En Brasil también denuncian que una represa “sepulta” a los Saltos del Moconá

La altura de las cascadas del salto Yucumá –los mismos saltos del Moconá- en Derrubadas –frente a San Pedro-, llegó a los diez metros. Si el turista tiene suerte, puede llegar a ver la mitad. Pero hay días en que el visitante pierde el viaje, pues está todo cubierto.

Imágenes antiguas revelan cascadas totalmente diferentes, mucho mayores que las que se ven actualmente. Según los habitantes de la zona, el problema comenzó en 2010, cuando la represa hidroeléctrica Chapecó entró en operación entre los municipios de Aguas de Chapecó, en Santa Catarina, y Alpestre, en Río Grande do Sul.

Estudios técnicos realizados por el Departamento de Recursos Hídricos del Estado y contratados por la municipalidad atribuyen a la represa el aumento del nivel del río que termina cubriendo los saltos transversales.

La administración de la hidroeléctrica, en cambio, dice que por ser una presa de pequeñas proporciones, distante a 158 kilómetros, no es responsable por las variaciones en las caídas de agua.

“La gente quiere un acuerdo para que la producción sea consciente, que la energía sea producida, pero que no afecte el medioambiente y visibilidad del Salto Yucumá”, apela el secretario de Turismo de Derrubadas, Ezequiel Weber, quien fue entrevistado por el diario Zero Hora.

En 2001.
En 2001.
En 2015.
En 2015.
En 2017.

 

Ese acuerdo organizaría el horario de liberación de agua de la usina. Según la Municipalidad, el agua liberada por la represa llega a los saltos doce horas después de abiertas las compuertas. Estudios técnicos que comprueban eso, serán llevados para su análisis en el Consejo Nacional de Recursos Hídricos. Mientras tanto, los que dependen del turismo, reclaman soluciones urgentes.  

“Si no se hace nada para cambiar esto, el turismo se va a terminar aquí”, alerta el propietario del balneario Parque de las Fuentes, Delmir Anklman.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password