Nación avalaría la creación de una zona franca, pero en Mendoza

La idea generada por la Confederación Económica de Misiones para combatir las asimetrías en Misiones fue crear una zona franca para la provincia. La idea parece haber tomado forma, pero… en Mendoza, también agobiada por la competencia de Chile.

El gobernador mendocino, Alfredo Cornejo reveló ayer que están trabajando en un proyecto para crear una especie de “zona franca para mendocinos” para atenuar el boom de compras de argentinos en Chile.

“Estamos trabajando en un proyecto con el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, hace más de tres meses. No lo vamos a anunciar hasta que no lo tengamos listo, pero como línea general les tengo que decir que estamos trabajando en una especie de Zona Franca en la Cordillera para mendocinos”.

Para el mandatario, este proyecto para comercializar productos libres de impuestos sirve para atenuar, “pero no soluciona el problema de fondo”.

De hecho, la AFIP ya dejó sin efecto la Resolución General 4097-E, normativa que establecía un régimen especial de aduanas e impedía la importación de algunos productos por el paso fronterizo de Mendoza. 

La medida, que regía desde agosto de 2005, prohibía el ingreso de  juguetes, bicicletas, bijouterie y calzados a través de la Aduana de Mendoza. De igual manera establecía restricciones en otros complejos aduaneros. 

Según explicó Carlos Clement, director de Clement Comercio Exterior, “solo los pasos fronterizos de Ezeiza, Buenos Aires y Paso los Libres podían importar toda clase de productos”. Ahora, con la derogación de la Resolución 4097-E, se levantaron las restricciones para todas las aduanas del país. 

 

El fin de las restricciones podría tener algún impacto positivo sobre los precios de los productos implicados, ya que muchos de ellos llegaban a la provincia a través de Buenos Aires.

Como no se podían importar a través de la Aduana de Mendoza, los comercios se veían obligados a traer por ejemplo zapatillas desde la capital del país. Ahora, con la posibilidad de ingresar artículos desde Chile o directamente a Mendoza por vía aérea, se podrán ahorrar costos en el flete. 

El jefe del Ejecutivo dijo que con cada paso hay que evaluar “variables macroeconómicas que tienen que ir convergiendo hacia los precios justos, al precio de equilibrio, a lo que vale en realidad el producto” y agregó que ese es el objetivo de este proyecto que se ha puesto en marcha.

Es la misma idea que proyectó la CEM para Misiones y que incluso tiene el visto bueno del Gobierno provincial en la mesa de negociaciones con la Nación. Sin embargo, en el caso de Misiones, los funcionarios nacionales relativizaron los reclamos por las asimetrías. El ministro de Economía, Nicolás Dujovne, aseguró que se trataba de un problema coyuntural y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo que benefician un tiempo a unos y otro al otro lado de la frontera.

Durante la visita del presidente Mauricio Macri se esperaba un gesto hacia los comerciantes, pero sólo se prometió abrir una mesa de diálogo para la reglamentación del artículo 10 de la ley Pymes, que le habilita al Poder Ejecutivo a tomar alguna medida especial para las economías de frontera. 

La posición de los empresarios misioneros es que lejos de ser un problema coyuntural y de tipo de cambio, se trata de algo mucho más profundo. “Nosotros siempre sostuvimos que no era un problema del tipo de cambio. Es un problema de asimetría con los costos que tiene la Argentina. Hay mucha diferencia entre impuestos laborales, el IVA, Ingresos Brutos, Sellos, fletes y aranceles de importación, entre otras cosas”, señaló Nicolás Trevisan, integrante del consejo directivo y ex presidente de la Cámara de Comercio.

Pese a retrocedió 7 centavos, el dólar cerró a $17,94 y concluyó con una suba de 6,3% en todo julio (y acumula un alza cercana al 10% desde el 20 de junio). Si hasta hace unos meses para los argentinos era conveniente comprar en el exterior por la estabilidad de la moneda estadounidense, esa tendencia no mutó con la trepada de las últimas semanas. Lo que daría a entender, entonces, es que el tipo de cambio continúa atrasado. “La devaluación acrecentó aún más la asimetría. El dólar blue era el dólar de frontera (en diciembre de 2015, último mes con el cepo cambiario, la moneda paralela estaba a $14,90).De eso pasó mucho tiempo, mucha inflación de por medio. Los turistas que iban a comprar a Encarnación, lo hacían con los dólares del mercado blue y así y todo les convenía”, agregó Trevisan entrevistado por el diario Ámbito Financiero.

Los costos en personal que tienen los comerciantes de un lado y otro de la frontera, además de las tasas y los impuestos, parece ser la génesis de la diferencia de precios. “Un empleado en Encarnación cobra $8 mil por mes. Y la carga de aporte que tiene es del 10%. Tienen una flexibilización laboral que hace difícil equiparar los valores. El sueldo de empleado de comercio en Posadas es de $15 mil, con aguinaldo y feriados, más vacaciones e indemnizaciones por despido”, remarcó el integrante de la Cámara de Comercio de la capital de Misiones. El crecimiento de la ciudad paraguaya va en detrimento de los negocios de Posadas. “Hace veinte años, en Encarnación no había más que unos locales. Hoy, con 100 mil habitantes, en la ciudad hay más de 11.000 comercios. En Posadas, que tiene 400 mil habitantes, hay 8000”, remarcó Trevisan.

La diferencia de los precios es notable. La tecnología y la indumentaria son los rubros que eligen los argentinos que viajan al país vecino. Celulares, computadoras y consolas de videojuegos, por ejemplo, cuestan el doble en Argentina en comparación con Paraguay. Los vecinos de Posadas, incluso apelan a un sistema de puerta a puerta particular: según contaron a este diario, suelen pedir vía WhatsApp a los comercios de Encarnación, que envían los productos con “paseros” por la frontera. Dependiendo el tamaño del envío, ese servicio puede costar hasta $500.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password