¿El principio del fin de la corrida? El BCRA plantó fuerte su “no pasarás” en 25 pesos y el mercado parece responderle

Martes 15 de mayo al mediodía. Si bien es muy temprano para afirmarlo y con la volatilidad que muestra el mercado nunca se sabe, este súper martes arrancó tranquilo en la plaza cambiaria y en la city porteña se respira un aire de calma como no se veía desde hace días. ¿Estamos ante el principio del fin de la corrida?
El Banco Central se plantó fuerte ayer y hoy volvió a repetir la jugada. Puso de movida una oferta de venta por 5.000 millones de dólares. “¿Quieren dólares? Acá tienen de sobra”, es el mensaje. Ayer el mercado pareció hacer caso a la señal del ente monetario.
Fue, en rigor, una doble señal. Por un lado, el BCRA está diciendo que no le molesta que la divisa suba hasta los 25 pesos. Para algunos analistas, el nuevo nivel del dólar en la Argentina.
Por el otro, está diciendo que a partir de ahí lo va a defender con decisión. “No pasarás” (de 25 pesos). Entonces, quién tenga dólares y considere que ya están cerca de su techo máximo (hipotéticamente, 25 pesos) se tienta a vender la divisa y pasarse a la atractiva tasa de interés.
Esta tarde se realizará otra mega- licitación de Lebacs donde el BCRA buscará renovar los 617.000 millones de pesos que vencen en estos títulos, intentando que los inversores no se pasen a la divisa norteamericana. Los comentarios de los analistas apuntan a que esa pulseada ya la tiene casi asegurada a su favor el organismo que conduce Sturzenegger y la renovación está asegurada al menos en la mayoría de ese monto.
El vencimiento es relativo, ya se podía salir antes de las Lebac
Lo otro que hay que entender, según explicaba un operador a Economis, es que el mercado de Lebacs permite salirse de las letras del BCRA en cualquier momento, algo que estuvo pasando todos estos días. No se trata de un activo que no se puede liquidar hasta el vencimiento. Es decir, no hay una demanda reprimida por dólares, “atrapados” en las Lebacs hasta una fecha como la de este martes.
Esto es así porque en el mercado secundario los inversores pueden deshacerse de Lebacs en cualquier momento y pasarse al dólar. En rigor, es lo que estuvo aconteciendo en las últimas jornadas y lo que llevó a la tasa de Lebacs en el mercado secundario a tocar el 100 por ciento. El mecanismo es simple: Muchos quieren salir, venden, el valor del título baja y la tasa de interés -que se mueve en sentido inverso al valor- sube.
Habrá que esperar y todavía es muy temprano para cantar victoria. Pero por el tenor de los comentarios y por el clima que se respira en algunas mesas de dinero, todo parece indicar que la corrida va perdiendo fuelle. Que lo peor, quizás, ya pasó. Una vez más, es bueno repetir que nada es seguro y menos en este contexto, donde cualquier cosa puede suceder de un minuto a otro.
Aquí solo se pretende dar cuenta de un cambio de clima en la city, y de como el BCRA, tras semanas de haber corrido de atrás, parece haber tomado otra vez las riendas del asunto, al menos por ahora.
En caso de que la tormenta pase en los próximos días, quedarán, eso sí, sus importantísimas secuelas. Tasas altas, más inflación, menos crecimiento. Un gran malestar en la sociedad y mayor desconfianza en la conducción económica. Todo esto sin meterse en el impacto político.
Y lo más importante, una incertidumbre al mediano y largo plazo y la sensación de la vulnerabilidad de una economía argentina que entre los años de estancamiento del segundo gobierno de CFK, la recesión del primer año de Macri y el rebote débil del 2017 y 2018 ya lleva más de 6 años de “vacas flacas” y sigue viviendo por encima de sus posibilidades.
 
Una pantalla del Siopel (el sistema de trading del Mercado Abierto Electrónico). La rueda se llama CAM1. No es otra cosa que el mercado mayorista del dólar, donde se forman los precios y donde juegan los grandes bancos, inversores, fondos, etc. La imagen muestra la postura fuerte del BCRA, ofrece 5.000 millones de dólares a 25 pesos. Una orden que se puede ir ejecutando de a porciones. Desde ayer, por primera vez en varios días, dio la sensación de que el organismo de Sturzenegger volvió a tomar las riendas en lugar de correr “de atrás”.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password