El ciclo de la Gracia

Compartí esta noticia !

¿Qué es la gracia? Es el regalo o favor divino que se derrama sobre todo aquel que cree en Jesús y se rinde a su señorío, para vivir alineado a la voluntad de Dios. Es este favor de Dios que nos empodera, y tiene un ciclo que debemos conocer. Yo lo llamo el ciclo de la Gracia, veamos lo que nos dice la Palabra de Dios al respecto.

Romanos 3:23 y 24Gálatas 5:16 al 25

 

La gracia es uno de los elementos centrales de nuestra fe en Cristo Jesús. Pero la gran pregunta es: ¿Qué es la gracia? Es el regalo o favor divino que se derrama sobre todo aquel que cree en Jesús y se rinde a su señorío, para vivir alineado a la voluntad de Dios.

La rendición al señorío de Cristo habilita la gracia del Nuevo Pacto. O sea, cada vez que nos rendimos, incrementamos el favor del Cielo para movernos los deseos del Padre. La Ley no nos pudo ayudar en esta tarea, y para eso fue derramada la gracia. La Ley solo nos reveló que por nuestras propias fuerzas, no podemos vivir alineados al Cielo (Romanos 3:28)

Este favor de Dios que nos empodera, tiene un ciclo que debemos conocer. Lo llamo el Ciclo de la Gracia, porque comienza en ese lugar y vuelve al mismo.

                           Rendición —> Sanidad —> Santidad —> Amor —> Poder —> Rendición

1)      RENDICIÓN:

La vida de Jesús fue modelada desde una obediencia absoluta al Padre. La gráfica más clara está en el Getsemani: “Si puedes pasa de mí esta copa, pero no se haga mi voluntad sino la tuya”. (Lucas 22:42).

Te puede Interesar  Mercado inmobiliario: de controlar a confiar en la libertad entre partes para negociar

La rendición es el medio a través del cual comenzamos a cortar con nuestro viejo yo, y accedemos a la gracia que se desata bajo el señorío de Cristo. Por eso al aceptar a Jesús lo hacemos como Señor y Salvador.

Esa fe en el Hijo de Dios, debe ser más que creer. Debe ser rendirnos. Porque la gracia se desata cuando lo reconocemos en su lugar de autoridad y gobierno, ya que Él anuló la ley y nos introdujo, por su sangre, a la era de la gracia.

2)      SANIDAD:

La sanidad en el hijo de Dios es producto de la rendición. Uno puede abrirse, y ser ministrado, pero lo más importante es la sanidad profunda que sucede cuando perseveramos en la presencia de Dios.

Gran parte de la vida pecaminosa tiene que ver con la falta de sanidad en el ser interior. Algunos nacieron de la herencia recibida, o por la formación que tuvimos, o por los mismos pecados que cometimos.

Pero cuando Dios encuentra un corazón rendido, comienza a sanarnos, y ese proceso va transformando nuestra naturaleza. La sanidad se evidencia en el cambio de mentalidad, como dice Romanos 8.

3)      SANTIDAD:

Quiero ser contundente, no se puede vivir en santidad sí no es por medio de la gracia. La gracia no es una habilitación para pecar, porque total “Dios siempre nos perdona”. Al contrario, es el poder para lograr vivir en santidad.

Muchos no pueden percibir la gracia del Padre por las heridas de la infancia. Y son esas mismas heridas los que los privan de ser íntimos de Dios. Jamás logran rendirse de manera permanente, porque no se sienten lo suficientemente aptos, ni cercanos al Padre que los ama y está esperando.

Te puede Interesar  La madera misionera que abastece a Quilmes y otras marcas líderes

Jamás será una realidad la vida de santidad porque la Gracia, que brota de nuestra capacidad de rendición, no puede fluir en un corazón distante a la entrega absoluta a Dios.

4)       AMOR:

El fruto del Espíritu es fundamentalmente un cambio rotundo de carácter. Cuando nos rendimos, crecemos hasta la estatura de la plenitud de Cristo. Cobramos su carácter, por la influencia del Espíritu Santo va quebrando las barreras que nos impedían dejar de tener un carácter atado a la naturaleza pecaminosa.

5)      PODER:

 El poder del Espíritu Santo nace de la rendición. Cuando nos rendimos desatamos una gracia especial que nos empodera para movernos en lo sobrenatural. Por eso Jesús dijo: Separados de mi nada pueden hacer (Juan 15:5).

La rendición acrecienta el nivel de favor de Dios para milagros y prodigios. Esa gracia nos permite ver actuar a un Dios sobrenatural a través de gente común y corriente como nosotros.

 

Que Dios te bendiga y tengas una semana de completa victoria!

 

Pastor David Decena Centro Familiar Cristiano Eldorado.

Prédicas en vivo los miércoles y domingos 20 horas, a través de http://cfceldorado.org/

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin