igual manera, Dictar aclaró que el hospital trabaja habitualmente con una ocupación del 80%, ya sea con o sin Covid-19, por lo que trabajan en el giro cama, es decir que la rotación de pacientes sea lo más veloz posible, que las cirugías no se retrasen y que los procedimientos que el paciente necesita hacerse, se haga rápido para retornar a su hogar.

“Por suerte no tuvimos colapso de ningún tipo, ni en internación, ni en la terapia. Tenemos y tuvimos situaciones complicadas sí, como lo es tener 100 agentes aislados, 100 personal menos y trabajando es una complicación también y la gente que está tiene que multiplicarse, la enfermería también hace dos años que no paran”, detalló.

Las vacunas

Dictar resaltó reiteradas veces la importancia de la vacunación, para evitar el colapso sanitario y evitar, en la medida de lo posible, una mayor propagación del virus y su mutación. “Con los anticuerpos se demostró que con el tiempo  van disminuyendo. Entonces por eso se implementó una segunda dosis y, por eso, simplemente ahora una tercera dosis. Como Ómicron necesita de una tercera dosis para para que la vacuna sea efectiva, esta tercera dosis que se llama refuerzo, yo creo que va a pasar como parte del esquema que ahora es de segunda dosis”.

Por la misma línea explicó que ya hay una sub variante de la misma Omicrón, por lo que considera que el virus no parará de mutar. “Todos los virus mutan, porque es su forma de defenderse, los virus son parásitos obligatorios, eso significa que por sí solo no pueden sobrevivir, necesita elementos de nuestras células que lo completen para poder sobrevivir, por eso es que buscan todo el tiempo desarrollarse en la en las células humanas”.

Por ello, citó a la Ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, quien comentó que en mayores de 50 años no vacunados, la mortalidad es de 233 personas por millón de habitantes y en los vacunados ese índice baja a 36, de 233 a 36.

Respecto a la gente que tiene una sola dosis, advirtió que estos tienen mucho más riesgos de contraer la enfermedad de forma grave, y ejemplificó señalando que la mitad de los fallecimientos de la provincia son de personas que no se vacunaron o que tienen dosis incompletas. “Después de cierto tiempo los anticuerpos bajaron, por eso se necesita una segunda dosis, para volver a reforzar y una tercera dosis para que sigan subiendo los anticuerpos, es la primera enfermedad que requiere esta estrategia”, reflexionó. “Seguimos aprendiendo día a día, el que diga que sabe todo lo que sucede, lo hay que hacer está un poquito envalentonado”.

Respecto a los paciente inmuno comprometidos o que tienen alteraciones en las defensas, Dictar recomendó que igualmente se vacunen. “Puede ser que tengan un poco menos de respuesta, pero siempre van a tener algo de formación de anticuerpos”.

Además, explicó que todas las vacunas pueden generar algún tipo de reacción, pero que generalmente son leves, que no duran más de horas y no pasan de dolores musculares, un poco de fiebre o dolor en el sitio de aplicación. “No está descripta ninguna reacción alérgica a la vacuna que haya sido importante. Si alguna situación en el sistema nervioso central, pero que no exceden lo que sucede con cualquier otra vacuna”, aseveró.

Dictar especificó además de que un gran número del personal del hospital cuenta con al menos dos dosis y un 78 por ciento de este total, cuenta con las dosis de refuerzo. “Respetamos a los que no se quieren vacunar, pero ahora sacamos una disposición de que, semanalmente, tienen que traernos un test de Covid negativo, porque nos parece muy importante como protección, para él mismo, para el que no se quede vacunar, como para los compañeros”, aclaró.

El futuro de la pandemia

Dictar no se confía en que la variante Ómicron sea el ocaso de la pandemia, aunque considera que no seguirá con tantas complicaciones como al principio. “Me parece que posiblemente tengamos un año más, mucho más tranquilo, con menos casos y que esto se transformará en lo que se dice realmente, una gripecita. Pero me parece que hay que seguir viendo a ver qué pasa con las nuevas variantes que aparecen, qué respuesta tienen a los anticuerpos de la vacunas y cómo se va manejando la propagación”.

Por otra parte, en caso de que no se incorpore la vacuna contra el Covid-19 al calendario obligatorio, explica que sería ideal pedir test de antígenos a aquellas personas que no quieran vacunarse en todas las actividades que se realizan. “Hay en lugares que han puesto multas a quien no se vacunó, no creo que está mal. En Austria es obligatoria y me parece que es la tendencia. En muchas empresas privadas no se puede trabajar si no está vacunado y es lo que habría que hacer, porque es una manera de cuidar a la persona que no se vacunó y de cuidar todo el resto que está alrededor, familia, compañero de trabajo, amigos. Esto tiene una alta contagiosidad y no hay otra manera por ahora de prevenir, por supuesto siguiendo con todos los cuidados que ya conocemos”, finalizó.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password