El Gobierno confía en que “tiene el apoyo” necesario y va con todo por la reforma laboral

El Gobierno está confiado sobre posibles alianzas que tendrá con algunos sectores de la oposición y por eso dio órdenes de retomar un tema importante: la reforma laboral. No se sabe a ciencia cierta si el oficialismo podrá sacar leyes en el Senado, pero lo que si es cierto es que muchos coinciden con una tibia resistencia en los gremios ante la reforma de Macri, que entre otras cosas, busca el blanqueo, las pasantías y la creación de una agencia de evaluación de tecnologías de la salud. Sin embargo, en un capítulo secundario, sobresale una intención para modificar el cálculo de las indemnizaciones, un punto que había sido resistid o en diciembre último, cuando la iniciativa se frenó en el Senado por la falta de un acuerdo con el PJ y el sector de la CGT que comulga con Hugo Moyano.
A pesar de que el Gobierno atravesó en los últimos días un escenario poco cómodo debido al tema tarifas, ahora decidió abrir un nuevo capítulo en el Senado, confiado en que con el “apoyo” de algunos sectores del peronismo podrá lograr el objetivo: que se apruebe la reforma laboral. En los títulos del proyecto oficial sobre reforma laboral, que fue enviado al Congreso el viernes pasado a última hora, figuran tres ejes: el blanqueo, las pasantías y la creación de una agencia de evaluación de tecnologías de la salud.
Mirá cuáles son sus propuestas:
* Indemnizaciones 1: En paritarias los gremios y las empresas podrán acordar regímenes especiales de indemnización o seguro de desempleo con aportes de los propios trabajadores. En otras palabras los trabajadores podrán aportar de sus sueldos para sus propios despidos.
* Indemnizaciones 2: Para su cálculo se tomaría en cuenta sólo los ítems salariales de la remuneración. Quedarían afuera del cálculo las horas extra, el aguinaldo, las comisiones y cualquier otro ítem no regular. Además hasta ahora es habitual, sobre todo en mandos medios y gerenciales, la inclusión de rubros como el automóvil, el celular o la prepaga en el cálculo de las indemnizaciones. Para ello el proyecto prevé la redefinición del concepto de “salario” previsto en la ley de Contrato de Trabajo.
* Pasantías: Se prevé la reintroducción de un nuevo esquema de pasantías o prácticas formativas disociadas de las obligaciones de un contrato de trabajo que podrán acordarse en cada convenio colectivo. Podrían extenderse por hasta 12 meses con prestación de tareas por hasta 30 horas semanales.
* Irrenunciabilidad: Entre los puntos más polémicos de la reforma se destaca el vinculado al concepto de “irrenunciabilidad”. La legislación vigente prohíbe la firma de acuerdos individuales con resignación de contratos superadores de los colectivos. De este modo, en caso de aprobarse, un trabajador podrá renunciar a mejoras obtenidas por encima de las negociadas en convenios laborales generales.
* Acción legal: Se reduciría desde los dos años vigentes en la actualidad a sólo uno el plazo de prescripción para el inicio de acciones judiciales de un trabajador contra su empleador.
* Alteración de las condiciones laborales: Se eliminaría la valoración del “ius variandi” como garantía de no alteración de las condiciones de trabajo. Hasta ahora si un empresario resolvía de forma unilateral mudar el lugar de trabajo o cambiar las labores de su personal, los trabajadores podían exigir ser indemnizados o bien aceptar las nuevas condiciones de trabajo. Ahora estarían obligados a aceptar, por ejemplo, que una empresa ubicada en la ciudad de Buenos Aires mude sus oficinas a Tortuguitas.
* Licencia por paternidad: Se ampliaría a 15 días la licencia para padres por el naciomiento de sus hijos.
* Licencia sin goce de sueldo: Se incluiría la posibilidad de que los empleados se tomen hasta un mes de franco sin goce de sueldo.
* Contribuciones patronales: Se reducirían las contribuciones patronales y aportes a la seguridad social. Se haría de forma escalonada. El objetivo es reducir un tercio el costo laboral por cada contratación nueva o blanqueo de trabajador. La diferencia la aportaría el Estado. Este sistema ya rige para las microempresas y las Pyme por lo que este punto sólo beneficiaría a las grandes compañías.
* Multas: Las multas administrativas previstas en las indemnizaciones fijadas por juicios dejarán de ser percibidas por el trabajadores para ser derivadas a un fondo de la ANSES.
* Tercerizaciones: El gobierno intentará además frenar los juicios “por solidaridad”, es decir aquellos en los que el empresario demandado no es el empleador directo sino el que desarrolla la actividad principal. Esta medida potenciaría las tercerizaciones.
