Adrián Scosceria, gerente de banca empresa del Macro: “Hay una plataforma muy saludable para lo que se viene”

Compartí esta noticia !

El banco Macro se focalizó más en construir su servicio y el conocimiento de sus clientes, que en contar su propia historia, con la que creció año a año y consolidarse como uno de los cuatro bancos más importantes del país. Ese “Pensar en Macro”, que es el nuevo emblema de la entidad, es en realidad el ADN de la entidad forjada por Jorge Brito, que se imprime en las relaciones comerciales y la visión de mediano y largo plazo, ineludible para proyectar en grande. Esa proyección se sostiene con firmeza en medio de una crisis -otra más- de la Argentina y, a contramano de lo que se escucha a diario, no hay desazón, sino optimismo: “Hay una plataforma muy saludable para lo que se viene”, define Adrián Scosceria, gerente de la Banca Empresa del Macro

¿En qué se basa? Los datos permiten compartir su visión: “Tuvimos un primer semestre que en su conjunto fue bastante bueno, tal vez hasta julio. Ahí empezamos a ver un poco de caída de actividad que se mantiene en estos días. Pero si contemplás los primeros nueve meses del año te da un saldo bastante positivo para lo que es las empresas argentinas, desde una Pyme, negocios y profesionales hasta las empresas corporativas. Son unos primeros nueve meses más que aceptables desde el punto de vista de la empresa. Se traduce también en pocas necesidades de financiamiento. La demanda de crédito sigue siendo baja, esa es la parte positiva. Los clientes están bastante acostumbrados a manejar estas situaciones y tienen cintura económica y financiera para adaptarse a estas circunstancias y eso hace que haya buena salud financiera las compañías, algunas solicitan apoyo, pero otras se acostumbraron a arreglarse por sí mismas”, explica el ejecutivo en una entrevista concedida a Economis

Scosceria contradice los pronósticos más lúgubres que se suelen escuchar sobre la economía argentina. “Nuestro mensaje es muy optimista, de esperanza, hay una plataforma muy saludable para lo que se viene. Es una gran oportunidad, para el banco, es verdad, pero también para las compañías que se encuentran sólidas ante un mundo inestable, con posibilidad de aumentar exportaciones, de ofrecer productos. En comercio exterior acompañamos a una diversa gama de clientes para que crezcan en sus ventas”, detalló.

Entonces, ¿cuál es el diagnóstico sobre el momento de la economía?

Nuestro diagnóstico es de esperanza y lo traduzco en números: la morosidad es muy baja en el sistema bancario argentino. No tenemos clientes que tengamos que refinanciar y pasar los próximos años pagando deudas viejas antes de poder encarar nuevos proyectos. Está todo bastante sólido para que ante el menor indicio del mercado mundial de un repunte, estas compañías puedan aprovechar la recuperación mundial. Hay tres o cuatro segmentos fuertes, el clásico del agro, que aporta muchísimo al Estado y las economías regionales. La minería, en las cuatro provincias -Salta, Jujuy, Catamarca y San Juan, donde hay demanda insatisfecha de mano de obra. Todos nuestros clientes luchan por recursos humanos y la cadena de valor. Ahí hay una oportunidad inmensa para la Argentina. 

Te puede Interesar  Cómo ganarle a la inflación de dos dígitos

El otro sector con mucha esperanza y que es una realidad, es el gasoducto de Vaca Muerta. Otra vez, no es “la gran empresa corporativa sola”, sino pymes que van a la cadena de valor. Empresas de servicios petroleros que surgen o aumentan su facturación. Ahí hay demanda de crédito para acompañar ese crecimiento. Esos tres motores, más la economía del conocimiento, son sectores que van a generar divisas y darle aire al Banco Central. Somos realmente optimistas de cara al futuro.

¿Cuál es la expectativa con el litio? ¿Es la salvación?

Del Litio se habla mucho porque son inversiones menores y la rentabilidad es más acelerada. A los 18 o 24 meses ya empezás a generar, mientras que el cobre, solo realizar la mina lleva cuatro años, y lleva mucho más análisis. Pero tanto en litio como en cobre, hay muchísimo movimiento.

¿Y en Misiones o el NEA?

El NEA es una región muy importante para nosotros, donde tenemos un apoyo importantísimo, la industria de la yerba es una de las potencias. Y nuevamente, no solo los grandes, sino la cadena de valor. Lo que está metido el Banco Macro en el negocio de la yerba es muy profundo, con una cantidad de clientes inmensa. 

Apoyamos mucho el tema de la ganadería. No sólo agricultura tradicional, los campos de cerdos, todo lo miramos con muy buenos ojos para apoyar a nuestros clientes. El Gobierno ayuda también con líneas subsidiadas. Es una región muy importante con un equipo muy relevante en banca empresas en Misiones.

El lema es pensar en Macro y ustedes lo promueven ¿Pero cómo piensa el cliente? ¿Qué pide?

El cliente nos reclama agilidad, que lo conozcamos, respuestas rápidas, estar cerca de ellos. A nuestros clientes les preguntamos cómo ven su proyecto al 2025, les proponemos salir de la coyuntura. Del día a día. ¿En qué lo podemos ayudar para que piense en grande? ¿Cómo colaborar con un producto bruto más grande? Esa es la visión de los fundadores del banco y tenemos ese bastón para seguir adelante con esa cultura. Estar cerca, pensar en grande y no sólo en el día a día. Siempre con una estrategia de mediano plazo.

Te puede Interesar  El misionero que elabora fábricas de plantas de última tecnología

Y es increíble lo tenaz que son los empresarios argentinos, más allá de la coyuntura no dejan de hablar del mediano plazo. Siempre buscan el financiamiento de mediano plazo y eso es un diferencial de nuestro banco.

¿Dónde están las oportunidades de negocio?

Todos los segmentos son importantes, pero sí querés el segmento del agro tiene mucha relevancia, por las exportaciones. Nos sorprenden mucho las cuatro provincias con el litio y la minería. Esa es una realidad. Vaca Muerta con el gasoducto va a ser una realidad. Pero el resto… vas a Córdoba, tenés metalmecánica para exportar, más de 50 acuerdos para financiar sus equipos. El Litio y el Cobre manejan volúmenes que pueden mover la aguja del país. Hay inversiones del exterior y también capitales locales. Esa gente mira a largo plazo. Es generación de divisas a bajo costo, para lo cuál necesitan reglas claras y bastante fijas, con no muchos cambios. Eso es lo que solicitan los clientes. Somos los que mejor entendemos que detrás de cada empresa, de cada emprendimiento, de cada comercio, de cada campo, hay personas. Y esas personas son cada una, una gran oportunidad para hacer que la Argentina siga creciendo.

¿Y a ese cliente, qué se le aconseja? ¿Tomo un crédito? ¿Invierto?

Con el objetivo de inspirar a los argentinos a que piensen en grande, debemos transmitir esperanza y optimismo, que  para crecer y ser grandes, tenemos que empezar por trabajar, pensar y hacer en grande. Hoy en banco Macro, a nuestros clientes que son generadores de dólares, les estamos ofreciendo dólares para evitar el descalce de monedas. Si generan dólares, damos financiamiento y acompañamos con dólares a dos o tres años de plazo. A los que facturan pesos, el banco tiene cupos para desembolsar líneas productivas. Es una herramienta financiera, con una tasa que por ahí asusta, pero con respecto a la inflación, sigue siendo tasa negativa. Una refacción o ampliación o incorporar maquinaria para mayor productividad, difícilmente le salga mal. Hay que animarse y los empresarios se animan. Esa es la visión del Banco Macro y lo vemos en nuestros clientes, todos están con ganas de invertir y seguir creciendo, trabajar la tierra o comprar fierros.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin