Laharrague Chodorge, sinónimo de madera, sinónimo de energía

Compartí esta noticia !

De manera paulatina, las diferentes industrias y sectores productivos inician un proceso de transformación de sus prácticas hacia un perfil más sustentable. En Misiones, una provincia que se transformó en la Capital de la Biodiversidad, las empresas locales trabajan en la implementación de tecnologías y sistemas que no resulten agresivos con el ecosistema y convertir la “explotación” de recursos naturales, en un aprovechamiento sustentable, sin perder rentabilidad.

Laharrague Chodorge SA es sinónimo de madera desde los años de la conformación de Misiones. Las nuevas generaciones, hoy al mando de la empresa familiar, decidieron tomar la iniciativa de incorporarse a estas prácticas y, al mismo tiempo, resolver un inconveniente energético que padecen, al igual que las demás industrias radicadas en la provincia, con la instalación de un parque solar en su planta radicada en Montecarlo. El proyecto, que culminó su primera etapa en agosto del 2021, tiene la capacidad de 800 kW de potencia instalada, con lo que pueden abastecer aproximadamente el 15% del consumo de energía que tiene la planta.

El gerente industrial de la planta, Gastón Chodorge, explicó a Economis que se trata de un proyecto que consta de varias etapas y que, al culminar, esperan pueda abastecer entre un 70 a un 80% de la demanda que tienen de energía. “El problema que tiene este sistema de generación de energía, es que no es almacenable, entonces nos sirve sólo para los turnos diurnos, por lo que para la actividad nocturna, deberemos recurrir al sistema tradicional”, señaló.

El parque solar cuenta con equipos importados de China, mientras que la instalación contó con mano de obra de trabajadores de la zona. El proyecto estuvo a cargo del ingeniero posadeño Eduardo Nevorán, mientras que la obra civil, es decir la construcción de la base y la parte eléctrica, se desarrolló con personal de Montecarlo.

Tanto esta primera etapa, como la segunda que culminaría para mediados de agosto, se hizo con una inversión propia, sin necesidad de recurrir a ningún crédito. Esta segunda parte agregaría unos 300 kW de potencia, con lo que abarcarían un 20% de la demanda energética que consumen en la planta. “Con esto culminaríamos la segunda etapa, la idea es continuar, pero aún no sabemos cuánto nos tomará, no tenemos precisiones”, aclaró Chodorge.

Te puede Interesar  Las cinco claves económicas de la semana que pasó: ¿lo de las reformas es mucho ruido y pocas nueces?

Desde el sector forestal, varios empresarios coinciden que tuvieron un escenario inmejorable en los últimos años, un viento de cola que mermó en los últimos meses pero que les permitió comprar más y mejor equipamiento y tecnificarse con máquinas más modernas, en algunos casos, expandirse. No obstante, la estructura energética de Misiones no pudo seguirles ese ritmo y muchos no pueden trabajar al cien por cien de su capacidad productiva, debido a que las nuevas adquisiciones implican mayor potencia.

Este motivo, más una política sustentable por parte de la empresa, instó a Laharrague Chodorge a invertir en este parque solar que solucionaría, al menos de manera parcial, la falta de energía y avanzar hacia una producción responsable con el medio ambiente, algo que ya practican con el tratamiento de residuos forestales, donde se aprovechan todos los subproductos. “Los subproductos se aprovechan para la generación de Pellets, chips de madera para las calderas y buscamos la manera de que todo el sobrante que se genera, darle un uso, hasta venderlo”, remarcó Chodorge.

El motivo de elegir esta tecnología, fue la demanda que tenían en la empresa y fue la alternativa que les resultó más rentable. “Si queríamos trabajar con bio energía, generaríamos mucho más de lo que consumimos y nos obligaría a vender el sobrante. Después de mucho análisis y estudios, concluimos que el parque solar era lo más conveniente para la empresa y estimamos que la inversión, que fueron unos 500.000 dólares finales, se podrá recuperar en los próximos cinco años”. En caso de continuar con el proyecto, las bases ya están y el sistema les resulta conocido, por lo que se alivianaría parte del trabajo.

Un escenario complejo

A pesar de haber contado con unos buenos años en venta, donde la demanda y los precios acompañaron al sector foresto industrial, en los últimos meses, el panorama cambió. Las políticas nacionales para las importaciones, una economía volátil, junto a una moneda local inestable, hicieron que el escenario sea menos amigable.

Las trabas en las importaciones no sólo demoraron en la adquisición de los paneles que venían de Asia, donde solicitaban un pago adelantado, también pasa lo mismo con los insumos que usan en el aserradero y todo el sector industrial, como ser adhesivos y otros químicos. “Desde Nación nos prohíben pagar productos hasta que no lleguen al país, pero los proveedores no quieren enviar sus productos hasta que no se les deposite un adelante. Es una puja y negociación constante”, advirtió Chodorge.

Te puede Interesar  Récord en incautación de soja, neumáticos y combustible en lo que va del año

Otro caso es el de las exportaciones, ya que deben cobrar sus productos a un dólar oficial, cuando el costo de producción se maneja con otro tipo de cambio y resulta, en muchos casos, más costoso y por lo tanto, menos rentable. “Hay productos que todavía nos conviene exportar, pero otros no y no es sencillo compensarlo con el mercado interno, donde la demanda también bajó y nos toca competir con otras empresas que también pasan por las mismas dificultades”.

Patagonia Log Homes

Laharrgue Chodorge cuenta con una unidad de negocios llamada Patagonia Log Homes, que se encarga de la construcción de casas de madera pre fabricadas. Esta unidad, que ya existe en la empresa hace un tiempo, tomó mayor relevancia en los últimos años, con una amplia demanda en la zona sur del país.

“Esta unidad fabrica casas a través de troncos, con encastres, a través de una máquina alemana de mucha precisión. El cliente viene con su plano, que luego lo traducimos al lenguaje de la máquina que es alimentada con madera, para sacar luego la casa terminada”, explicó Chodorge.

El sistema, además de ser de los más precisos del mercado, brinda la posibilidad de un armado final sencillo. La empresa entrega las partes pre armadas al cliente, junto a los planos y los indicativos de cómo se debe armar, por lo que en aproximadamente un mes ya puede contar con la vivienda terminada.

Para aquellos interesados que no cuentan con un plano previo, la empresa cuenta con unos diseños pre establecidos que fueron haciendo a lo largo de los años. “Tenemos cargada en nuestra página una serie de diseños anteriores, con los planos, por lo que el cliente sólo debe elegir y se le entrega la casa desarmada, con los planos y con cada parte numerada de cómo y dónde debe ir”, finalizó.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin