“La mayoría de las promesas electorales de Mauricio Macri cayó en saco roto”, afirmó Brieger

El especialista en política internacional Pedro Rubén Brieger recordó que Macri para ganar las elecciones dijo que iba a mantener lo bueno y ahora al Gobernar muchas de sus promesas han caído en saco roto. Esto le condiciona porque el movimiento político progresista perdió electoralmente, pero no fueron derrotados. Para él la gestión de Mauricio Macri quedó descolocada por el triunfo de Trump en Estados Unidos.

El periodista y sociólogo Pedro Brieger participó en Misiones de la catedra de Librepensamiento Político y Derechos Humanos en Posadas, organizada por la Universidad Nacional de Misiones y el Parlasur Distrito Misiones.

Brieger es titular de la cátedra de Sociología de Medio Oriente en la Universidad de Buenos Aires. Actualmente dirige Nodal, página que refleja y da cuenta de los procesos políticos, económicos, sociales, educacionales y culturales de la región latinoamericana y del Caribe.

Luego de su disertación charló en exclusiva con Economis sobre los cambios geopolíticos que se dieron en Sudamérica y el mundo y el impacto que esto tiene en el país.

Las dictaduras tuvieron un fin económico y social

Sobre su presencia en Misiones explicó que la catedra tiene como eje los Derechos Humanos y por eso hay que pensarla más allá del librepensamiento, sino concebir el Derecho de forma integral desde el trabajo y las cuestiones de género.

Afirmó que “Derecho Humano es la libertad de poder alimentarse y desarrollarse y hay políticas que contradicen abiertamente la posibilidad de incluir a las mayorías”.

Consideró que en Sudamérica hay dos corrientes, una progresista, nacional y popular y por otro lado hay una corriente liberal, conservadora o neoliberal y esas dos corrientes que no son homogéneas se disputan el poder político, económico y social en Latinoamérica.

Explicó que los Gobiernos Progresistas es “la abanderada de los Derechos Humanos durante décadas en especial contra las dictaduras y los Gobiernos Conservadores Liberal solo usa los Derechos Humanos para atacar a los Gobiernos Progresistas y los errores que puedan cometer. Si uno mira los DD.HH. verá que gran parte o la mayoría de las dictaduras fueron cívico militares, con fines económicos”.

Remarcó que el fin de las Dictaduras fue “con objetivos propios económicos, no solo fue para violar los derechos humanos, si no querían acabar con movilizaciones populares y proyectos sociales que les impedían llevar adelante sus negocios”. Graficó diciendo que “la privatización de la Salud en Chile fue durante la Dictadura, no se consultó si la mayoría de la población prefería la salud privada o la pública, se necesitó de la Dictadura. Sin esa dictadura las grandes empresas de Salud, Educación y Jubilaciones no hubieran podido hacer sus negocios”.

Explicó que en esos ejemplos se ve que las empresas, dictadura, negocios, empresarios trabajaron en conjunto para impulsar sus intereses. Esto no sucedió solo en Chile, sino en Argentina, Uruguay y Brasil.

La llegada de los Gobiernos progresistas a principios de este siglo, significó la inclusión de muchos sectores minoritarios. Algo que “a las Dictaduras no les importaba y a los proyectos empresariales y de la derecha tampoco les importa” dijo el periodista.

“Para las derechas latinoamericanas el que es pobre es pobre porque lo es, por motivos propios, porque no se puede desarrollar y no hace falta incluirlos. Pobres habrá siempre” analizó de forma concluyente.

Sobre el uso del discurso progresista, Brieger explicó que las Derechas reniegan del discurso progresista, aunque reconoció que puede ser usado durante las campañas electorales y consideró que Mauricio Macri utilizó esa táctica durante la campaña del 2015.

“El presidente actual Mauricio Macri en su momento dijo que se iba mantener lo que se había ganado y era bueno y solamente se iba a corregir lo que era malo. Su promesa más emblemática de sostener el fútbol para todos no se cumplió” comentó.

Comparó con la situación de Ecuador, donde el candidato Conservador, Guillermo Laso dijo que “va a eliminar todos los vestigios de los 10 años de gobierno de Rafael Correa, allí hay un discurso diferente. En Argentina hay un sentimiento social de derechos adquiridos muy fuerte”.

El Gobierno de Macri quedó descolocado por el triunfo de Donald Trump

Indicó que Macri para ganar las elecciones dijo que iba a mantener lo bueno y ahora al Gobernar muchas de sus promesas han caído en saco roto. Esto le condiciona porque el movimiento político progresista fue derrotado electoralmente, pero no fueron derrotados, porque el movimiento peronista es mucho más grande que el Kirchnerismo y por eso las manifestaciones que se ven actualmente son tan masivas.

Comparó la situación con Brasil, donde Dilma Rouseff fue derrocada a través de un golpe de Estado Parlamentario, un proceso político destituyente, una tenaza jurídica política en su contra y uno de los objetivos era destruir el Partido de los Trabajadores que ya venía golpeado por los escándalos de corrupción. Otra diferencia es que en Argentina Macri llega a la presidencia a través de las elecciones y el gobierno saliente no tenía grandes denuncias por corrupción.

Brieger explicó que “el Peronismo ha tenido lideres muy diferentes, pero tiene una raigambre popular de la cual ninguno de sus líderes pudo alejarse, e incluso el Kirchnerismo revitalizó el peronismo desde lo popular, que hoy vuelve a tener una gran fuerza por eso”.

El periodista consideró que “el Gobierno de Macri quedó descolocado cuando ganó Donald Trump, porque apostaron todas las fichas a una gestión de Hillary Clinton que era una continuidad del gobierno de Barack Obama. Trump toma por sorpresa a todo el mundo y eso incluye también a Argentina”.

Sobre la postura comercial de Donald Trump, que va en contra de la apertura de mercados, consideró que “la economía argentina no depende únicamente de la economía de Estados Unidos, sino de los proyectos propios que impulse un gobierno cuyo discurso es la competencia, el libre mercado, abrir el mercado argentino a los productos importados y que se sostenga el más fuerte”.

Planteó en igual postura que el banquero Jorge Brito, que “todos los países que crecieron lo hicieron básicamente cerrando sus puertas, protegiendo lo propio y desarrollando un mercado interno”. Para él “el problema de la Argentina y de los países como el nuestro es que los sectores dominantes que construyeron la argentina, no lo pensaron como un mercado interno desarrollado, sino que pensaron en marcados para exportar y quedarse con la renta”.

Afirmó que “el peronismo vino a romper con esto y es la puja que se vive hasta hoy. Por un lado, un sector que busca beneficios para ese sector y por otro un proyecto que busca incluir a la mayoría de la población”.

Recordó que “aquellos Gobiernos que llevan adelante cambios profundos en la sociedad hasta el día de hoy han sido fruto de un liderazgo fuerte. Lo necesito Francia después de la Segunda Guerra Mundial con Da Gaulle, lo necesito Estados Unidos con Roosevelt y por lo tanto no es solamente de Argentina o de América Latina con los sectores populares”.

Planteó que los Gobiernos que hacen profundas transformaciones o intentan hacerlo son los que quedan en la historia, los que solo quieren hacer retoques cosméticos, esos no quedan en la historia. “El caso más emblemático es el de Salvador Allende en Chile, que estuvo solamente tres años en el poder y ha quedado en la historia porque quiso cambiar a Chile desde la raíz”.

Sobre la continuidad de esas políticas de Estado, Brieger dijo concluyente que “esa es la gran pregunta. Nadie tiene la respuesta. Lograr una continuidad con mejoras, con cambios sin que dependa de una persona y que dependa de un equipo es muy fácil plantearlo, pero muy difícil de conseguirlo”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password