Empresarios de estaciones de servicios en alerta debido a la apertura de frontera

La apertura de las fronteras en Posadas y Bernardo de Irigoyen generó incertidumbres en ciertos sectores comerciales y económicos, debido a las asimetrías que existen con los países vecinos. Uno de los rubros que es observado, es el del expendio de combustible, debido a su bajo valor respecto a los países vecinos.

Nicolás Brea, propietario de estaciones de servicios de Posadas, en diálogo con Open 101.7, analizó el panorama y aseguró que la apertura de los pasos fronterizos no debería ser un inconveniente, aunque hay que ser cautos. “Hay una diferencia de precio importante, no sólo de Misiones, sino de la Argentina con los distintos países de la región”, explicó

Brea explicó que el precio local de combustible es considerablemente menor que en los países vecinos. Mientras que en Argentina, el ponderado entre los productos premium y los de grado 2 es de 100 pesos el litro, en Paraguay está entre 210 a 220 pesos y en Brasil casi 250 el litro ponderado. “Esto va en relación, también a lo que vale el combustible en el mundo que siempre estuvo entre 0,90 a 1,10 dólares el litro”, advirtió.

Es por esto que recomienda ser cautos, esperar a ver cómo se da la nueva normalidad a partir del próximo mes, cuando ya no haya más cupos para ingresar al país. “Con este nivel de precios, seguramente que el volumen de clientes extranjeros va a aumentar, pero esto ya se vivió antes en Misiones, por el 2010”. Sin embargo, explicó que en esos años el combustible solicitado era la nafta común de 85 octanos que ya no se comercializa en el país, además de que había menos estaciones de servicio.

“Hoy Misiones, sobre todo Posadas, está muy bien abastecida ya que hay muchas estaciones y, además, antes no estaba tan controlado el despacho de combustible. En ese momento llegaban hasta autos cisternas, hoy eso es prácticamente imposible con los controles que hay”, señaló. Sin embargo, reconoció que la prioridad siempre la tendrá el público local, que es el que siempre está.

Respecto al temor de que las estaciones se queden sin abastecimiento, señala que podría darse por motivos ajenos a la apertura de fronteras. “El problema es la producción de combustibles y el valor del crudo, que en la Argentina ronda los 55 dólares, mientras que en el mundo está por los 85 dólares, entonces las petroleras tienden a producir menos”, remarcó.

Con el desabastecimiento, explica Brea, las petroleras tienden a abastecer a las grandes urbes que son las ciudades de Buenos Aires, el área metropolitana, Córdoba, Santa Fe y Mendoza., dejando siempre relegado al país federal. Ese escenario es el que podría complicar el expendio de combustibles en la región del NEA, que siempre es el área más relegada. “Nosotros nos tendremos que arreglar y buscaremos la forma como ya lo hemos hecho, es la historia de siempre, esto no es nuevo en la Argentina central”, señaló.

Por último se refirió a un posible aumento de precios y apuntó a las decisiones que tome la principal petrolera que tiene el país, que es YPF. “Es la petrolera del país que tiene el 60% del mercado, quienes además dijeron que, hasta el mes de noviembre, no tocarían más los precios y convengamos que este año el combustible aumentó un 35 por ciento”, reflexionó.

“Desde ya es gravoso para el bolsillo del consumidor, porque pega directamente a la inflación. Si aumentamos un 50% el combustible, sigue siendo barato a comparación a la región todavía, porque está el doble que en la Argentina, pero significa más destrucción del salario real del empleado, del de a pie, del que hace la changa, es complicada la situación. Acá no es el problema el precio del combustible, es el salario del consumidor que está completamente depreciado y eso no depende ni del empresario. Depende netamente de lo que es la política monetaria y la política de gobierno del país central”, finalizó.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password