* Certificado del trabajo: se facilitará la expedición de dichos certificados, motivo usual para la radicación de juicios y que motiva multas equivalentes a tre ssueldos.
* Blanqueo: El Gobierno busca lanzar un blanqueo laboral por un año: los primeros seis meses sin costo para el empresario. Para el periodo restante deberá pagar sólo el 30% de las deudas por aportes y contribuciones no efectuadas.
* Extinción de la acción penal: La iniciativa prevé la extinción de la acción penal para los empleadores fuera de regla así como una amplia condonación de multas y su baja del Registro Público de Empleadores con Sanciones Laborales (Repsal).
* Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías en Salud: Un punto clave para ganar el respaldo de la CGT es la creación de una agencia evaluadora de tecnologías de salud ideada para poner freno a los juicios contra obras sociales y prepagas, cuyos dictámenes serán “vinculantes” para la Justicia.
El debate se dará con el Mundial de fútbol en marcha, que por supuesto es una ventaja para el Gobierno. Según publica este lunes 30/04 el diario Clarín, “el peronismo no quiere hablar de reforma laboral, pero la acepta…. El proyecto tiene el consenso del peronismo. Claro que esa fuerza querría otro marketing, como que en el Gobierno no le llamen reforma laboral. Hacerlo es una provocación, porque son proyectos aceptables para el peronismo, pero no b ajo ese lema, que evoca los peores momentos de la relación con anteriores gobiernos (Alfonsín con la ley Mucci, De la Rúa con la ley Banelco…)”, escribió Ignacio Zuleta en su sección de política. No obstante, desde la CGT pidieron ver el proyecto de reforma laboral antes de tomar posición. “Me enteré por los medios de comunicación, no tuvimos conversaciones con el Ejecutivo sobre este nuevo envío. Sabemos lo que fue la reforma laboral cuando habíamos arribado a un principio de acuerdo en algunos temas sustanciales, pero después el Gobierno decidió echarlo para atrás”, dijo el secretario adjunto de la CGT Andrés Rodríguez.
Las iniciativas giradas por el Poder Ejecutivo ingresaron en la noche del viernes a la Cámara alta y arribarán a la comisión de Trabajo y Previsión Social el miércoles, cuando se reanude la actividad en el Congreso. Por su parte, las organizaciones sindicales subrayaron en rojo el articulado para excluir del cálculo indemnizatorio “el sueldo anual complementario, los premios y/o bonificaciones, y toda compensación y/o reconocimiento de gastos que el empleador efectúe hacia el trabajador”.
En este sentido, el sindicalista de la CGT Andrés Rodríguez, dijo que “las noticias actuales son confusas” y que “hasta no tener el proyecto” para analizarlo, no puede “abrir un juicio de valor” sobre la iniciativa.
“Teníamos un acuerdo en la parte del blanqueo laboral que implicaba la capacitación y formación de los trabajadores y la creación de una agencia nacional de salud. Después teníamos diferencias en los artículos de la ley de contrato de trabajo”, precisó en diálogo con Radio 10.
“Vamos a darle para adelante porque queremos dar el debate y que no quede frizado, pero es un tema delicado y hay que construir consenso. Si no, va a ser muy complicado”, dijo a Clarín un integrante del Gabinete luego de la reunión de la mesa de coordinación en la que el Presidente tomó la decisión de impulsar el blanqueo laboral.
Respecto al blanqueo, el abogado laboralista Julián Hofele le dijo en una entrevistas al diario BAE Negocios que hay algo más que una jugada casual y sí de riesgo para los trabajadores. “Es un caballo de batalla que asocian al mismo proyecto de modificaciones indemnización, posibilidad de renuncia de acuerdos individuales, posibilidad de que se acuerde por convenio fondo de cese y eliminación de las multas por empleo en negro en favor del trabajador”, con lo cual consideró que hay puntos para refutar argumentos y espà ­ritus, si la oposición se lo propone.
Igualmente, Hofele estimó que la jugada de ingresar la iniciativa por la Cámara alta está dada por la confianza del oficialismo de lograr allí una media sanción. “Lo importante es dejar en claro que se hablará hasta el cansancio del blanqueo cuando está comprobado que eso no sirve para enfrentar y mucho menos resolver los problemas del empleo no registrado”. Para el letrado sólo se restringen derechos del trabajador y se amplían facultades de los empleadores, “que no tendrían mayores consecuencias a futuro si contratan en negro y se les perdona lo que tengan hoy no registrado si se incorporan al blanqueo”.
De cualquier modo Macri dio la orden de avanzar con la discusión por capítulos de la reforma laboral en el Congreso, acaso porque evaluó que si se mantiene el rechazo de Moyano esta vez no tendrá efecto como para frenar los proyectos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE