Falto de Olla

En algunas zonas del conurbano bonaerense cuando se está en presencia de un individuo de aspecto escuálido es común escuchar “no ves que al pibe le falta olla, no puede con su alma”. En otras palabras, se indica que aquella persona está muy flaca, por ausencia de dinero, enfermedad o malas prácticas alimenticias. La expresión incluye y se basa en una sinécdoque, un recurso expresivo que permite tomar una parte (en este caso la olla) como símbolo de un todo (en este caso la comida).

El FMI realizó un estudio reciente conectando la distribución del ingreso, la igualdad de oportunidades y el crecimiento económico per cápita. El primer y el último indicador no necesitan explicación. Ahora bien, ¿qué es la igualdad de oportunidades? Básicamente, el hecho de que las circunstancias materiales de los padres afectan el desempeño de los hijos. Todo Latinoamérica se considera como de baja movilidad inter-generacional lo que se toma como sinónimo de baja igualdad de oportunidades.

¿Cuál es la relación entre estas variables? En países con baja igualdad de oportunidades, por motivos que explicaremos en esta nota, la desigualdad del ingreso tiene un efecto adverso sobre el crecimiento per cápita.

Argentina representa una anomalía respecto a esta regularidad: es un país con baja igualdad de oportunidades con muy buena distribución del ingreso aunque no crece. Contrariamente, Chile es un país con escasa movilidad intergeneracional, ingresos muy desiguales que muestra un sostenido crecimiento económico.

¿Por qué Argentina no puede aprovechar la equidad en sus ingresos? (lo cual debería generar un buen desempeño económico). En Analytica creemos que la clave radica en la imposibilidad de conseguir suficientes divisas. Esto genera recurrentes devaluaciones, inflación y pérdida de la confianza en la moneda doméstica, lo que redunda en una mayor demanda de dólares; profundizado la brecha externa y la inestabilidad macro.

En esta nota proponemos una posible solución a esta “trampa” del sub-desarrollo basada atemperar la falta de oportunidades, de manera de aprovechar la buena distribución del ingreso y la gratuidad de la educación superior para aumentar la oferta “genuina” de divisas.

¿Qué relación existe entre crecimiento per cápita y la distribución del ingreso? La evidencia es mixta, lo que sugiere múltiples explicaciones. Veamos:

  • La idea seminal de Simon Kuznets, muy difundida entre economistas liberales, radica en el emprendimiento y la meritocracia: una mayor desigualdad del ingreso es el reflejo de los retornos diferenciales a los diferentes tipos de proyectos. Los más exitosos, son mejor retribuidos y esto genera crecimiento de la economía a través de una mayor tasa de inversión.
 
  • Galor y Zeira tienen una idea contrapuesta basada en el capital humano. La inequidad de ingresos restringe la inversión en educación lo que a su vez afecta el crecimiento del producto per cápita.
 
  • Recientemente el FMI elaboró una síntesis superadora basada en la igualdad de oportunidades. En países con baja igualdad de oportunidades, un incremento en la desigualdad del ingreso reduce el crecimiento per cápita ya que los padres no tienen la capacidad de atemperar el “shock” causado por la dispersión de ingresos; afectando la educación de sus hijos.
 

A la hora de documentar la “igualdad de oportunidades” se utilizan métricas relacionadas con la movilidad social ascendente. En particular,

  • Padre pobre, hijo pobre.
  • Padre poco instruido, hijo poco instruido.
 

Esto es, la falta de capital del padre, ya sea físico o humano, actúa en detrimento del desarrollo de su descendencia. Sólo para ilustrar, la elasticidad ingreso intergeneracional en Argentina es 3 veces superior a la de Australia. Esto es, padre rico, hijo rico.

Ahora bien, Argentina y Uruguay tienen las 2 mejores distribuciones del ingreso de Latinoamérica aunque trayectorias del PBI per cápita muy disímiles. Ambos son países con escasa movilidad intergeneracional, al igual que Chile. Este último país tiene una distribución del ingreso muy desigual pero, contrariamente a lo que sugiere la teoría, crece sostenidamente.

En nuestra opinión, la explicación radica en la macro. La volatilidad del ciclo económico, explicada por recurrentes crisis de balanza de pagos con o sin inflación, afecta el desempeño de largo plazo de la economía, aunque no la dispersión de los ingresos. Por lo tanto, la solución debe radicar en atacar la falta de dólares, aprovechando al máximo los recursos del país.

Una posible solución: Argentina tiene muy buena tasa de escolaridad debido en parte a la obligatoriedad que implica a AUH. A su vez, tiene educación técnica universitaria / terciaria gratuita y un desempeño pujante de las exportaciones de servicios. Creemos que el Estado debe suplir la falta de oportunidades subsidiando especializaciones relacionadas con su potencial exportador. Desde agronomía hasta ingeniería pasando por tecnicaturas en software deben ofrecer becas además de su gratuidad. La buena distribución del ingreso, en apariencia, no es suficiente para romper la inestabilidad macro. Habrá entonces que atacar la escasa movilidad intergeneracional, típicamente asociada con la escasa matrícula universitaria / terciaria, dirigiendo recursos en pos de cerrar la brecha externa. Quizás carreras con inscripciones elevadas, leyes por ejemplo, pueden subsidiar a otras menos populares, cómo ingeniería en petróleo. Pongamos ollas en las casas de todos aquellos que no tienen la suerte de tener padres pudientes o instruidos. Esperemos que así sea.

Robert Lucas tiene una famosa frase: “una vez que uno piensa en el crecimiento económico, es difícil pensar en algo más”. En Analytica creemos que existe una salida virtuosa para eliminar la restricción externa la cual está basada en el acervo de capital humano. Se debe suplir la falta de movilidad intergeneracional con políticas públicas, de manera de aprovechar la gratuidad de los centros de formación superior lo que a su vez aumentaría las exportaciones de servicios.

El Estado debe ocuparse de “la falta de olla de los pibes en el interior y el conurbano” de manera de que la población pueda aprovechar los recursos del país los cuales deben actuar como catalizador de las exportaciones no tradicionales.

Puede ser una interesante propuesta para el FMI, organismo que últimamente está abogando por un cambio en la composición del gasto público de manera de generar la sostenibilidad macro de las economías emergentes. Creemos que es por ahí.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password