Las colonias penales agrícolas

Las colonias penales agrícolas, en argentina, son establecimientos de reclusión orientados a la resocialización, rehabilitación y reinserción social del delincuente mediante el trabajo agrícola y ganadero, alejados de centros poblados.

La cárcel como castigo fue creada en el siglo XVII, para resolver problemas de esa centuria. Se originó para humanizar la ejecución de las penas, porque los métodos que se venían empleando eran crueles. Pero luego de varios años de funcionamiento vemos que el Sistema Penitenciario no ha dado la solución que todos esperamos. Por tal motivo es imperioso reencausar la rehabilitación de los condenados.

En nuestro caso debemos hacer una prueba piloto con la Colonia Penal de Loreto, que será una forma de volver al origen de dicho establecimiento.

Para ello debemos en primer lugar optimizar los recursos con que contamos tanto humanos como materiales e imprimirle una nueva acción al accionar del Servicio.

 

Se deberá  elaborar un manual  con las debidas especificaciones, según su clasificación legal y niveles de seguridad, efectividad y dignidad de su cometido, detención, resocialización; el clima y terreno de ubicación, su capacidad y espacios de alojamiento, trabajo, educación, recreación, materiales indicados y cuanto se requiera para el control económico y el acierto estructural y funcional de estas edificaciones.

 

El objeto principal de estos centros es preparar a las personas privadas de la libertad para el trabajo libre, fomentando su readaptación a la vida social, despertándoles el entusiasmo para emprender una vida de moralidad y corrección, sea por su extracción del campo, sea por su vocación de trabajo en el campo o por sus capacidades. Este tipo de centros de reclusión cumplirá con una tarea resocializadora de alto significado.

 

Es imperioso que los internos estén ocupados gran parte del día en las labores agrícolas y ganaderas como así también en los talleres de carpintería y los que en el futuro se creen. Para ello debemos organizar junto con el INTA y el ministerio del Agro la utilización de técnicos que orientes y controlen las actividades de los internos, y a su vez se pongan una meta y controlen sus resultados.

 

Debemos lograr el autoabastecimiento de la Unidad y luego el excedente comercializarlo para adquirir equipamiento y mejoras edilicias y luego satisfacer las necesidades de los familiares de los internos.

 

Es posible y con mínimo recurso estatal lograr resultados satisfactorios, lo que si debemos hacer es inculcar y preparar a los administradores de la Unidad con una visión mucho más de liderazgo que de mero control policial.

 

Al tener una superficie de 300ha. Las cuales pueden ser planificadas para su explotación por técnicos en agro y ganadería, se podrá optimizar nuestro suelo y por medio de la Nación encontrar los medios para comenzar con esta tarea. A modo de ejemplo el sistema de riego por goteo para pequeñas chacras es de gran utilidad en este sistema. Debemos lograr que la Unidad se autoabastezca y de esa forma el interno estará motivado para seguir trabajando. No podemos dejar pasar la gran mano de obra con que cuenta la Unidad, pare ello debemos darles no solo las herramientas, sino también organizarlos y dirigirlos en pos de metas que en definitiva va en mejorar su futuro, fuera de la Unidad.

 

Esto es una realidad que esta al alcance de nuestras manos solo se requiere decisión y puesta en marcha de los recursos humanos y materiales con que contamos.

 

Con relación a la atención médica que se requiere debemos hacer un acuerdo con el Ministerio de Salud y lograr que en forma permanente la Unidad cuente con médicos y enfermeros los que al hacer su residencia en dicha Unidad le será computada el año le será computado doble, considerando tal situación como zona desfavorable, o los ítems que el acuerdo requiera. De esta manera le damos atención real y solo los casos de urgencia serán trasladados al Hospital Madariaga.

 

Se debe considerar también la posibilidad de que la cárcel de mujeres provea de uniformes para los internos, con lo cual estaríamos involucrando a otra unidad en este programa. Esto es en líneas generales un enfoque de la tan mentada reforma penitenciaria, y evitar el actual hacinamiento carcelario. No debemos dejar pasar que el encierro por el encierro mismo no da resultados, la cárcel del siglo pasado no dio resultados positivos, razón por la cual aplicar los mismos métodos evidentemente no dará resultados positivos. Es hora que la premisa constitucional se cumpla, las cárceles serán sanas y limpias y no para castigo, razón más que justificada para llevar adelante la reforma penitenciaria. Como si esto fuera poco el Papa Francisco le manifestó al Procurador Penitenciario:

 

“Por favor hagan algo, no tienen garantías. Los penales están hechos para rehabilitar a la gente para que vuelva, los que pueden. Si los tenemos encerrados, los arruinamos”, le advirtió el Papa a Mugnolo. “Por favor, que tengan deporte y que el tiempo que tengan se sientan gente”, planteó el líder religioso.

 

Creo que nos debemos un debate real de la problemática, pero que no quede en una mera expresión de deseo, se que contamos con gente capacitada par llevar a delante esta reforma, solo falta  la toma de decisión y fijar las metas para cada año, de esa manera podemos ver los resultados.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password