ECONOMIA

Misiones recupera una poderosa herramienta de desarrollo económico

Compartí este articulo en:

A las 18 el gobernador Hugo Passalacqua pondrá en marcha la Caja de Crédito de Misiones, una herramienta que pondrá a disposición de empresarios, productores y emprendedores, un capital de 500 millones de pesos en créditos. La Provincia recupera así una poderosa herramienta de desarrollo con la que podrá decidir qué sectores de la economía se potencian.

La Caja de Crédito es una de las promesas de campaña del propio Passalacqua y ya tiene 50 proyectos analizados que podrían recibir fondos de entre 30 mil y un millón de pesos.

Horacio Simes es el presidente de la Caja de Crédito y asegura que no se trata apenas de un banco, sino que tiene un objetivo social más profundo. “Vamos a asistir financiera y técnicamente a las Pymes. Estudiar sus proyectos, mejorarlos y potenciarlos. Aquellos que no pueden calificar, vamos a seguir apoyándolos hasta que lo hagan”, explica el joven economista, quien está a cargo de un equipo inicial de ocho personas, divididos entre oficiales de crédito y tutores.

Las tasas van del 10 al 14 por ciento anual en créditos a cinco años, con seis meses de gracia. La tasa es una de las más bajas del mercado. Del diez por ciento en créditos hasta 350 mil pesos, del 12 hasta 650 mil, y de 14 por ciento hasta un millón de pesos.

Para acceder a los créditos no basta solo con tener un buen proyecto. Habrá que presentar garantías, demostrar solvencia, niveles de ingreso y superar un cálculo de riesgo.

Pero la Caja pondrá a disposición un equipo técnico para acompañar al emprendedor en la elaboración de sus proyectos.

“Haremos seguimiento de los proyectos en elaboración y después, una vez en marcha, con tutorías. Después se creará un registro de especialistas con la Universidad y la Ademi, con talleres de capacitación para problemáticas comunes”, anticipa Simes.

La premisa es apoyar la innovación y desarrollo para fortalecer la cadena de valor de la producción misionera. Entre los primeros proyectos analizados se destacan proyectos de tecnología, 3D, robotización, reciclado de madera, de plástico, fábrica de helados artesanales, carpintería, sistemas audiovisuales y varios servicios personales, además de comercios.

“Queremos acompañar a una economía con demanda dinámica. La inclusión es la principal diferencia con la banca privada”, insiste Simes.

La operatoria será dinámica. Los proyectos deben pasar por una evaluación que incluye la facturación actual y eventual y un sistema de puntuación de las iniciativas que va del cero a cien en la calificación. “Se piden garantías, un fiador o un bien prendario. Es un sistema parecido al banco”, asegura Simes.

Con los proyectos ya evaluados –todavía no aprobados- hay un potencial de créditos cercano a los diez millones de pesos, un promedio que se quiere sostener por mes.

“Les decimos a los emprendedores que su proyecto tiene que salir bien y los acompañamos en la reformulación si hay algo que mejorar. No será darle créditos a cualquiera que lo pida, sino a aquellos que puedan funcionar y crear empleo. Hay que saber que si sale mal, se desmotiva la inversión”, señala Simes, quien a sus 38 años tiene una larga carrera vinculada al crédito a emprendedores.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*