Las letras misioneras tuvieron su día en la Feria del Libro

Compartí esta noticia !

“Siempre va a haber escritores misioneros en la Feria del Libro”, fue la frase que eligió Laura Lagable, subsecretaria de Fomento y Regiones Culturales para sintetizar el día de Misiones en la tradicional Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, que se desarrolló este jueves en el salón Tulio Halperin Donghi, con la presencia de 8 escritores de la provincia, autoridades y el público de misioneros que suele acompañar en este tipo de eventos. No fue una presentación más, ya que este año la provincia no contó con su tradicional stand en el salón Ocre del predio de La Rural, debido a los recortes presupuestarios que impactan sobre los presupuestos provinciales y que se tradujo en la ausencia de más de la mitad de las provincias del país.

Economis acompañó el evento, dialogó con los autores y recorrió una feria sacudida por la crisis económica y la polémica con el presidente Javier Milei. 

Primero las letras

Como siempre, la selección misionera de las letras reflejó la variedad de estilos, géneros y propuestas que caracteriza a la literatura local. Salvo que, en esta ocasión, los libros de historia marcaron la pauta, con cuatro de los diez ejemplares seleccionados. Además, hubo una novela, dos poemarios, dos libros de cuentos y una recopilación de notas periodísticas. Igualmente, el hecho más destacado de la tarde fue la performance realizada por Lea Pompom, autora de “Crecen flores en la rotonda del 6”, a quien mientras leía uno de sus poemas su compañera le escribió con lápiz labial en la espalda desnuda la frase: “A ningún cheto le duele la muerte de una trava”, con la salvedad de que “muerte” y “trava” fue escrito con un bisturí cortando la piel de la artista, que siguió con la lectura mientras le emanaba sangre de las heridas.

El primer autor en exponer su obra fue Marcelo Dacher, oriundo de Leandro N. Alem, quién le reconoció a Economis estar “muy contento y emocionado porque es la primera vez que tengo la posibilidad de participar”. Su obra se titula “El contador”, cuyo título “hace referencia a esas diferentes formas de contar que encontré en mi vida, primero la profesional (Dacher es contador público), después lo audiovisual, que fue muy importante, porque no solamente me desafió desde escribir los libretos, la edición, la dirección. Eso me permitió conocer y aprender mucho sobre la historia de la provincia y su gente. Cuando irrumpió la pandemia tuve que encontrar algo nuevo y esta veta literaria surgió allí con más fuerza”. 

Te puede Interesar  Las letras misioneras, protagonistas de la Feria Internacional de Libro

Para Silvia Waskiewicz se trató de un evento muy especial, ya que presentó la tercera edición de su trabajo “La masacre de Oberá-1936”. La obereña expresó que “es un honor volver luego de 20 años, cuando vine a la Feria con la primera edición y siendo muy joven”. En esta renovada versión del trabajo nos podremos encontrar con nuevas fuentes documentales, como los diarios de la década del 30, La Tarde y el Territorio Nacional de Misiones, y otros de tirada nacional, en especial La Prensa, La Nación y la República. La autora destaca la incorporación de “un plano sobre las primeras mensuras realizadas en Oberá, con las primeras seis manzanas que dan origen al pueblo. También nos volvemos a encontrar con la gran obra de Alfredo Varela, que a 5 años de la protesta publica una obra que también se llama “La masacre de Oberá”.

Por último, Jorge Alcaraz, director de la carrera de historia de la Facultad de Humanidades presentó “Vida y trabajo en el Alto Paraná”, que recupera el informe elaborado por José Niklison sobre las condiciones laborales en la producción yerbatera a comienzos del siglo XX. El coordinador de la obra reconoció que “no nos imaginábamos llegar a tanto con este libro cuando pensamos en homenajear al Centro de Empleados de Comercio con la publicación del informe Niklison”. Alcaraz enfatizó en dos aspectos, por un lado, que “los debates son los mismos, los patrones más interesados en incrementar sus ganancias y los trabajadores con todo su esfuerzo tratando de sobrevivir. Es un debate que se ha dado en todo el siglo XX y hoy por hoy tiene plena actualidad”. Por otro lado, reconoció el carácter colectivo de la obra, que contó con la participación de la UNaM, la carrera de Historia, el Centro de Empleados de Comercio y el ministerio de trabajo de la provincia.

Los otros autores que se presentaron en la Feria fueron Julio Cantero (“La estancia grande de Itapúa”), Andrea Ferrari Kristeller (“La tierra sin ustedes”), Ludoviko Cortés Romero (“Doppel Ganger Eins”) y Pedro Guridi (“El artiguismo y su legado”). Por su parte, Rosita Escalada Salvo (“Notas con historias y otras páginas”) y Jorge Cardoso (“Mboyeré”) no pudieron asistir.

Te puede Interesar  Se viene la fiesta provincial "El teatro está de fiesta en Posadas"

Toda del ministro

Detrás de la presencia de los escritores de Misiones en la Feria del Libro hay una historia que debe ser contada. El 5 de marzo el secretario de Cultura Joselo Schuap convocó a una reunión abierta a todo el sector literario, a la que concurrieron unos 30 escritores y editores. Allí el ministro blanqueó que la provincia no tendría su tradicional stand en la Feria del Libro por cuestiones de presupuesto, pero que él estaba dispuestos a gestionar alguna alternativa para que Misiones pudiera estar presente de alguna manera. Ante el pedido de los escritores por asegurar el Día de Misiones, el ministro asumió el compromiso de logar que los 10 autores pudieran estar en el mayor evento cultural de la Argentina.

Mediante gestiones ante las autoridades de la Fundación El Libro, organizadora del evento, se consiguió el salón Tulio Halperin Donghi en forma gratuita y, entre la provincia y la empresa Crucero del Norte, más el aporte del Centro de Empleados de Comercio, se afrontó el costo del viaje y la estadía para el grupo de escritores, más representantes de unas 15 bibliotecas populares que viajaron a comprar libros con fondos nacionales. De esta forma, el ministro cumplió con su promesa y logró que la cultura misionera diera el presente. Para el futuro quedará pendiente el debate de por qué siempre es la cultura el primer blanco de los recortes presupuestarios y si no es tiempo de definir una política pública hacia el sector de las letras en Misiones. 

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin