Giussi: “La nueva Coparticipación contempla la necesidad de cada provincia y eso va de la mano con la población”

Guillermo Giussi es economista y acompaña a Rogelio Frigerio en el ministerio del Interior en su rol de director de Relaciones Fiscales con las Provincias. Es el técnico que trabaja junto a Paulino Caballero y Alejandro Caldarelli en la relación día a día con ministros y secretarios de Hacienda de cada uno de los 24 distritos del país, que pelean cotidianamente por recursos para sus gobiernos. Giussi sigue la coyuntura, pero también es uno de los que trabaja en las sombras para un proyecto grande, ambicioso: sancionar una nueva ley de Coparticipación Federal de Impuestos.

Ese proyecto fue un deseo de cada uno de los presidentes desde Carlos Menem a la fecha, crear una norma que reemplace a la vieja y obsoleta ley que data de 1988. Que debió reformarse por mandato Constitucional de 1994 en un lapso perentorio de dos años y que aún sigue esperando. Nunca logró concretarse por las urgencias políticas y porque para dar ese paso, todas las jurisdicciones tienen que estar de acuerdo y cualquier modificación implica que algunas van a perder y otras van a ganar en el reparto de la “torta”.

Este año Macri le dio un nuevo impulso a esas intenciones, que hasta el momento parecen bien encaminadas. “Por ahora las conversaciones son todo color de rosa, porque no mostramos aún los números”, dice, un poco en broma, este platense que es el más desconocido de los tres economistas que Frigerio se llevó de la consultora Economía & Regiones a trabajar al Ministerio del Interior (los otros dos son Caballero y Caldarelli).

Rogelio Frigerio impulsa esta nueva ley y para eso realizó una reunión de lanzamiento el 14 de febrero pasado con todos los ministros de Economía provinciales, en la que se pusieron sobre la mesa los nuevos criterios que tendrá el esquema que proponen.

En una entrevista telefónica con Economis, Giussi –que participa de las conversaciones y es uno de los técnicos que trabaja en esta nueva propuesta- comentó cuales son los dos criterios que se tendrán en cuenta a la hora de decir cuán grande o chica será la nueva porción de la “torta” que le toca a cada provincia.

“La idea es pasar a un esquema que contemple dos criterios, el primero es el de las necesidades de gasto y el otro es el de las capacidades fiscales”, explicó Giussi

El criterio de “necesidades fiscales” básicamente contempla calcular cuánto necesita cada provincia para darle a cada uno de sus habitantes servicios como Educación, Seguridad, Justicia, Salud, etc. Es decir, se consensúa un criterio y se calcula una cantidad de recursos.

“El criterio de necesidades fiscales va de la mano con la población”, dice Giussi. Para Misiones es fundamental poner esto sobre la mesa, porque Misiones es la más poblada del NEA y la que menos recibe cada mes por Coparticipación. Por caso, Misiones tiene más del doble de habitantes (1.100.000) que Formosa (530.000) y recibe menos. Corrientes y Chaco también reciben más, con menos población.

“Es cierto que en Misiones hay un desequilibrio en ese sentido, pero no queremos aventurar ninguna definición, porque si no al otro dia me están llamando de tal o cual provincia, hay que entender en que esta es una discusión en donde todas van a pedir que deben recibir más recursos”, dice Giussi.

Sin embargo, Economis le hace notar que en el caso de la provincia de Buenos Aires ningún funcionario nacional pone en tela de juicio la necesidad de una Reparación Histórica en la Coparticipación. “Pero Buenos Aires es un caso muy evidente, nadie lo discute”, señala.

-¿Cómo fue la reunión del 14 de febrero?

-Ya habíamos hecho una a fines de noviembre y esta tuvo un componente mas político, estuvo Rogelio (Frigerio) y (Nicolás) Dujovne, el temas que tratamos fue explicarle el esquema que queremos implementar para ir definiendo los lineamientos de la nueva ley, pasar del modelo actual, en eso estamos de acuerdo.

-¿Y cuáles son los nuevos criterios?

-La idea es pasar a un esquema de capacidades fiscales y necesidad de gasto. Tomar en cuenta esos dos parámetros para determinar la alícuota de participación (la “porción” de la torta).

-¿Cómo funcionarían estos criterios?

-Lo que cada provincia puede recauda, en función de su producto bruto y base imponible (capacidades fiscales) y la necesidad de gasto que tiene. Para esto se estima el costo que tendrían todas las provincias para prestar un servicio de la misma calidad, como la educación, salud, justicia y seguridad. Le vamos a poner valores estándar. ¿Cuánto cuesta tener un alumno del colegio primario? Vos determinás que te sale 100 pesos mensuales por alumno, lo multiplicás por la matrícula de cada provincia. Después, claro, le hacés ajustes por escala, densidad geográfica. Porque no es lo mismo un alumno de escuela de la Patagonia, donde las distancias son más largas, que uno de Buenos Aires. En el Sur no tienen economía de escala igual que en un colegio del Conurbano. En el primer caso tenés un director para 100 alumnos y en Buenos Aires uno para 1000. Va a ser un trabajo complejo.

-El criterio será el mismo para calcular las necesidades de todas las provincias y después se atenderán las diferencias o asimetrías.

-El régimen general apunta a que distribuyas los fondos que te permitan igualar necesidad del servicio. Pero después habrá regímenes especiales que te permitan focalizar la atención en otra problemática. Pensamos en un régimen de distribución que esté atado a los indicadores de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), con ese otro fondo, que va a tener una deteminada cantidad de recursos, atacas ese problema, vas a lo que es la pobreza en cada provincia.

-¿Con la necesidad de gastos se calcula cuánto necesita cada provincia, pero con las capacidades fiscales se le resta lo que cada distrito puede recaudar por si mismo, con su Dirección de Rentas provincial?

-Exacto. Gasto, menos recursos (propios) y en base a eso, determinar las transferencias ecualizadoras. Este sistema es similar al que se usa en Australia y nos parece que es el que más se puede adaptar.

-Pero ustedes hablan de la recaudación potencial, lo que cada provincia puede recaudar. Independientemente de que después lo haga o decida no cobrar impuestos, o cobrar gravámenes más bajos…

-Así es, se trata de lo que cada provincia puede recaudar. La metodología la estamos viendo, estuvimos en una reunión, queremos avanzar en base a eso. Necesitamos también una asistencia fuerte de INDEC, para la medición de todas estas variables. Para la capacidad de recaudación necesitamos una fuente de información fiable.  Que no sea discutible, y también vamos a acudir a los institutos de estadísticas de cada provincia. Por ejemplo, para hacerlo más entendible, calculás el parque automotor de las jurisdicciones y te da un valor imponible o valor base, lo calculás por una alícuota promedio, por caso el 5%, y te da la recaudación potencial. Después cada provincia decide si quiere recaudar eso o menos o incluso más. Pero ese es el dinero que la Nación no le va a pasar para cubrir sus necesidades de gasto.

-Me imagino que ya tienen más o menos cálculos previos de cómo darían esos números para cada provincia…

-Si, son cálculos preliminares, pero si presentamos algo en la primer reunión se va a complicar la discusión prematuramente (sonrisas). Todavía tenemos que avanzar en otros aspectos.

-Misiones recibe menos que sus pares de la región y es la que más población tiene. Formosa recibe más y tienen menos de la mitad de gente…

-El problema de eso es que tiene coeficientes fijos de 1988. De ninguna manera puede reflejar la realidad casi 30 años después. Y después hay que decir que hoy por hoy, como está el esquema de Coparticipación, tiene un componente redistributivo muy fuerte. En términos relativos, tal vez Formosa, en el momento en que se creó ese régimen, estaba muy por detrás de Misiones.

-¿Pero no es evidente que Misiones debería recibir más?

-Hay que analizarlo caso por caso, todas las provincias perdieron algún punto de “Copa”. Pero es difícil decirlo, prefiero ser cauteloso. Sino al otro día me están llamando desde Formosa o desde Misiones (sonrisas).

-Pero con Buenos Aires si se da que no hay reparos en afirmar que debe ser recompensada y que recibe mucho menos de lo que le corresponde.

-En ese caso, los mismos gobernadores reconocen que Buenos Aires perdió recursos. El caso de Buenos Aires es paradigmático.

-¿Cómo fueron las primeras repercusiones entre los ministros de Economía de las provincias?

-La receptividad es buena, todos coinciden en que hay que mejorarlo, que hay que mejorar el régimen actual, que es un mandato constitucional, que debió haberse hecho del 94 al 96. Tenías dos años para redactar una nueva ley, pero pasaron 20 años y no pasó nada y no hubo avances, no hubo decisión política para avanzar en algo real. Hasta ahora todo es color de rosa, porque no mostramos números, no arrancó la discusión real. Hay que ir paso a paso.

-¿Las provincias se van a retirar con más recursos que ahora?

Si, la “torta” va a ser mayor y la Nación probablemente va a resignar recursos. La “torta” se termina agrandando y va a haber más recursos para la provincia (N. de la R: a esto se le llama distribución primaria). A nivel secundario, horizontal entre provincias, habrá alícuotas que suban y otras que bajarán. La Coparticipación debería ser una distribución donde las provincias deben tener 57%, la Nación 42% y un 1% restante para los ATN (Adelantos del Tesoro Nacional) que luego se distribuyen en aquellos distritos con situaciones de emergencia y/o desequilibros presupuestarios. Hoy no se llega a eso, si bien lo mejoramos.

-Cómo están las provincias con sus cuentas fiscales tras un año recesivo?

-Hay provincias que claramente están en una situación delicada en términos fiscales que tenemos que asistir con financiamiento de corto plazo, como los adelantos de la Coparticipación, que se devuelven en el mismo mes, pero se facilitan para poder pagar los sueldos. Con el regreso al mercado de capitales (emisión de deuda) muchas provincias han logrado sustentar el plan de Obra Pública

.

 

Ficha personal – Guillermo Giussi

Director de Relaciones Fiscales con las Provincias

Economista de la Universidad de La Plata

Mágister en Finanzas Públicas (UNLP)

Hincha de: River. Oriundo de La Plata.

Trabajó en la consultora Economía & Regiones junto a Rogelio Frigerio desde 2006.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password