COLUMNISTAS

Parece que derrapó don Mempo

Compartí este articulo en:

Más perniciosas que las falsedades totales, suelen ser las verdades a medias, o las afirmaciones que basándose en generalidades ciertas, incluyen temas puntuales erróneos o sin los debidos fundamentos.

Esto evidencian varias de los temas que en un reciente artículo (Página 12 – 28/12/2020), en apretada síntesis expuso el conocido y respetado analista Mempo Giardinelli, en el que analizó aspectos de la minería y el Sector Nuclear Argentino, así como el accionar del gobierno de Chubut; escrito con el cual tengo varias coincidencias, como el repudio al accionar del menemismo, que como paso previo a la disolución nacional (eso no lo dice Mempo, pero es el objetivo permanente de los personeros locales del neoliberalismo salvaje), fraccionó entre las provincias el poder de decisión y el poder de policía, en las muy estratégicas actividades mineras e hidrocarburíferas, estando los Estados provinciales dudosamente capacitados para negociar en un plano de igualdad con los grandes grupos económicos extranjeros que operan en esas áreas económicas.

Lo mismo, con salvedades -previo avales científicos-, a posicionarnos en contra de eventuales contaminaciones que puede provocar la minería. Lo cual es muy distinto al cortante y extremista “no a la minería”, incluyendo en eso a la mega minería a cielo abierto, si se hace respetando todos los protocolos legales y ambientales, coherentemente establecidos con soportes científicos, en la vereda opuesta del fanatismo del ultra ecologismo cavernario.

También coincido con las críticas a las presiones del macrismo, que instó a las provincias a perpetrar nefastos e impagables mega endeudamientos en divisas extranjeras.

El intelectual chaqueño escribe muy bien, y también sus reportajes verbales son habitualmente interesantes, precisos, fervorosos, matizados muchas veces con pizcas de picantes aristas no exentas de cierta simpatía espontánea.

Parto del respeto personal, y del aprecio que prima facie me resulta alguien que nació y vive en la ciudad en la que cursé mis estudios universitarios de grado.

Pero como la verdad y la precisión conceptual son valores que deben primar, analicemos un par de aristas al menos discutibles, del citado artículo.

Por una parte, el explícito aval del intelectual chaqueño, a la postura muy teñida de fundamentalismo ecolátrico, del “no total a la minería”, que demoniza una importante actividad económica, la cual bien implementada y manejada, puede y debe ser uno de los grandes motores socio económicos de muchas provincias patagónicas y cordilleranas, entre ella Chubut, a la cual menciona.

Viniendo de una personalidad tan relevante, como la de Don Mempo, sería mucho más constructiva una postura más prudente, con las debidas salvedades, que deje la puerta abierta al desarrollo minero racional, y vinculado a ello, a la industrialización argentina de los valiosos minerales a extraerse.

Y en eso último cabe ser muy firmes, pues de primera mano, conozco la postura “libremercadista” y claramente antiindustrialista, de ciertas dirigencias mineras, que tienen como objetivo de máxima implementar acá el “modelo chileno”, que como bien se sabe pese a que los grandes medios lo ocultan, promueve un Estado enanizado y totalmente alineado con los grandes grupos empresarios transnacionales, subordinado explícitamente al modelo de economía primaria, solamente exportadora de materias primas.

Otro tema en el que Don Mempo derrapó fuertemente, es al pasar a operar de hecho en abierta oposición al desarrollo pleno del Sector Nuclear Argentino, el cual es un verdadero orgullo nacional, muy poco conocido por el argentino medio, por la nula difusión de sus relevantes logros, ocultados por la “gran prensa” portuaria y sus acólitos, pero también a consecuencia de la notable incapacidad de los científicos para difundir debidamente los múltiples y constantes logros alcanzados. Todo eso sin desdeñar el rol malicioso y mendaz, de las ONGs transnacionales británicas y otras (como Greenpeace, WWF y otros), y sus subordinados y/o asalariados locales.
La opinión vertida por Don Mempo respecto al proyectado repositorio nuclear de Gastre, evidencia una postura muy afín al ecologismo cavernario, y un notable desconocimiento de los fundamentos técnicos del Sector Nuclear Argentino. Lamentable, viniendo de ese reconocido intelectual, que no muestra conocer mucho de Energía ni de núcleo electricidad, pero que con su postura induce a la confusión y falsedad conceptual grosera, sin duda incurrida sin mala fe.

Debería haberse informado debidamente, antes de denostar el proyecto del repositorio nuclear de Gastre, que fue planificado con rigor técnico por los altamente calificados profesionales de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), con la expresa y única finalidad de dar destino final muy seguro y muy racional, al combustible nuclear ya usado y a otros implementos menores (como herramientas varias, tambores, etc.) que pudieron estar en contacto con materiales radioactivos, todos los cuales son procesados con extremo cuidado y alto profesionalismo, bajo protocolos muy estrictos de la propia CNEA y de la OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica), cuyo Director General no por casualidad es hoy un argentino.

Esos voluminosos residuos radioactivos, están almacenados en grandes piletones, cubiertos de agua común, siendo totalmente inocuos al medio ambiente. Yo mismo pude estar parado sobre uno de esos piletones, hace algunos años, sin riesgo alguno, en una de las varias visitas que hice a la CNEA, en las cuales sin duda pude ampliar mucho mis conocimientos sobre el tema, no solo en conferencias y otros eventos similares, sino también dialogando en tono sincero y cordial, con varios profesionales y empleados de carrera de ese prestigioso ente.

Esos piletones, ubicados cerca de las centrales nucleares, debieron ser el depósito temporario, habiéndose planificado su destino final en un gran repositorio, cuidadosamente escogido por su suelo pétreo y en zona no sísmica, en instalaciones de muy alta seguridad muy bien diseñadas, que era lo planificado en Gastre, Chubut…sin riesgo alguno para la población y todo su entorno.

Las habitualmente muy pobres y muy tardías difusiones de estos y otros temas, por parte del muy eficiente pero muy poco comunicativo Sector Nuclear Nacional, sumado a las por lo general pobrezas muy acentuadas de conocimientos en estos y otros temas de gran complejidad técnica, por parte del variopinto conjunto de funcionarios públicos y políticos de todos los signos, y al desconocimiento total de la población en general (anestesiada e incluso muy mal orientada por el periodismo pasatista y en muchos casos mercenario), dejó el campo libre al accionar insidioso y claramente antinacional, de las grandes ONGs de corte fundamentalista, cuya finalidad real es impedir el desarrollo nacional y sembrar el conformismo respecto al subdesarrollo crónico, mediante el placebo del pseudo conservacionismo a ultranza.

En ese contexto, y con el “aliciente” de poderosos presupuestos manejados por esas ONGs británicas, europeas y norteamericanas, le fue fácil al fundamentalismo sembrar el terror mediático, inventando supuestas “grandes contaminaciones” e incluso imposibles “explosiones nucleares” (una aberración, si se parte de material radioactivo ya usado y desgastado), con todo lo cual “crearon el clima” para que el malinformado común de la gente, en tropel termine apoyando a los mercenarios del ultra ecologismo.
Que después, los gobiernos impresentables y marcadamente antiargentinos, de Menem y De La Rúa (predecesores directos del apátrida macrismo), genuflexos ante los poderes supra nacionales del Atlantismo, hayan operado para convertirnos en dócil basurero del mundo (no solo de residuos radioactivos, sino de todo tipo de residuos químicamente peligrosos), eso es otra historia, y de ningún modo cabe asociar esas iniquidades, al proyecto original ni a las intenciones reales de la CNEA.

Todo eso lo omite, Don Mempo, sumándose “alegremente” a la parafernalia vocinglera y mentirosa del ultra ecologismo, temas de los cuales evidencia saber muy poco. Es lamentable, y sin duda demostraría grandeza de alma, si el citado intelectual reconociera su error y rectificara posturas.

Dejo de lado, por no poseer informaciones suficientes, las criticas hechas por Don Mempo al actual gobierno provincial de Chubut, coincidiendo que el precedente distó mucho de ser destacable y/o productivo, incluso por sus apoyos a los negociados escandalosos –y poco conocidos por el común de la gente-, que son las ultra promociones de las muy costosas y nada eficientes energías eólica y solar (lo cual omitió totalmente el conocido intelectual chaqueño). Pero este ya es otro tema.


Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*