El ser humano vuelve a la Luna

Escribe Sergi Alcalde de National Geographic España

Compartí esta noticia !

Escribe Sergi Alcalde* – Cuenta la leyenda que la diosa china Chang’E fue desterrada a la Luna después de beber el elixir de la inmortalidad que el Emperador de Jade había dado a su esposo, el arquero Houyi. Ese exilio forzado le llevó a pasar el resto de su vida alejada de su amado y aislada de la humanidad. Desde aquel día, Chang’E quedaría para siempre vinculada con la Luna en la iconografía china, una relación que comparte con otra divinidad, aunque en este caso perteneciente a la mitología griega: Artemisa, hija de Zeus y hermana gemela de Apolo.

Chang’E y Artemisa no solo tuvieron un mismo destino, sino también una misma sensación de añoranza por la lejanía de sus seres queridos, Houyi y Orion, de quienes se vieron obligadas a separarse. Quizás sea esa coincidencia la que ha llevado a las dos principales potencias económicas del mundo, China y EEUU, a bautizar con sus nombres sus respectivos programas de exploración lunar.

El próximo 20 de julio se cumplen 53 años de la llegada del hombre a la Luna, un momento estelar que marcó un antes y un después en la carrera espacial. Sin embargo, aunque cueste imaginarlo, ningún humano ha vuelto a hollar la superficie del satélite desde hace 50 años, cuando tuvo lugar la última de las misiones Apolo. El fin de la Guerra Fría y los recortes presupuestarios del programa espacial acabaron con el sueño de la conquista de la Luna.

Pero hoy, medio siglo después, la situación geopolítica ha dado un vuelco con una nueva política de bloques que, además de recordarnos algunos fantasmas de la Guerra Fría, nos ha devuelto el interés por la exploración lunar.

Te puede Interesar  Día del Amigo: las ventas aumentan un 25% respecto al resto de los días de esa misma semana

La misión Chang’E no solo servirá a China para extraer recursos del satélite -principalmente minerales y tierras raras- sino también para construir allí una estación espacial. De momento, Pekín ha lanzado con éxito las 5 primeras etapas, la última de las cuales, enviada en 2020, regresó a la Tierra con 1.731 gramos de nuevo material extraído de la superficie del satélite. Las próximas sondas deberán sentar las bases para la construcción de una estación que podría servir de puente para futuras misiones espaciales.

En el otro lado del ring, Artemisa protagonizará la reconquista lunar de Estados Unidos. La diosa griega viajará acompañada de Orion, la nueva cápsula que no solo se espera que vuelva a poner un ser humano en la Luna, sino que ayude a establecer un campo base desde el que realizar misiones a largo plazo. Todo está preparado para el despegue. El año pasado, la NASA desveló los nombres de los 18 astronautas (9 hombres y 9 mujeres) que formarán parte de la misión, y el pasado mes de junio se llevó a cabo la primera prueba de fuego del SLS (Space Launch System, por sus siglas en inglés), el cohete espacial que realizará viajes de ida y vuelta en cada etapa.

Si todo avanza según lo previsto, se espera que este mismo verano el nuevo cohete de la agencia espacial estadounidense salga por primera vez rumbo a la órbita lunar. Más allá del éxito de la misión, la prueba marcará el pistoletazo de salida de una nueva carrera espacial que nos devolverá a la Luna después de casi medio siglo. Chang’E y Artemisa esperan, pacientes, nuestro regreso.

Te puede Interesar  Cómo es la infancia de un niño superdotado “Me trataron como un mono de feria”

*Sergi Alcalde – Redactor de National Geographic España

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin