COLUMNISTAS, ECONOMIA, FINANZAS, Ultimas Noticias

Mirando el desendeudamiento misionero hacia adentro

Compartí este articulo en:

En la semana que pasó, el Ministro de Hacienda de Misiones, a través de un hilo de twitter, destacó la política de desendeudamiento de la provincia, manifestando que en términos per cápita es la segunda más baja del país, al tercer trimestre de 2019.

Ello nos trae una oportunidad de hablar de manera más profunda de la cuestión de la deuda pública, tomando otra serie de variables para ver al fenómeno de un modo más abarcativo.

Si bien el ministro mencionó los datos al 3º trimestre 2019 que fueron relevados por el Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal (del cual Safran es Secretario suplente del Comité Ejecutivo), podemos ir un poco más allá y ver datos que son provisorios al 4º trimestre de 2019, que el sitio web del Ministerio de Hacienda misionera publicó a finales de mayo pero luego los quitó de la web, seguramente esperando a reconfirmar los datos.

En esa información, nos cuentan que el stock de deuda publica al cierre de 2019 de la provincia de Misiones totalizaba $8.416,25 millones, creciendo un 3,4% respecto al III Trimestre 2019, pero cayendo un 1% en comparación con el cierre de 2018, algo que se destaca como una de las pocas jurisdicciones del país que lograron una baja en el stock total de deuda.

Ese dato nos permite corroborar la información del ministro Safran, en el sentido de la deuda per cápita: de los $6,5 mil por misionero se pasa a los $6,8 mil, una diferencia de trescientos pesos por habitante que no cambia para nada el escenario.

Actualizando el ranking nacional mostrado por el ministro, Misiones sigue estando en el lote más bajo del país: en este caso, tercero, detrás de La Pampa y San Luis.

Esta noticia sin duda es positiva y marca la importancia de tener un bajo nivel de deuda, sobre todo cuando lo comparamos con las provincias de la región: Corrientes está un poco más cerca de Misiones, con una deuda per cápita de $9,6 mil; Formosa ya sube un poco más: $15,8 mil, y Chaco se ubica muy por encima: $31,8 mil.

Pero Misiones no es solamente la provincia con el menor stock de deuda de la región solo en términos per cápita, sino también absolutos: Formosa acumula un total de $9.564,1 millones; Corrientes $10.863,2 millones y Chaco $38.329,2 millones, todo esto al cierre 2019.

Ahora bien, comparar el stock y su relación per cápita no es suficiente para medir el impacto en las finanzas provinciales, sino que debemos ir un poco más allá y ver cómo impacta en el presupuesto.

En 2019, las erogaciones de intereses y gastos de la deuda en Misiones, según el informe del esquema ahorro inversión financiamiento provincial a diciembre de ese año, totalizaron $653,6 millones: esto equivale apenas al 0,7% de los ingresos corrientes de la provincia; en 2018 fue del 1%; pero en 2005 era del 3,9%. Para 2020, se estima que sea del nuevamente del 0,7%.

En la comparación regional, las erogaciones en intereses y gastos de la deuda del Chaco en 2019 fueron del 6,2% del total de los ingresos corrientes; en Formosa del 1% y en Corrientes del 2,4%. Nuevamente posiciona a Misiones como la provincia con la mayor tranquilidad en este punto.

El magro impacto de los servicios de deuda en el presupuesto provincial es no solo fundamental para sostener el equilibrio financiero, sino sobre todo, para no generar stress de caja: las obligaciones mensuales de la provincia son bajas en pesos, y en un marco de un período de estrepitosas caídas de la recaudación (como lo fueron sobre todo abril y mayo), es sumamente positivo no cargar con el peso de una deuda abultada.

Otro aspecto importante de la deuda es el monto expresado en dólares sobre el total: en Misiones es de apenas el 12%, contra, por ejemplo, Formosa que es del 15%, y el Chaco, que es del 61%. La baja proporción de deuda expresada en la moneda estadounidense permite que, ante los saltos cambiarios, el stock total convertido a pesos no sufra variaciones importantes.

Sin dudas, este es un aspecto a destacar en la provincia, ya que como dijimos antes, genera más certidumbre en el gasto, equilibrio en las finanzas e incluso, la posibilidad de salir al mercado de capitales con ventaja, en caso de necesitar financiamiento.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*