Dura carta de la Iglesia a Milei: “La comida no puede ser una variable de ajuste”

Compartí esta noticia !

La Conferencia Episcopal Argentina emitió un comunicado en reclamo del recorte de alimentos para los centros asistenciales. Afirmaron que “la comida no puede ser una variable de ajuste” y exigieron medidas para que “no profundice la crisis alimentaria.

En este sentido, destacaron el rol de los comedores comunitarios, de parroquias, Iglesias evangélicas, y de movimientos populares que brindan alimentos a las personas que lo necesitan y sostuvieron que “el estado nacional, provincial y municipal, tienen que aprovecharla para que nadie se quede sin el pan de cada día”.

“Todos los espacios de cuidado que dan de comer, todos los comedores comunitarios, de parroquias, Iglesias evangélicas, y de movimientos populares deben recibir ayuda sin dilación. Ningún sector de los que hoy están actuando, ninguna institución o Iglesia, podría hacerlo solo“, agregaron.

En este sentido,  desde la Comisión Ejecutiva de la CEA, cuyo presidente es monseñor Oscar Ojea, remarcaron que “como obispos, en el trato pastoral con la gente sencilla, hemos aprendido que ‘Un plato de comida no se le niega a nadie‘”. Sostuvieron que “en nuestra patria nadie debería pasar hambre, ya que es una tierra bendita de pan”. Sin embargo, “hoy, a cientos de miles de familias se les hace cada vez más difícil alimentarse bien”.

En ese documento, titulado “El pedido del pan de cada día es un clamor de justicia“, y difundido a una semana de que el papa Francisco reciba en el Vaticano al presidente Javier Milei, la CEA resaltó que “es necesario anticiparse para que esta situación no profundice la crisis alimentaria”, y en ese sentido consideró que “se debe facilitar a las personas, las comunidades y al pueblo aquello que se necesite para ayudar a los más frágiles, especialmente a niños, niñas, adolescentes y adultos mayores”.

Te puede Interesar  Preocupación de organizaciones de la sociedad civil por los posibles retrocesos en la legislación ambiental

Ante una crisis -mencionó el texto- no son suficientes los paradigmas tecnocráticos, sean estadocéntricos, sean mercadocéntricos, es necesaria la comunidad“, afirmó.

El documento indicó que “la inflación desde hace años crece día a día y pega fuertemente en el precio de los alimentos”, una situación que “siente claramente la clase media trabajadora, los jubilados y aquellos que no ven crecer sus salarios”.

“Ante este escenario de trabajo sacrificado y de bajos ingresos, las familias se privan de muchas cosas. Por ejemplo, una mamá puede privarse de tomar un colectivo y camina para ahorrar, pero de ninguna manera puede no darle de comer a sus hijos. Es decir, la comida no puede ser una variable de ajuste“, sostuvo.

El documento citó un fragmento del libro sapiencial de Tobías, en el Antiguo Testamento, que señala que “entre las necesidades primarias está el alimento”, un motivo por el cual, continuó el texto, “Jesús se identifica con los últimos en la fila de la vida que padecen hambre, y dice: ‘Tuve hambre y me diste de comer'”.

La CEA recordó que el tiempo de la pandemia de Covid-19 “enseñó el valor de la respuesta comunitaria organizada” y que en aquel tiempo de emergencia sanitaria “se multiplicaron los comedores” en las parroquias, las Iglesias evangélicas y los movimientos populares. Así, destacó que “las grandes protagonistas fueron las mujeres”, porque “cada una se acercó a la olla pensando no sólo en sus hijos, sino también en los de los vecinos”, mencionó la CEA.

La entidad católica valoró que “esa reserva” social “está todavía presente”, y por eso “el Estado nacional, provincial y municipal tienen que aprovecharla para que nadie se quede sin el pan de cada día”.

Te puede Interesar  Coparticipación: Passalacqua intimó a que Nación cumpla con la sentencia de la Corte

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin