Francisco Ojeda, el médico que volvió al barrio que lo vio crecer y ahora proyecta el desarrollo de Garupá

Compartí esta noticia !

Desde chico soñó con ser médico y para cumplir esa meta, desafió un contexto económico adverso. Comenzó a trabajar a los doce años y apenas terminó el secundario, después de un tiempo obligado en el servicio militar, viajó a escondidas de su familia y a dedo para ir a anotarse a la facultad de Medicina de Corrientes, a donde llegó sin conocer a nadie ni tener un lugar donde quedarse. La carrera la terminó en tiempo récord y decidió volver. La tierra tira. Y el barrio de siempre lo vio volver. Muchos años después, es el mismo barrio el que le marca el norte: “Todo sigue igual”, describe como parábola que lo empuja a cambiar esa historia y modernizar a Garupá, hoy la segunda ciudad más poblada de Misiones. “Hay que proyectar a Garupá al futuro, hoy es una de las pocas ciudades que se quedó en el tiempo”, asegura el médico Francisco Héctor Ojeda.

Con ese nuevo objetivo, comenzó a armar equipos con profesionales como él, algunos nacidos también en Garupá y muchos otros que eligieron ese lugar para vivir. Entre los proyectos en estudio, aparecen una red de cloacas para poder edificar en altura y atraer inversiones inmobiliarias, definir un “centro” comercial y urbanizar los barrios, además de  potenciar el costado turístico, a orillas del río Paraná y del arroyo homónimo, que tiene un extenso recorrido rodeado de monte prácticamente desaprovechado. 

Francisco conoce cada rincón de Garupá y a sus vecinos. Comenzó su experiencia como médico en el barrio de su niñez y nunca dejó de atender allí a pesar de ejercer en varios municipios misioneros y ahora mismo en Posadas. 

“Soy del barrio Don Santiago, de Garupá. Crecí ahí, con mis diez hermanos, hice la primaria en la escuela 59 Juana Azurduy. Desde chico acompañaba a mi mamá, Juana Ojeda a visitar a los vecinos en la campaña de Julio Humada. Ella era analfabeta, pero manejaba todo sin leer ni escribir. Entonces yo le ayudaba”, recuerda. 

Te puede Interesar  Las tapas del domingo 1°: El plan de Alberto F. para generar 4 millones de empleos

Pero el sueño era ser médico. A los ocho años decía que se llamaba “Francisco Doctor Ojeda’. Se apuraba por mirar el programa de Mario Socolinsky antes que por jugar a la pelota con sus amigos del barrio. Uno de sus seis hermanos fue a probar a River. “Yo soy el peor en el fútbol. Me quedaba a estudiar”, Sus compañeros de primaria y de secundaria, ya en el Polivalente 1 de Posadas, se lo recuerdan. Mientras estudiaba en Posadas, trabajó de mozo, cocinero y verdulero, para ayudar en la casa y alimentar el sueño de ser médico. La carrera la terminó en seis años. “Volví con el pecho inflado”. 

“Mi primer trabajo fue en una salita de la Iglesia Luterana en Garupá. Caminaba desde casa hasta la salita, unas 8 cuadras. Y caminaba hasta el pueblo, me iba con mi bolsito, de casa en casa. Empecé a atender, empecé a hacer las prácticas y la residencia en el hospital, después pasé al hospital Favaloro de Villa Cabello en 2003, De ahí me fui a Corpus, como médico comunitario y 2008 “bajé” a Candelaria. Iba volviendo a mi destino”, relata. 

En 2011 llegó su primer acercamiento a la política, como candidato a concejal, donde conoció al gobernador Oscar Herrera Ahuad y comenzó a germinar la idea de trabajar por el desarrollo de Garupá.

¿Qué hace falta para la ciudad?

Desarrollo, Garupá es una ciudad dormida, que tiene que prender sus luces y empezar a despertarse, extender sus ramas y empezar a crecer. Tiene que haber mayor inversión y que el empresario se comprometa con el crecimiento de la ciudad. Hay que organizar la ciudad, organizar las casas, porque Garupá creció sin control, no hay un centro. Tenemos que organizar el crecimiento urbano, ubicar los barrios, que cada barrio tenga sus necesidades cubiertas, más escuelas, salas de salud, seguridad”, define. 

Te puede Interesar  “Cuando tomamos mate, tomamos bioactivos” 

Esa planificación lo llevó a recorrer diversas oficinas para definir proyectos. Garupá puede convertirse oficialmente en la segunda ciudad más poblada. “La prioridad es el ordenamiento, no sabés dónde comienza ni dónde termina Garupá. Hay que reestructurar e identificar el municipio. A la vez, queremos comenzar con una pauta turística, para que la gente llegue más a Garupá. Otra de las prioridades es la red cloacal, fundamental para la salud, pero también para atraer inversiones mayores. A partir de ahí vienen los edificios y el Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional puede desarrollar un proyecto grande. Hacemos la urbanización, aprovechamos la costanera. Podemos llevar franquicias que tiene Posadas. Tenemos un municipio de 81 mil habitantes, que tiene 300 policías, entonces tenemos que ver la posibilidad de traer policías de Posadas, que muchos viven en Garupá, que hagan su servicio en Garupá”, explica.

Francisco también conoce al detalle la situación económica del municipio, que recibe poco de coparticipación y recauda poco. “Hay que solucionar lo legal y brindar buenos servicios para que el contribuyente sepa que sus recursos son utilizados para el crecimiento”. El diagnóstico está. 

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin