LA REGION, POLITICA, Ultimas Noticias

La volátil situación política en Paraguay

La volátil situación política en Paraguay
Compartí este articulo en:

El Gobierno de Mario Abdo Benítez cumplirá el próximo 15 de agosto su primer año de mandato; aunque a la luz de los escándalos y diferentes situaciones controvertidas, pareciera que hace una década que está en el poder. Su desgaste ha sido notorio y el descrédito general parece ser su mayor enfermedad.

El mayor grado de tensión política e incertidumbre se desarrolla por estas horas, luego de que se conociera la firma de un acta secreta con el Brasil que perjudica notoriamente los intereses paraguayos y además compromete las negociaciones futuras de su energía para el año 2023, cuando se cumpla el plazo del Tratado y el Paraguay acceda al 50% de toda la energía producida por una de las mayores hidroeléctricas del mundo.

Los pormenores se están conociendo aún, pero tuvieron un inicio estridente a partir de la renuncia del Presidente de la ANDE (Administración Nacional de Energía), Ing. Pedro Ferreira, quien se negó a acompañar con su firma el acta en cuestión y denunció su contenido a la opinión pública. El acta ya estaba firmada desde hacía dos meses atrás.

A la renuncia del titular del ente eléctrico, se sumaron técnicos del mismo organismo y todos lo hicieron por cuestiones éticas y basadas en declaraciones de patriotismo. Todos estos hechos precipitaron el escándalo y promovieron la inmediata renuncia de quienes firmaron el Acta Acuerdo.

Los primeros en recibir el impacto fueron el ex Canciller Luis Castiglioni, el ex Embajador Hugo Saguier Caballero, el ex Director de Itaipú (Py) José Alderete y Alcides Jiménez, quien reemplazó por horas a Ferreira y que trabajaba como asesor del Ministerio de Relaciones Exteriores. Las renuncias fueron una manera de otorgar tiempo al Poder Ejecutivo que estaba intimado a concurrir para brindar las explicaciones pertinentes al Congreso de forma urgente.

El Poder Legislativo en pleno se mostró sorprendido por las informaciones que surgieron a medida que el caso fue tomando estado público. De inmediato se conformó una Comisión Bicameral para investigar el tema. No obstante, un grupo de ciudadanos impulsó una investigación y acusó de traición a la patria a los funcionarios renunciantes. Todos los componentes de una crisis política de gran envergadura comenzaron a generarse casi de inmediato.

Con la irrupción del caso en la agenda pública, también aparecieron capturas pantallas y archivos de audio que sumaron un marco insólito a la negociación de las altas partes en materia energética; un joven abogado del círculo de amigos de los hijos del Vicepresidente, habría actuado como el principal operador paraguayo ante el gobierno brasileño con aparente respaldo del propio Presidente y su Vice. Este personaje invocó a los mandatarios y negoció el acuerdo representando a empresas privadas brasileñas quienes lo habían contratado. Durante su interpelación en Diputados, el Vicepresidente negó que fuera su asesor pero admitió conocerlo y consideró que tamaña osadía del abogado se trató de un error de juventud y que no presentaría cargos en su contra. El abogado (que bien podría ser un protagonista de ficción) es además el hijo de la titular de la Ministra Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero quien renunció inmediatamente al cargo.

Mientras el drama desnuda nuevas informaciones, la ciudadanía comenzó a movilizarse. Los principales partidos de oposición elevaron quejas y el mayoritario Partido Liberal anunció que impulsará el juicio político al Presidente y su Vice. Dada la situación de inestabilidad, lo más probable es que la iniciativa prospere en ambas cámaras.

Por si faltara algo, el Presidente había iniciado la semana vetando un subsidio a la tarifa eléctrica para el consumo hogareño y luego anunció que ordenaría anular el acuerdo firmado con el Brasil. La primera decisión provocó el rechazo general y la segunda, una inmediata reacción diplomática brasileña.

Con el correr de las próximas horas todo el arco opositor confluirá en masivas movilizaciones y el pedido de juicio político a los integrantes del Ejecutivo. En tanto se conformaron los equipos fiscales que investigarán a los exfuncionarios por traición a la patria y el Presidente convocó de urgencia a los legisladores que pertenecen a su línea interna partidaria para lograr su respaldo. Esto último no es un dato menor ya que su partido tiene disputas no resueltas desde la última elección presidencial.

Así las cosas, los escándalos recientes de las licitaciones en diferentes organismos públicos, los luctuosos motines carcelarios y las luchas entre los carteles narcos en el norte del país, pasaron a un plano menor y casi sin importancia. También el acuerdo (de características similares) firmado por el antecesor de Abdo Benítez, Horacio Cartes con Mauricio Macri pasó casi inadvertido.

Mientras se reproducen en redes sociales las referencias al Mariscal Solano López, muerto en el campo de batalla por las balas brasileñas en lugar de rendirse, las referencias de traición y entreguismo van camino a la viralización.

Es posible que el Paraguay nos siga sorprendiendo por la evolución de la situación crítica o bien disuelva sin explicación lógica la indignación popular. Todo puede pasar en ese lugar del planeta con costumbres tan singulares.

Es de esperar que la política paraguaya encuentre una salida razonable y responsable a la crisis. El sur del continente ya tiene bastantes problemas como para sumar diferencias entre pares y enfrentamientos internos por cuestiones de oportunidad.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*