La experiencia con paneles solares en autos eléctricos ¿Cómo funciona?

Compartí esta noticia !

La posibilidad de que un vehículo funcione totalmente con energía solar pareciera ser un sueño inalcanzable, pero los paneles en el techo están apareciendo en modelos como el Sonata de Hyundai o el Prius de Toyota.

Desde hace unos 40 años, las empresas automovilísticas, tienen el ideal de crear un auto eléctrico sin enchufe, que podría recargarse de forma inalámbrica mediante fotones. El futuro más inmediato de los vehículos solares está cada vez más claro: sistemas más pequeños, ligeros y baratos, construidos para aumentar sutilmente la conducción eléctrica, en lugar de alimentarla por completo. Este enfoque práctico es el líder de la conducción solar, y en un par de años podría estar en todas partes.

El Hyundai Sonata no es especialmente rápido ni grande; ni siquiera es totalmente eléctrico. Es un modelo Berlina híbrida, que lleva existiendo desde 1985, excepto por el techo del Sonata. Una mirada más atenta revela que el techo está recubierto de una lámina de células fotovoltaicas que, de forma casual y muy lentamente, aportan unos tres kilómetros de autonomía extra al día al sistema híbrido del auto, dependiendo de la nubosidad.

Toyota también vende un techo solar como opción adicional de 610 dólares para su Prius híbrido. Estos paneles permiten recorrer unos 776 kilómetros al año con energía solar, lo que equivale a unos 14 litros de combustible. Al precio actual del combustible, el techo se amortiza en unos 13 años. Toyota dice que está considerando un sistema similar para el bZ4X, su nuevo vehículo totalmente eléctrico. Hyundai, por su parte, está elaborando planes para añadir paneles solares al Ioniq 5, su vehículo eléctrico estrella, que cuesta a partir de US$41.450.

Te puede Interesar  Ualá ofrece sueldos de hasta $339.000: qué empleo ofrece y cómo enviar currículum

El director ejecutivo de Tesla, Elon Musk expresó en su Twitter que los compradores de su largamente prometido Cybertruck podrán añadir energía solar como opción integrada en la cubierta de la cama de la camioneta y posiblemente como “alas” desplegables. Musk también ha dicho que un auto es uno de los lugares menos eficientes para colocar energía solar.

Y en esta última afirmación tiene razón, en primer lugar, los paneles captan mejor los fotones cuando están ligeramente inclinados (por ejemplo, 30 grados respecto al suelo) que cuando están paralelos o perpendiculares al cielo. Con un ecosistema automovilístico cada vez más conectado a los electrones, los sistemas solares en el auto no tienen por qué hacer todo el trabajo pesado. Cualquier vehículo eléctrico puede alimentarse con energía solar conectándolo a un conjunto de paneles en casa o a un cargador que funcione con energía solar.

Sin duda, el análisis coste-beneficio de las instalaciones solares a pequeña escala no ha dejado de mejorar a medida que los equipos fotovoltaicos se abaratan y se hacen más eficientes. En la última década, el precio de los módulos solares por vatio de potencia producida ha caído un 78%, hasta aproximadamente 0,24 céntimos por vatio. A ese ritmo, un panel del tamaño del del Sonata ha bajado de US$222 a unos 48. 

El precio de los módulos fotovoltaicos se ha desplomado en la última década, mejorando drásticamente la rentabilidad de las instalaciones solares a pequeña escala.

Aún así, el caso de uso de un coche verdaderamente solar sigue siendo limitado. Que no quiere decir que las empresas sigan intentándolo; al fin y al cabo, el sol es difícil de ignorar y nunca deja de aparecer. La próxima edición del American Solar Challenge se celebrará en junio, y Aptera es una de las muchas empresas que siguen trabajando para conseguir que un turismo impulsado por el sol supere la línea de meta de la financiación.

Te puede Interesar  IOS 16 actualiza una función que permite saltar la confirmación CAPTCHA

En lugar de intentar maximizar el tamaño del panel solar del auto, Aptera se propuso minimizar el tamaño del propio auto. Su vehículo, bautizado como Gamma, se asemeja a un renacuajo con piel de silicona; incluso las puertas se abren en tijera como branquias. El Gamma es un 36% más ligero que un Toyota Prius, un 38% más aerodinámico que un Tesla Model S y reduce la resistencia a la rodadura al utilizar tres ruedas en lugar de cuatro. Como resultado, el látigo de Aptera puede exprimir unas 40 millas al sol de un día, algo más que las 31 millas diarias que recorre el conductor medio estadounidense.

“En realidad, se trata de una ecuación matemática”, explica Chris Anthony, cofundador y director ejecutivo de Aptera. “Resulta que pudimos dar con una fórmula y una solución realmente convincentes”.

Pero el sol, en el mejor de los casos, tarda en cargarse. Recargar la plataforma Aptera únicamente con la batería del techo tarda aproximadamente una semana, aunque la Gamma también se puede enchufar. Y Aptera no está ni mucho menos preparada para la carretera, al menos no a gran escala. La empresa está presentando su prototipo a los inversores, con la esperanza de producir el vehículo en masa.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin