ECONOMIA, ENTREVISTAS, Ultimas Noticias

Para las empresarias el home office, no es ni home, ni office

Para las empresarias el home office, no es ni home, ni office
Compartí este articulo en:

El 82 por ciento de las empresarias consultadas por Mujeres CAME  dijo estar sobrecargada de tareas entre la responsabilidad de sostener la empresa, el empleo, y las tareas domésticas, de cuidado y de educación de los niños. ¿Cómo las afecta emocionalmente? ¿Cómo las afectó económicamente la pandemia? ¿Por qué a las mujeres les cuesta tanto acceder a un crédito? Economis entrevistó a Beatriz Tourn, presidenta de Mujeres Empresarias de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

En el mes de junio, a mitad de camino de la cuarentena por la Pandemia del Coronavirus, Mujeres CAME daba a conocer una encuesta entre empresarias para saber el grado de afectación económica, profesional y emocional que representaba sumar todas las obligaciones puertas adentro de las casas.

Los datos exponen que en cuanto a los quehaceres domésticos, más de la mitad de las empresarias le dedica entre 3 y 4 horas del día, lo que supone 31% más de 5 horas diarias que antes. En cuanto a las tareas de cuidado de niños y/o ancianos, el 45% les dedica entre 3 y 4 horas y un 29% más de 5 horas. El 70% de las empresarias le restó horas a su profesión por esas tareas.

La cuarentena llegó a septiembre y la preocupación sigue siendo la misma, pese a cierta flexibilización de actividades, las obligaciones domésticas y con los niños, hacen que no se pueda disfrutar ni distribuir el tiempo del home office.

Beatriz Tourn, presidenta de Mujeres Empresarias de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), agregó que de acuerdo a esos datos, el 82 por ciento de las empresarias dijo sentirse sobrecargada de trabajo.

En una entrevista con Economis expresó: “la responsabilidad de la casa recayó en las mujeres que no dejaron de trabajar para su empresa. 2.400 mujeres respondieron. También indagamos sobre su estado emocional y se expresaron preocupadas, proactivas, pero fíjate que sólo el 1 por ciento dijo estar deprimida. Esto tiene que ver con la condición de adaptarse a los cambios que tienen las mujeres, con el entusiasmo que le ponen a cada tarea que realizan”.

El 82 por ciento de las empresarias consultadas por Mujeres CAME  dijo estar sobrecargada de tareas entre la responsabilidad de sostener la empresa, el empleo, y las tareas domésticas, de cuidado y de educación de los niños

¿Y hoy cómo están?

Hay serios problemas para que las mujeres puedan acceder a créditos, estamos haciendo un seguimiento con las entidades. Sólo el 16% pudo acceder a un préstamo. Y en el 42 por ciento de los casos fueron los bancos provinciales los otorgaron esos créditos.

Hace un par de días, el Banco Nación anunció la creación de una nueva Gerencia de Género, Diversidad y Derechos Humanos y la implementación de una línea de crédito para Mipymes lideradas por mujeres, atendiendo este tipo de reclamos que no tienen explicación. ¿Por qué a las mujeres les cuesta tanto acceder a un crédito?

“Hay que atender a una masa que supera el 80 por ciento entre autónomas y monotributistas. A ellas hay que auxiliarlas, ahí debe estar puesta la observación”.

El 70% de las empresarias le restó horas a su profesión por las tareas domésticas

¿Cómo se detecta una pyme de mujer? Cuando las acciones son el 51 por ciento en manos de mujeres o el directorio mayoritariamente está compuesto por mujeres.

“Otro tema que estamos trabajando es la tardanza en la respuesta a la carpeta presentada. A veces tardan un mes en decirle a la empresaria que no calificó para el crédito”.

La lucha por alcanzar la igualdad y el respeto hacia las mujeres, también encuentra a las empresarias sin explicación lógica a la imposibilidad de acceder a estas ayudas del sistema financiero, y la mirada de género (que no es sólo responsabilidad de las mujeres) se hace necesaria para sortear estos obstáculos que le ponen freno al crecimiento profesional.

“Nosotras desde Mujeres CAME nos ocupamos de mirar a las mujeres. Hay muchas mujeres que no se sienten capacitadas, que no tienen ganas de progresar, a las que les falta incentivo. A veces necesitan mirar alrededor y ver las oportunidades que se presentan, y la sociedad debe acercar esas oportunidades. Debemos ser generosas entre las mujeres, darles espacios, capacitación. Creo que esta pandemia nos dejará un gran aprendizaje, nos enseñó a valorar lo importante, nos está preparando para el mundo que se viene”.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*