La canasta básica aumentó un 3,3% en febrero

Una familia de cuatro miembros necesitó $17.537,88 para superar el umbral de pobreza en febrero de 2018.
La comparación en respecto a enero pasado. En tanto, para que una familia no sea considerada indigente requirió $ 6.897,20 un 2,9% más que en el mes previo.
 


La canasta básica total, que además de los precios de los alimentos incluye a tarifas de servicios públicos, registró en febrero un aumento del 3,3%, por lo que una familia tipo con dos hijos necesitó contar con ingresos por $ 17.537,88 para no caer debajo de la línea de pobreza, informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).
A su vez, el costo de la canasta básica alimentaria (CBA) aumentó en febrero 2,9%, por lo que una pareja con dos hijos necesitó en febrero $ 6.987,20 para comprar la cantidad mínima de alimentos y no caer en situación de indigencia.
Los números de la Canasta Básica se conocen un día antes del que el Indec dé a conocer el índice de Pobreza e Indigencia del último trimestre de 2017, año en que la economía creció 2,9% y la desocupación bajó hasta el 7,2%.
El INDEC revelará mañana por la tarde cuatro indicadores que le permitirán al oficialismo revalidar su plan económico. Pero que también serán claves para mostrar la solidez del modelo Cambiemos y defenderse de las principales críticas de la oposición
El anterior índice -correspondiente al segundo semestre de 2016-, primer relevamiento durante el gobierno de Mauricio Macri, había arrojado un Índice de Pobreza de 32,2%, mientras que el nivel de Indigencia fue de 6,3%.
En el primer semestre de 2017, el Índice de Pobreza se había ubicado en 28,6%, lo que representó cerca de 13 millones de personas.

La batería de cifras optimistas las dará a conocer el organismo estadístico el miércoles por la tarde, pero en los despachos de Casa Rosada ya festejan de antemano que contarán con datos duros que revaliden la gestión.
Es que, la mayoría de estos datos, configuran ni más ni menos que los estandartes que el PRO saldrá a relucir a la hora de buscar la triple reelección –Nación, Provincia y Ciudad– el próximo año.
El más importante, por su poder simbólico, será “Incidencia de la pobreza y de la indigencia (EPH)”, que mostrará las mediciones del segundo semestre del año pasado. En ese sentido, el propio Mauricio Macri pidió que se evalúe su mandato en base a su capacidad para bajar este indicador.
En segundo lugar, el “Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE)”, que mostrará el crecimiento de la economía en el primer mes del año. Este indicador podría dar una pista sobre las posibilidades que le quedan al Gobierno para cumplir con la meta del 3,5% prevista en el Presupuesto.
Otra de las grandes vedettes de Cambiemos es la construcción, motorizada tanto por el boom de los créditos hipotecarios UVA como de la apuesta a la obra pública.
Por último, el indicador más esquivo: el “Estimador Mensual Industrial (EMI)”, cuyos resultados podrían revelar si finalmente la actividad manufacturera repunta o se mantiene con cifras magras, especialmente por el impacto a la baja de algunos sectores más débiles ante la apertura comercial.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password