LA CIUDAD, Ultimas Noticias

Guastavino: “Posadas tiene equilibrio fiscal porque apretamos cada centavo a la hora de gastar”

Guastavino: “Posadas tiene equilibrio fiscal porque apretamos cada centavo a la hora de gastar”
Compartí este articulo en:

El secretario de Hacienda, Sebastián Guastavino, asegura que la parálisis por la pandemia sirvió para acelerar algunas transformaciones que el equipo de Lalo Stelatto tenía en carpeta para modernizar la ciudad de Posadas en paralelo al ordenamiento de la gestión. Fue un aprendizaje acelerado, cuenta el joven funcionario que tiene a su cargo a un equipo de vinculación directa con la sociedad y que debe dar respuestas en medio de una inédita cuarentena. Hay una obsesión en el equipo de trabajo por mejorar la atención al vecino desde la recolección de la basura hasta a quien viene a pagar sus tasas. Y todo eso requiere una coordinación equilibrada entre ingresos y egresos de recursos.

Guastavino sorprende al revelar que la Municipalidad alcanzó un equilibrio financiero que no se modificó pese a los más de 100 días de cuarentena. Cada peso que se gasta se cuida para sostener esa línea, asegura. 

“El humano funciona muchas veces por motivaciones, la motivación va del lado del contagio, de las ganas, si te ven con ganas que en serio esto funcione, o no; se ponen las pilas. Nosotros teníamos el estigma, hablando ya como empleados municipales, de que el empleado municipal es medio vago. Sacar a ese estigma es primordial, valorizar al empleado. Es decir, poner en valor el recurso que hay acá adentro, es lo primero que se hizo y creo que hoy se ve. Para dar ejemplos concretos, las obras que se están haciendo, casi ninguna es con una empresa contratada, casi todas, son obras hechas por la administración”, asegura Guastavino en una entrevista con Economis

“Estamos trabajando en la optimización del uso de las máquinas y levantando el parque automotor de la Ciudad, que a nosotros nos significa un ahorro enorme, en plata y tiempo. Con la flexibilidad que eso significa, porque no es lo mismo contratar una máquina para hacer una obra, que tener la máquina y decir: “Mañana tengo que hacer aquello”. Entonces podés mantener distintos frentes de trabajo activos y operativos, eso significa una planificación y tenemos gente dispuesta a hacerlo, que le pone el cuerpo”, celebra Guastavino.

El secretario de Hacienda resalta otro eje de ahorro de recursos. El parque vial es asistido en la base de El Zaimán, donde el municipio instaló una expendedora de combustible propia. “Nos surtimos a nosotros mismos, compramos nafta a granel, tenemos los controles propios, no es lo mismo el precio de uno que del otro”.

Es el aprovechamiento de los recursos en todos los sentidos, eso es algo que se piensa todos los días y por eso hay muchas cosas que tenemos para mostrar, yo creo que hay tantas cosas que estamos haciendo que ya se nos escapan. Porque tampoco hay una vocación de hacer para mostrar”, enumera.

Una de las premisas que bajó Stelatto a su equipo es explicar los procesos paso a paso a los vecinos, sin promesas ni olvidos. “La planta de reciclaje, que todavía no está terminada como él quiere, o sea él está hasta lo últimos detalles, entonces yo le dije que quiero que la gente vea que verdaderamente la selección, la separación, de residuos va primero en la casa y que vamos a terminar, pero es un proceso. Por eso no hay un apuro por mostrar todo lo que hacemos, porque todo lleva un tiempo. Y tampoco vamos a hacer política todo el tiempo con esto, porque no es nuestra estrategia. Sí hay una planificación a futuro, pero tenemos que estar en contacto con todos para lograrlo”, reseña el funcionario.  

¿Cómo está la situación económica del municipio?

“Tenemos una realidad, que compartimos con el resto de los municipios, la Provincia y la Nación, no hay excepciones acá, que es la caída de recaudación, obviamente por la merma de la actividad económica, nosotros tenemos una caída importante, hay puntos que son mayores al 30 por ciento, que es lo que se esperaba. Y en comparaciones interanuales, hasta hay periodos donde es más que un treinta, en términos nominales. En términos reales aún no podemos graficar todo el impacto. Todos sabemos muy bien la situación en la cual vivimos, ahora se está aplacando un poco la inflación, pero seguimos estando con una inflación alrededor del 50 por ciento anual. Aun así, logramos prever algunos gastos que íbamos a tener, lo hicimos con esfuerzo. Por un lado, de implementar recaudaciones en enero y febrero, que hemos tenido buenos resultados, por otro lado, apretar cada centavo a la hora de gastar. Eso sin escatimar gastos, porque no es que dejamos de comprar o de hacer inversiones… A lo mejor tardamos más, necesitamos modernizar ciertas áreas que todavía no las estamos pudiendo hacer. Terminar de modernizar lo de atención al público, con impresoras más eficientes, que no las estamos comprando obviamente, porque por un lado estamos apretados en el centavo, por otro en la economía real no existen hoy las máquinas, la importación se cortó por completo y en tercer lugar, el dólar al que están trabajando muchos importadores te hace una fluctuación imposible. Entonces, esas tres realidades se nos combinan y hay ciertas cosas que no compramos, pero el resto de las actividades, que son las que tienen un impacto mucho mayor en los barrios, que a nosotros nos interesa reivindicar constantemente, lo venimos haciendo, con ese sentido de eficiencia y mantenemos un equilibrio”. 

“Hoy pasé un informe al intendente mostrando cómo estábamos, obviamente haciendo un recorrido desde el inicio de la gestión y hasta la fecha de hoy, tenemos un equilibrio fiscal. Es decir, nosotros podemos estar orgullosos de decir que estamos, con los recursos propios, del municipio más coparticipación, afrontando los gastos mensuales”.

¿Cubren todos los gastos operativos?

Sin duda, hay municipios que no van a poder pagar con recursos propios el aguinaldo, nosotros pagamos con reservas que teníamos hechas. Con ese criterio estamos trabajando todas las inversiones. Si a mí no me da el conocimiento que estamos buscando generar una obra dentro de un mes, yo no estaría reservando ese dinero ahora, esa comunicación es muy fluida. Sé también cómo trabajar la comunicación con algunos proveedores, tratamos de mantener al día o lo más que se pueda, el pago a proveedores, que eso también nos da la posibilidad de tener cierta tranquilidad.

¿Cómo jugó la frontera cerrada en la economía local?

Tenemos dos lecturas. Por un lado, una muy positiva, en el sentido que el comerciante sintió que los auxilios que de alguna manera dio el Estado nacional, sobre todo con el IFE, pudo ser invertido, gastado en la ciudad. Las filtraciones fueron pocas en lo que se pudo observar, habiendo comercio electrónico, pero el resto fue gastado acá. Obviamente no podemos medir una frontera cerrada en una coyuntura de crisis como estamos atravesando, porque el gasto termina siendo pagar la boleta de luz y no comprar la prenda de vestir para los chicos en una nueva temporada. Entonces, ahí estamos con un análisis muy sesgado. Aun así, conociendo el tipo de cambio que está manejando el vecino paraguayo, cercano a 150 pesos, genera una canasta básica muy alta, que probablemente en una apertura de frontera imaginaria, puede que venga el paraguayo a comprar el arroz, azúcar, aceite y podría tener un alivio temporal para la economía posadeña. Pero aventurarse en ese análisis es muy arriesgado porque no hay muchos datos para trabajarlo, a nosotros nos encantaría tener esa información y decidir desde ese plano, pero obviamente que hoy la situación desde lo sanitario, nos permite hacer ese análisis sólo desde la imaginación. Entonces, como conclusión general y lo que se percibe cuando hablamos con los comerciantes, que nos van dando esa métrica, están muy conformes con la frontera cerrada porque pudieron vender, creen que si no hubiera estado cerrada, la plata se iba a ir.

Mencionaste a los comerciantes ¿cómo es el vínculo, la relación que se entabló con ese sector?

Tenemos comunicaciones todos los días, con las cámaras o a veces con los comerciantes directamente. En el WhatsApp tengo un listado de los gerentes, de firmas importantes que se comunican con nosotros, tenemos una comunicación muy fluida donde no hace falta tanto protocolo desde nuestra perspectiva, rompiendo ese distanciamiento. El comerciante para nosotros es de vital importancia, en definitiva, contribuyen al sostenimiento del municipio. La tasa de comercio es la principal fuente de recaudación propia, Ingresos Brutos es la siguiente, después de la de coparticipación. Y ellos también sienten que nosotros estamos trabajando para que a ellos les vaya bien, entonces, en la medida que haya esa relación de simbiosis creo que vamos a tener buen diálogo y buen acompañamiento. Hemos mostrado las señales que creemos, para que la relación sea buena, ellos por supuesto respondieron muy bien. Si observamos, los que están preocupados hoy son los que están conduciendo las Cámaras de Comercio, tanto la Cámara de Comercio e Industria de Posadas, como la Cámara de Gastronómicos. Que obviamente fueron los que más afectados estuvieron, por un lado, porque se abrieron mucho más tarde, digamos, los comercios y la gente no está concurriendo.

Porque el miedo todavía está instalado. ¿Cuánto podría llegar a demorar una reactivación económica una vez superada esta situación?

Cuando hacemos una planificación y obviamente estamos hablando hacia adelante, planteamos distintos escenarios. El escenario más probable al que lleguemos es al pesimista, es decir, no pensar que en septiembre empezaría a florecer, como la primavera, sino pensarlo por lo menos, cuatro meses después. Pero esa proyección, por qué digo la pesimista, porque preferimos ajustarnos a una realidad que a nosotros nos quede apretada, cosa que si en realidad después termina siendo mucho mejor de lo que esperábamos podemos trabajar planes de obra y otras inversiones que las tenemos ahí, en la carpeta digamos recién para enero.

Esa es la pesimista ¿y la positiva?

La positiva sería que en septiembre empiece a ordenarse un poco más, pero bueno, la realidad es que todos observamos que vamos a tener una nueva normalidad. Esa nueva normalidad significa un montón de cosas, desde el plano de lo social, ya no sé si nos vamos a abrazar y besar tanto, al plano de lo económico no cierto. Todas las crisis, sobre todo como esta, que son globales, generan un rezago, la gente empieza a buscar planes de contingencia, con mucha más robustez que cuando todo va bien, entonces, el ahorro va a ser más reforzado, destinar el financiamiento al ahorro, te comprime el consumo, el efecto que tiene esto encajado a la economía es importante, no cierto. Entonces, vamos a tener que buscar una nueva ingeniería y la medida en que la Nación tome buenas decisiones al respecto, es decir, aproveche el ahorro que la gente va a poder realizar.  Porque ahora es difícil que alguien ahorre, a menos que sea alguien que tenga el sueldo fijo y ahorre porque gasta menos. Salvo ese, el cuentapropista y el que vive del día está pasando muy difícil este momento. En la medida que la región canalice correctamente los ahorros, creo que Argentina podría volver a pensar en una estructura económica, hay que ver si la tendencia es industrialista o no, preferimos que sí, porque los de Misiones tenemos esa mirada de avanzar hacia la industria, sobre el desarrollo de tecnología. Así que todos esos planes que se venían creando y pensando, se reactivarían nuevamente, pero bueno habría que analizar los escenarios nacionales.

¿Y qué planes de obras hay para la Posadas linda de nuevo?

Tenemos planes de mejoramiento vial, en muchos sentidos y en arterias importantes, por ejemplo, la ruta 213 que está super congestionada, con muchísimos problemas de transitividad. Entonces, vamos a generar inversiones sí o sí ahí. Es un desafío enorme, hay un trazo que vamos a cambiar, vamos a cambiar el eje, el diseño va cuadra por cuadra.  No solamente significa achicar un cantero, hacer una dársena y hacer una parada moderna, sino que significa correr el eje de la ruta, que acarrea un montón de obras más. Por otro lado, vamos a seguir invirtiendo en transporte, porque creemos en el transporte público, creemos en que para que la gente lo use, en la gran mayoría el transporte debe ser de buena calidad. Eso significa un compromiso de la empresa, que lo estamos buscando y también la infraestructura que aporta el Estado.

¿Sale el tren Posadas-Garupá-Apóstoles?

A mí me gusta la idea, habría que terminar de cerrar algunos aspectos de eso, obviamente como en todos lados, las inversiones en las vías, las inversiones en ferrocarriles son infernales, hay que pensar el punto del destino del tren, a partir de ahí como comunica ese punto con el resto de la ciudad, porque eso facilita el tránsito en una parte, obviamente facilita todo lo que es ruta 12 hasta el Zaimán, incluso podría decir hasta Fátima. Creo que cualquiera que transita se da cuenta que del Zaimán hasta Fátima, cuesta más que venir desde Santa Ana hasta acá. Hay que seguir alentando inversiones privadas, nosotros estamos convencidos que sin las inversiones privadas va a ser muy difícil que el Estado pueda encarar todas las obras, incluso uno puede llegar a pensar que es en vano muchas veces, los emprendimientos privados son en definitiva el sostén de la economía y después vos podés ir orientando esas inversiones, generando nuevas inversiones.

¿Qué pasó con la actividad comercial en la cuarentena?

Hay una caída de la actividad uno lo puede palpar todo el tiempo, e inclusive lo hemos conversando con los comerciantes. Lastimosamente, más de uno comunica que no va a reabrir las puertas. Vamos a empezar a ver algunos carteles de: “Se alquila”, sobre todo en el centro de la ciudad. No tenemos todavía ese impacto en el padrón de comercio. Venimos haciendo un seguimiento minucioso, obviamente el trámite aún no se ha encarado, pero estamos seguros de que en unos meses vamos a tener algunas bajas y pocas altas.

Guastavino se entusiasma cuando revela los planes de modernización de la ciudad. “Posadas necesita eso, la Costanera es la zona es perfecta para desarrollos. Lo que respecta a los comercios, todavía no tenemos plan de licitación de nuevos comercios y estamos con ganas de repensar esa explotación. Ahí también se necesitan inversiones importantes para que acompañen lo que se implica al río en general y lo que implica una estética para la Costanera, que hoy es un ícono de Posadas, reconocida por su hermosura. Queremos reivindicar el río, también aprovechando Miguel Lanús, que eso significaría también inversiones, tanto del municipio, como de privados. Hay muchos que están interesados en buscar explotaciones allá, para nosotros va a ser una opción. Además sabemos que este verano nadie se va a ir de vacaciones, así que hay que generar nuevos espacios. En el verano trabajamos fuertemente en el reculado del río, en completar las partes donde no estaba cubierto de arena, ahora vamos a ver el esfuerzo, eso estamos seguros. Es más estamos buscando alternativas para buscar inversiones privadas, va a ser parte de un todo.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*