La vuelta a la Luna en primera persona: Guido de Caso, el argentino invitado por la Nasa al lanzamiento del Artemis

Compartí esta noticia !

La Agencia Espacial de Estados Unidos, (NASA) se prepara para un lanzamiento de un megacohete de nueva generación. Se trata del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS, por sus siglas en inglés) y la cápsula Orión, diseñada para transportar el cohete hacia el espacio, en un vuelo de prueba en Florida que despegará este lunes.

SLS-Orión, la nave espacial combinada de cápsula y cohete, está programada para lanzarse desde el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, regresando a la Tierra después de su vuelo de prueba, llamado Artemis 1, luego de 6 semanas alrededor de la luna.

Este programa representa uno de los hitos históricos, al enviar uno de los sistemas de lanzamiento vertical más grandes que se haya construido en la agencia, desde los cohetes Saturno V que voló durante el Proyecto Apolo. El objetivo de lograr una vez más el éxito que logró el Proyecto Apolo, en las décadas del 1960, 1970 y llevar al hombre a la Luna.

Además, este proyecto, que recibe el nombre de Artemis, la hermana gemela de Apolo en la mitología griega pretende establecer una colonia en la Luna a largo plazo, sirviendo como trampolín para viajes espaciales más ambiciosos, destinado a enviar nuevamente astronautas a la Luna y humanos a Marte.

Guido de Caso, un joven argentino, aficionado al espacio, es una de las 50 personas invitadas de todo el mundo para presenciar el lanzamiento. Desde Cabo Cañaveral, en una entrevista con Open1017, contó detalles de la plataforma de lanzamiento y del impacto del nuevo programa espacial.

-¿De qué se trata esta misión?

-¿Se acuerdan de esas películas de antaño, esas con Tom Hanks, la famosa era dorada de la exploración espacial donde la humanidad llegó a pisar la Luna? Eso fue maravilloso. Pero la verdad es que desde hace 50 años, desde el año 1972 nunca se volvió. Se han mandado sondas, se han mandado robots, pero nunca más hubo pisadas, ni huellas en la luna, en el último medio siglo. Que es increíble, porque uno dice con toda la tecnología, con todos los avances que hay, nunca se volvió. Eso está empezando a cambiar con el programa Artemis. Que Artemis es Artemisa, la hermana gemela de Apolo, justamente en honor a aquel programa de esa época. Artemis, que es el nuevo programa lunar de la NASA, y es un programa que está pensado en una serie de misiones para ir acercándose a poner de vuelta huellas en la luna. Esta primera misión que es Artemis 1, va a despegar este lunes, acá donde estoy, en el centro espacial Kennedy en Florida. Y esa misión es la que va a hacer el debut del cohete, es un cohete que se llama SLS (Sistema de Lanzamiento Espacial) que es el cohete más poderoso de la historia. Es un cohete que tiene más de 110 metros de altura.

-¿Se reutilizan motores de un transbordador espacial?

-Correcto. Si bien hoy la NASA utiliza servicios comerciales como la empresa de Elon Musk, Space X, incluso compra servicios comerciales a Boeing y a otras empresas. En la NASA, su último gran cohete es aquel trasbordador espacial, no se si recuerdan el naranja con sus cohetes laterales blancos, gran parte de esa tecnología si uno mira al cohete SLS y lo mira con ojos entrecerrados, se parece. Hay mucho uso de esa tecnología, que es tecnología de los años 70 y del 80. Pero, que es tecnología muy buena y que la NASA la va a reaprovechar. Los motores son los mismos, la tecnología de los tanques es la misma, los cohetes laterales blancos son los mismos, con algunas mejoras por supuesto. La gran diferencia es que, en vez de ir este gran avión espacial que era tan grande y tan costoso, que casi costó la vida de 14 astronautas en los accidentes, va a ir una nave espacial. Si se quiere más clásica, más tipo cónica, como veíamos en las películas de Tom Hanks. Esa cápsula se llama Orion. La acabo de ver acá en el centro espacial y es enorme, cuesta dimensionarla, pero para que se den una idea antes viajaban 3 astronautas y muy apretados, en esta viajan 4 y además le sobra un espacio. Así que realmente una mejora sustancial, porque se están pensando misiones más largas, no estas de una semana, sino que se están pensando misiones que duren hasta un mes.

-El lunes 29 de agosto entonces, harían el lanzamiento hacia la órbita lunar y de regreso a la tierra, ¿Pero, sin tripulación?

Te puede Interesar  Alumnos del ITBA, finalistas en una competencia de la NASA  

-En este caso es sin tripulación. La NASA tiene que verificar que el cohete funciona, este cohete es un cohete que nunca voló. Así que se va a volar de manera autónoma, con un montón de sistemas que se van a verificar. Si esos sistemas funcionan bien, la siguiente misión es Artemis 2 que se espera que sea más o menos dentro de 2 años, va a tener astronautas a bordo y va a tener la misma trayectoria, o una trayectoria similar si se quiere. Después la misión Artemis 3, de vuelta tripulada pero además con la novedad que en la misión Artemis 3 no solamente van a dar una vuelta a la luna, sino que también van a bajar y van a poner por primera vez a una mujer en la luna. Que es una deuda de la misión Apolo, de la década del 60.

-Guido, contanos de tu profesión ¿Sos periodista? ¿Cómo estás allá?

-Yo trabajo en la industria del software. Pero hace unos años que estoy haciendo periodismo espacial. Más que nada en redes sociales, un poquito en radio, y un poco en la prensa escrita también. Pero, es la primera vez que vengo acá a cubrir el lanzamiento. En este caso nada más y nada menos que la NASA invita, además de invitar a la prensa oficial, así como pueden venir los grandes medios del mundo, -que ya me he cruzado con varios periodistas acá- también invitan a personas como yo, que son aficionados y que también están difundiendo todo lo que es este mundo. Si se quiere influencer, a mí no me gusta ese título porque no me lo creo, pero sí se quiere agentes de las redes sociales que están difundiendo. En este caso invitar a 50 personas en el mundo, yo tuve la chance de ser uno de los elegidos para esta misión. Así que no solo estoy en el centro espacial, sino que nos van a llevar a un recorrido a charlar con astronautas, a lugares que no están habitualmente abiertos para el público. Así que estoy aprovechando todo eso para también acercar un poco todo lo que tiene que ver con el espacio, que estando en Argentina nos parece muy lejano. Si bien tenemos una agencia espacial, nos parece como esta cosa que está tan lejos de los problemas de la cotidianidad. Pero, el espacio es un lugar por explorar, es un lugar con un montón de cosas hermosas, un lugar donde se pueden generar negocios, novedoso para la Argentina con grandes oportunidades ahí. Me parece que es algo interesante, con mi visita espero inspirar a más gente a que se entusiasme, que esto es una cosa que se viene una nueva era dorada de la exploración espacial. Tanto en lo público como en lo privado, las grandes agencias y las grandes empresas, tienen todas en miras a que la década que va promediando y la que viene, sean las que más negocios e inversiones haya en la historia.

-¿Te tuviste que anotar, o cómo te invitó la NASA?

-Me tuve que anotar. La NASA tiene un proceso de selección cada vez que hay un lanzamiento, ellos hacen un proceso de selección. El programa por si le interesa a alguien se llama NASA Social. Es un programa que tiene una cuenta de Twitter, que lo pueden buscar. Y bueno, cada vez que hay una nueva misión uno se puede postular y bueno, seleccionan a un grupo pequeño de gente. Lo bueno es que después estamos todos en contacto, porque somos bastante parecidos en lo entusiastas. Así que no es solo la visita y todo lo que vamos a conocer en el centro, sino conocer a otros compañeros con los que vamos a estar paseando y babeándonos con todas estas cosas lindas.

-Pensaba en tu comentario, lo que fue la experiencia de aquel momento, con la llegada del hombre a la luna, lo que será ahora con toda la tecnología puesta, con toda la información que pueda llegar a traer.

-Sí, yo me imagino lo que va a ser, esas imágenes que uno ve de esas pisadas sobre la luna. Me imagino ahora lo que sería con cámaras 8k, 20k, imagínate una GoPro en los cascos de los astronautas. Aparte, si ellos llevaron dos, o tres cámaras, ahora van a llevar 50 y vamos a tener cobertura ininterrumpida de un montón de cosas, con experiencias de realidad virtual para poder vivirlo. Lo lindo de todo esto, me pasa de verlo acá en el centro espacial hay una parte que es abierta al público y veo a un montón de chicos y la verdad que me entusiasma que ellos puedan vivir todo eso, desde los ojos de mirá estoy yendo a la luna y de grande quiero ser astronauta. Eso parece una pavada, pero existe.

Te puede Interesar  Las tapas del martes 7 de mayo: La fuerte caída de la industria y construcción, y las cartas de Macri

-¿Por qué se tardo tanto tiempo en volver a ir a la luna?

-Es una pregunta muy buena, mucha gente se lo plantea y hay muchos negacionistas que dicen que en realidad nunca fuimos. Bueno, pero la verdad es que fue una combinación de cosas, para empezar el programa lunar era una estrategia de los Estados Unidos de retomar la iniciativa que habían ganado los soviéticos. Recordemos que los soviéticos habían puesto al primer astronauta en el espacio, habían puesto al primer satélite en el espacio, la primera mujer en el espacio. Tenían una serie de avances que la verdad es que los estadounidenses estaban muy envidiosos, e iban como jugando desde atrás, eran como el Pepsi -de la rivalidad Pepsi y Coca Cola-. Era como que estaban de atrás, y decían: ‘¿Cómo podemos nosotros hacer para realmente tomar la iniciativa?’ Y pusieron esa meta en la luna, como diciendo pateemos esa meta más lejana. Finalmente, con ese famoso discurso de Kennedy que decía que ‘nos vamos a ir a la luna antes que termine la década del 60’, hicieron una serie de inversiones descomunales. Inversiones descomunales como si te dijera que el 5 o el 6% de todo el presupuesto de Estados Unidos estaba dedicado a ir a la luna, que es una locura. Hoy es menos del 1%. Ese nivel de inversión, hizo que cuando llegan a la Luna y es como que dijeron ‘ya ganamos’. No había un incentivo para seguir yendo. Después hicieron las misiones como del Apolo 13, que casi casi perdieron a toda la tripulación. Es donde se empezaron a dar cuenta que había un costo humano y costo económico que no rendía. Después lamentablemente toda esa tecnología se fue perdiendo, esa tecnología ya no estaba disponible, porque parece mentira, pero había un montón de personas, de torneros que se fueron jubilando, esa tecnología quedó obsoleta. Entonces, hoy si se quiere construir un cohete como en la década del 60, no se podría. Parece un chiste, pero hay tecnología que se perdió. Tenemos otra, que se mejoró mucho toda la parte de computadoras, pero todo lo que era la parte mecánica de los motores se perdió. Por eso bueno, de alguna manera tuvieron que volver a empezar de cero, retomando estos componentes del transbordador, así que bueno. Esa es un poco la historia.

-¿Qué tipo de combustible utiliza esta nave espacial que va a ser lanzada? Porque avanzó mucho en lo que tiene que ver con sustentabilidad y la energía verde o renovable. ¿Qué tipo de combustible utiliza?

-Bien, muy buena pregunta, tiene dos tipos de combustibles esta nave. El tanque naranja central, es un tanque que utiliza oxígeno e hidrógeno. Es la tecnología más limpia que hay porque básicamente cuando genera empuje, lo único que tiene como elemento secundario es el vapor de agua. Pero, los cohetes laterales, que son blanquitos y que honestamente son los que agregan gran cantidad de empuje y después se descartan, que son los que están hechos de alguna manera para ganarle a la gravedad terrestre, esos blanquitos son prácticamente para decirlo en criollo, una cañita voladora. Es como una especie de pólvora compactada, que una vez que lo encendes no hay manera de pararlos, no tienen forma de controlarlos, pero son muy poderosos. Sí obviamente genera un humo, bastante más nocivo para el medio ambiente. Hay discusiones, porque cohetes nuevos, por ejemplo, de Elon Musk utilizan metano. Que es prácticamente lo mismo que cuando usamos una estufa a gas, que no son tan nocivos. Pero bueno es un tema digno de ver, tanto el tema de la chatarra espacial, o sea hay muchas cuestiones que tienen que ver con explorar el espacio y al mismo tiempo, no dejar de prestar atención a lo que es el planeta tierra.

-¿Cuántos años tenés Guido?

-Yo tengo 39. Estoy un poco grande para astronauta, pero si me permiten, si me dicen que está abierto el proceso de selección, capaz que lo pienso.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin