Devolviendo resultados: fila1on fila2 fila3on fila4on

El INYM quiere dar marcha atrás con una medida que prometió a los productores

A pedido de la industria yerbatera, el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) quiere dar marcha atrás con una medida que prometió a los productores y que le permitió negociar la terminación de las protestas y los piquetes hace dos meses en la misma puerta del organismo.

En un comunicado emitido este mediodía, el INYM anunció que está evaluando dar marcha atrás con la resolución 29/7 que establece la suspensión de cosecha y secanza de hoja verde durante el mes de septiembre.

Esta medida apunta a sacar yerba de la plaza y apuntalar un poco el cumplimiento efectivo del precio, principal reclamo de los productores. En general, estas medidas afectan a la industria y a los secaderos y el INYM se ha mostrado siempre más receptivo a ese lado de la mesa de negociación.

“Nuestro no es rotundo, una vez que logramos equilibrar un poco la oferta y la demanda, tenemos que seguir adelante con esta medida”, dijo a Economis, Cristian Klingbeil, vicepresidente de APAM.

Una de las asociaciones más fuertes y representativas del malestar yerbatero junto con la Asociación de Productores de Zona Norte, que encabeza Julio Peterson.

En el Gobierno provincial también anticipan que se opondrán.

Sin embargo, sectores empresarios advierten que la suspensión de cosecha no redundará en que los incumplidores paguen mejores precios y, en cambio, genera enormes problemas de empleo en un sector azotado por la informalidad.

Fuentes del INYM dicen que la decisión está tomada, pero este comunicado sirve para preparar el terreno. El organismo explicó que la marcha atrás “surge tras recibir solicitudes en ese sentido de ocho organizaciones distintas, y todas fundamentadas, en líneas generales, en que han cambiado significativamente las condiciones en que se viene desarrollando la zafra yerbatera.

¿Quiénes son los que pidieron la revisión de esta medida? Exactamente los que están en el otro lado de la mesa de los productores que hicieron el acampe.

En su comunicado, el INYM cita a “la UATRE delegación Misiones; Asociación de Productores Molineros de Corrientes; Sindicato Trabajadores Industrial de la Alimentación filial Apóstoles; Asociación de Plantadores del Nordeste Argentino; UATRE delegación Corrientes; Cámara de Molineros de Yerba Mate de la Zona Productora; Cooperativa de Trabajo La Hoja; y Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores delegación Corrientes”.

En rigor, todas asociaciones con posiciones que más o menos reflejan la postura de la industria yerbatera, en especial la de Corrientes.

Como consecuencia de las manifestaciones, los paros y más acá en el tiempo, las lluvias constantes, la zafra yerbatera registró una fuerte caída y es la menor en los últimos años, como informó Economis a principios de mes.

El INYM dice que a partir de ese hecho, ya no es necesario suspender la zafra en septiembre. Cabe recordar que la cosecha gruesa de yerba se da entre abril y septiembre y tras las protestas, el INYM acordó con los productores yerbateros suspender la zafra en el mes de la primavera y circunscribirla al período abril-agosto.

Los productores querían más, solicitaron la cupificación de la yerba, una medida drástica jamás tomada por el INYM en sus 15 años de vida, a pesar de que está contemplada en los estatutos y es la herramienta principal para equilibrar la oferta-demanda y generar precios más justos.

“La zafra de verano iniciada en diciembre de 2016 y finalizada el 31 de marzo pasado, fue de escasa actividad, registrándose los menores ingresos de hoja verde de la última década”, dijo el INYM, sobre la llamada zafriña.

También recuerda cifras contundentes, que ya había publicado, sobre la cosecha gruesa y también cita el problema de las lluvias, que afectaron los volúmenes en abril y mayo. “Se complica día a día” la situación, dijo el INYM.

Es por eso que el INYM sostiene que esta realidad afecta a todos (productores, secaderos y molinos) y perjudica a los trabajadores rurales por lo cual “solicitan reconsiderar la Resolución 29/2017 y volver al calendario” original.

El INYM presenta todo como un pedido en el que va a ser el árbitro y promete que “evaluará las solicitudes en base a los Datos Estadísticos del mes de mayo, actualmente en proceso”.

“Si ellos quieren levantar eso, van a tener que aprobar limitación de plantaciones, cupos de cosecha y demás cosas que garanticen que el próximo año tengamos los precios que corresponden y no que el año que viene nos estén pagando 3 mangos el kilo de hoja verde”, señaló Klingbeil.

Sin embargo, como dicen algunas fuentes del organismo, la decisión ya está tomada. Habrá que esperar y ver. Lo cierto es que el INYM -cuestionado como nunca en los úlimos tiempos-, volvió a meterse en el ojo de la tormenta.

Epigrafe: A principios de mes el INYM difundió cifras elocuentes. Es la menor cosecha de hoja verde en diez años. Esto tiene un impacto en la actividad, pero también es el comienzo de la solución al problema en un mercado sobreofertado, dicen algunos.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE