Nicolás, el primer ingeniero espacial egresado de la Unsam que trabaja en Conae: “Fue lo que soñé”

Compartí esta noticia !

(Télam, CONFIAR – Por Melisa Avolio) Nicolás Conde se convirtió en en el primer graduado de la carrera de Ingeniería Espacial de la Escuela de Ciencia y Tecnología (ECyT) de la Universidad Nacional de San Martín (Unsam) y ya trabaja en la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) en el proyecto Saocom II, con el que se busca actualizar la tecnología para mejorar el rendimiento de los satélites.

La primera pregunta que le suelen hacer cuando dice que es ingeniero espacial es “¿Vas a ser astronauta?”. Pero la respuesta es más larga que un simple “no” y este joven porteño de 25 años la explica con la humildad y dedicación que lo van a caracterizar en toda la entrevista.

“Desde chico siempre me gustó la ingeniería. O sea, hacer y diseñar cosas. Lo espacial fue naciendo de más grande, cuando fui viendo los lanzamientos y las misiones, y empecé a aprender de la historia espacial argentina”, contó Conde en diálogo con Télam.

Como siempre tuvo “facilidad” para matemática y física, a Nicolás los primeros años de Ingeniería no le “costaron demasiado” y como le gustaban mucho los autos fue a un técnico de automotores y pudo forjar una buena base en esas materias, aunque la clave no son solo números y fórmulas.

“Por ahí uno tiene la imagen de que el ingeniero tiene que saber solo de matemática, pero también se necesita toda otra parte artística y de creatividad. El trabajo del ingeniero es solucionar problemas y para eso hay que tener inventiva”, afirmó.

Una publicidad de Ingeniería Espacial en las redes torció una decisión previa de inscribirse en Ingeniería Naval en la Universidad de Buenos Aires (UBA) que tomó al terminar el secundario.

“Ya había estado buscando esa carrera y solo encontraba ofertas en España, no había nada en América Latina y no me daba para irme a otro país a estudiar”, recordó.

Hasta que se abrió la carrera en la ECyT de la Unsam, que con la dirección de Roberto Yasielsky forma profesionales para contribuir al desarrollo de la ciencia y la tecnología del sector espacial en la Argentina, y al día siguiente se fue a inscribir.

Otra alternativa universitaria reciente es la carrera de Ingeniería Aeroespacial de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), que hasta 2019 era Ingeniería en Aeronáutica, y que este año también tuvo su primer egresado.

Te puede Interesar  Se otorgó un aumento del 10% a los investigadores del Conicet

“Quienes trabajan en Ingeniería en Sistemas lo que hacen es buscar, aunque suene redundante, que el sistema funcione. Es un sistema complejo con muchas partes que interactúan entre sí y tienen interfaces. Hay mucha gente que trabaja en estas partecitas y hay alguien que tiene que velar para que todo eso funcione cuando se integre. Ese es el rol del ingeniero en Sistemas”, describió.

Lo que hacen en su carrera es entonces Ingeniería en Sistemas Espaciales, que se puede explicar sencillamente como “ver muchas materias de cada subsistema del satélite, con el objetivo de poder hablar con expertos en diferentes áreas como electrónica o mecánica, y entender todos los temas pero desde una mirada más general”.

En 2021, Nicolás hizo una pasantía en la Conae y colaboró en el diseño conceptual de un instrumento SAR para el proyecto integrador denominado Focus, cuyo objetivo es hacer un monitoreo de infraestructuras críticas, como puentes, edificios y represas, para ayudar en el mantenimiento preventivo o tomar medidas ante un colapso.

Actualmente, el flamante ingeniero trabaja en la Conae y en particular en la ingeniería de sistemas del instrumento radar SAR de la misión Saocom II, con el que se busca dar continuidad a la primera generación de los satélites argentinos y actualizar la tecnología para mejorar el rendimiento.

“Mi jefe en la Conae es Juan Pablo Cuesta, que es una eminencia. Es espectacular trabajar a su lado, y además tiene mucha paciencia para enseñar. Y Roberto Yasielsky, el director de mi carrera, es la historia espacial argentina en persona”, dijo a Télam Nicolás.

Además de “si va a ser astronauta”, otra de las preguntas que suelen hacerle es “si se va a ir del país”.

“Está la idea de que acá no hay tanto y en Estados Unidos o Europa hay una industria más grande, que sí lo es. Pero en nuestro país también existe y es importante. Por ahora mi pensamiento es trabajar en la Conae que fue lo que soñé”, contó.

Te puede Interesar  Argentina Baila audicionará durante Tecnópolis

Pero si en algún momento tendría que trabajar en el exterior explicó que “sentiría un desarraigo enorme, sería por un tiempo porque mi pensamiento siempre es volver a mi país”.

Durante la carrera, Nicolás participó de iniciativas nacionales e internacionales como la competencia CubeDesing, en la que desarrolló el nanosatélite ganador junto a un equipo de compañeros que hoy son sus amigos y que están próximos a recibirse: Tomas Burroni, Camila Mucanna, Matías Escobar y Luis López.

Con ese equipo, fueron al laboratorio de ensayos de la agencia espacial brasileña y conocieron los “shakers”, instrumentos para hacer vibrar los satélites. “Todo eso era nuevo para nosotros, solo lo sabíamos desde la teoría y fue una experiencia espectacular”, describió.

“Ahora que terminé la facultad, estoy pensando hacer algún curso de cocina o de canto. Me gusta mucho salir a cines o teatros, y miro también películas o serie espaciales. Salvo ‘Star Wars’ o ‘Star Trek’, películas que no vi y que me gusta no haberlas visto ya que me divierte la reacción cuando lo digo”, aseguró.

Nicolás siente “una gran admiración” por Miguel San Martín, el argentino que trabaja en la NASA. “Lo pude saludar una vez que fuimos a dar una charla sobre cohetes con mis compañeros a Uruguay. Él estaba brindando una conferencia sobre Marte y vino a nuestro stand a saludarnos y nos sacamos una foto”.

El ingeniero recuerda con emoción el día de su graduación, al que fueron sus dos abuelas, su abuelo, su mamá, su papá y sus tres hermanos: “Todos estaban a las lágrimas y orgullosos”.

“En el mundo no hay muchos lugares que tengan la industria espacial y los profesionales que hay en Argentina. Además, en esta carrera salimos directamente ingenieros espaciales, listos para la salida laboral”, celebró.

Sobre su futuro, Nicolás sostuvo que “su sueño más extremo, a largo plazo, es la humanidad interplanetaria”, aunque “la exploración espacial con sondas, o los Rovers como trabaja Miguel San Martín” también le “encantan”.

De todos modos, no se olvida de otra parte más pragmática, en la que ya está trabajando: “Quiero solucionarle problemas y necesidades a la gente”.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin