La ONU promueve la suspensión temporal de deudas de países y pondera el canje argentino

Un nuevo informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD por sus siglas en inglés) pide un acuerdo mundial de deuda para que los países en desarrollo puedan utilizar sus recursos para salvar vidas en lugar de reembolsar préstamos.

El organismo de comercio y desarrollo de la ONU estableció hoy medidas urgentes necesarias para evitar un inminente desastre de la deuda en los países en desarrollo que se tambalean por las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus.

La UNCTAD publicó un informe que pide un acuerdo de deuda global para el mundo en desarrollo. Subraya la necesidad vital de una acción decisiva para proporcionar alivio sustancial de la deuda a los países en desarrollo para liberar los recursos que tanto necesitan para responder a la pandemia.

El 30 de marzo, la UNCTAD pidió un paquete de crisis de coronavirus de $ 2.5 billones para los países en desarrollo. Incluso antes de la crisis de COVID-19, muchos de estos países enfrentaban altas y crecientes partes de sus ingresos del gobierno para pagar sus deudas, reduciendo los gastos sociales y de salud.

“La comunidad internacional debe tomar urgentemente más medidas para aliviar la creciente presión financiera que los pagos de la deuda están ejerciendo sobre los países en desarrollo a medida que se enfrentan al choque económico de COVID-19”, dijo el secretario general de la UNCTAD, Mukhisa Kituyi.

Cargas de deuda insostenibles

La pandemia de coronavirus afecta a las economías en desarrollo en un momento en que ya habían estado luchando con cargas de deuda insostenibles durante muchos años, así como con el aumento de las necesidades económicas y de salud.

Relación entre el servicio de la deuda y la deuda externa pública y con garantía pública respecto de los ingresos del gobierno, los 20 principales países en desarrollo, 2018:

Figure 1: Ratio of debt service on public and publicly guaranteed external debt to government revenues, top 20 developing countries, 2018
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD basados ​​en Indicadores del desarrollo mundial (WDI), Perspectivas de la economía mundial del FMI (WEO), Base de datos de la Unidad de Inteligencia Económica (EUI) y Estadísticas trimestrales de la deuda externa (QEDS) del Banco Mundial.

Según el informe, los países en desarrollo ahora enfrentan un muro de pagos del servicio de la deuda a lo largo de la década de 2020. Solo en 2020 y 2021, los reembolsos de su deuda externa pública se estiman en casi $ 3.4 trillones, entre $ 2 trillones y $ 2.3 trillones en países en desarrollo de altos ingresos y entre $ 666 mil millones y $ 1.06 trillones en países de ingresos medios y bajos.

La crisis financiera de la crisis ha desencadenado salidas récord de capital de cartera de las economías emergentes y fuertes devaluaciones de la moneda en los países en desarrollo, lo que hace que pagar sus deudas sea más oneroso.

“Los recientes llamamientos a la solidaridad internacional apuntan en la dirección correcta”, dijo Richard Kozul-Wright, director de la división de globalización de la UNCTAD que produjo el informe, “pero hasta ahora han brindado poco apoyo tangible para los países en desarrollo mientras abordan los impactos inmediatos de la pandemia y sus repercusiones económicas “.

La UNCTAD describe tres pasos clave para traducir las llamadas en acción:

Paso 1: paradas temporales automáticas

Tales estancamientos proporcionarían un “respiro” macroeconómico para todos los países en desarrollo afectados por la crisis que soliciten tolerancia para liberar recursos, normalmente dedicados al servicio de la deuda soberana externa.

Los estancamientos, si son lo suficientemente largos e integrales, facilitarían una respuesta efectiva al choque COVID-19 a través del aumento del gasto en salud y social en el futuro inmediato y permitirían la recuperación económica posterior a la crisis a lo largo de trayectorias de crecimiento sostenible, balanza fiscal y balanza comercial.

Paso 2: alivio de la deuda y programas de reestructuración

Los programas garantizarían que el “espacio para respirar” obtenido en el primer paso se utilice para reevaluar la sostenibilidad de la deuda de los países en desarrollo a más largo plazo, caso por caso.

El 13 de abril, el FMI canceló los pagos de la deuda debido a él por las 25 economías en desarrollo más pobres durante los próximos seis meses. Esta cancelación de deuda se estima en alrededor de $ 215 millones.

El 15 de abril, los líderes del Grupo de las 20 principales economías (G20) anunciaron la suspensión de los pagos del servicio de la deuda para 73 de los países más pobres desde mayo hasta finales de este año.

Sin embargo, se necesitan urgentemente medidas más sistemáticas, transparentes y coordinadas para cancelar la deuda de los países en desarrollo en todos los ámbitos, dice el informe. Sugiere que una cancelación de un billón de dólares estaría más cerca de la cifra necesaria para prevenir un desastre económico en todo el mundo en desarrollo.

Paso 3: una autoridad internacional de la deuda de los países en desarrollo

Para dar los primeros dos pasos, el informe de la UNCTAD propone el establecimiento de una Autoridad Internacional de la Deuda de los Países en Desarrollo (IDCDA) para supervisar su implementación y sentar las bases institucionales y reguladoras para un marco internacional más permanente para guiar las reestructuraciones de la deuda soberana en el futuro.

Esto podría seguir el camino de establecer una organización internacional autónoma a través de un tratado internacional entre los estados interesados. Esencial para cualquier acuerdo internacional de este tipo sería el establecimiento rápido de un cuerpo asesor de expertos con total independencia de los intereses de los acreedores o deudores.

La deuda Argentina

El informe resaltó además la oferta de canje presentada por el gobierno argentino a sus acreedores privados externos el 16 de abril, que combina propuestas específicas para la extensión de los períodos de reembolso y gracia con un quita del 62% en los pagos de intereses y una reducción del 5,4% en el capital.

“Debe quedar claro que los principios básicos en los que se basa esta propuesta (así como las negociaciones en curso de Argentina sobre su deuda multilateral con el FMI) son esenciales para garantizar que el mundo en desarrollo pueda salir de las cargas de deuda insostenibles, de una vez por todas”, indicó el texto,

Al respecto, en entrevistas concedidas a agencias internacionales, Stephanie Blankenburg, directora de deuda y financiamiento del desarrollo de la Unctad, expresó que la propuesta de Argentina “debe tomarse como un ejemplo en la futura reestructuración soberana”.

Según Blankenburg, el planteo de la ONU “permitirá a los acreedores privados unirse a la pausa de los pagos de la deuda y permitirá a los países utilizar los recursos para combatir la nueva enfermedad”.

Y agregó: “Los estados en desarrollo preocupados deben unirse para impulsar un acuerdo internacional para crear una autoridad internacional de la deuda”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password