Mercados vs. bancos centrales y el futuro de las tasas

Compartí esta noticia !

El mercado confía en una baja de las tasas de interés y los bancos centrales, quienes efectivizan esto, no estarían tan seguros.

Lo explicaba The Wall Street Journal (WSJ) en uno de sus más recientes artículos: Puede existir un punto intermedio entre depositar plena confianza en las directrices de los bancos centrales sobre las tasas de interés y desestimarlas por completo.

El pasado martes (16/1), se observó una disminución en las acciones, un aumento en los rendimientos de los bonos del Tesoro y un fortalecimiento del dólar frente a otras monedas. Esto ocurrió después de que el gobernador de la Reserva Federal, Christopher Waller, advirtiera que cualquier disminución en las tasas de interés este año deberá ser “calibrada cuidadosamente y no apresurada”. A pesar de ser conocido como un “halcón” en política monetaria, otros funcionarios también han insinuado recientemente que los inversores podrían estar anticipando una reducción demasiado rápida de los costos de endeudamiento. Esta precaución también fue expresada por lo s responsables de fijar las tasas del Banco Central Europeo en el Foro Económico Mundial en Davos, incluido el economista jefe Philip Lane.

Sin duda, las declaraciones de Waller sugieren que la política monetaria tiene espacio para flexibilizarse este año. Sin embargo, los mercados ya han incorporado muchos estímulos en los últimos meses y parecen no prestar suficiente atención a los llamados a la cautela. Sin duda, las declaraciones de Waller sugieren que la política monetaria tiene espacio para flexibilizarse este año. Sin embargo, los mercados ya han incorporado muchos estímulos en los últimos meses y parecen no prestar suficiente atención a los llamados a la cautela.

A pesar de la reacción del martes, los indicadores a futuro de los swaps indexados a un día apuntan a la posibilidad de seis recortes de un cuarto de punto porcentual por parte del BCE y entre seis y siete por parte de la Reserva Federal (Fed). Esto es a pesar de que su “diagrama de puntos” más reciente solo implica tres recortes.

Te puede Interesar  La industria retrocedió 8.4% en el primer bimestre respecto a igual periodo de 2018

Asimismo, un análisis de futuros de fondos federales realizado por el Grupo CME sugiere que, después del martes, los inversores ven un 55,7% de posibilidades de que la Reserva Federal reduzca los costos de endeudamiento en marzo, con una alta probabilidad de recortes en las reuniones posteriores de política monetaria. Aunque las expectativas eran más agresivas el lunes, aún son significativas.

A pesar de esto, los corredores de Wall Street están respaldando esta perspectiva. La semana pasada, el banco británico Barclays adelantó su previsión de que la Reserva Federal aplicará el primer recorte hasta marzo. Jan Hatzius, economista jefe de Goldman Sachs, ha respaldado esta apuesta, aunque en una nota a sus clientes nreconoció que el discurso de Waller aumenta el riesgo de que estos pronósticos no se cumplan.

Es posible que quienes establecen las tasas estén siguiendo las narrativas del mercado, ya que las condiciones financieras suelen cambiar según las expectativas. Los rendimientos de los bonos ya han caído considerablemente, proporcionando gran parte del estímulo monetario de manera anticipada.

La velocidad esperada de los recortes no tiene precedentes históricos, pero podría justificarse debido a la influencia de los precios de las materias primas y las interrupciones en las cadenas de suministro en la inflación. La economía muestra signos de desaceleración, especialmente en la eurozona, lo que podría influir en las decisiones de la Reserva Federal.

Sin embargo, como señalan desde WSJ, los recortes de tasas de 1,75 puntos porcentuales e n un lapso de nueve meses generalmente han estado asociados con episodios de pánico financiero, como la crisis de Covid-19 y el colapso de 2008. El período más comparable podría ser el de 1990-91, cuando los costos de endeudamiento cayeron rápidamente después de un episodio previo de inflación impulsada por las materias primas.

Te puede Interesar  Siete pasos para conseguir el empleo de tus sueños en tecnología

En ese momento, los banqueros centrales habían mantenido una política restrictiva durante casi una década después de vencer la inflación. La flexibilización monetaria en la década de 1990 solo ocurrió cuando las economías occidentales empezaron a deslizarse hacia la recesión, resultando en un aumento significativo del desempleo. En ese momento, los banqueros centrales habían mantenido una política restrictiva durante casi una década después de vencer la inflación. La flexibilización monetaria en la década de 1990 solo ocurrió cuando las economías occidentales empezaron a deslizarse hacia la recesió n, resultando en un aumento significativo del desempleo.

Hoy en día, las acciones no indican una recesión y los mercados laborales permanecen sólidos. Además, nuevas tensiones geopolíticas y datos recientes cuestionan la facilidad de la “última milla” en la lucha contra la inflación.

Si los últimos tres años nos enseñaron algo, es que entender los incentivos personales de los banqueros centrales suele ser más crucial que analizar datos macroeconómicos. En 2021, evitaron repetir los errores de Jean-Claude Trichet, quien aumentó las tasas innecesariamente durante la crisis de deuda europea en 2011. En 2024, podrían priorizar, evitar el destino de Arthur Burns, expresidente de la Reserva Federal acusado de recortar tasas prematuramente en la década de 1970, provocando un segundo pico inflacionario en 1980.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin