Por la reforma de Macri, Coca Cola amenaza con frenar inversión de US$1.000 millones

Los fabricantes de bebidas sin alcohol y gaseosas azucaradas exigen al Gobierno reglas equitativas, luego de que Mauricio Macri diera marcha atrás con el impuesto a los vinos y espumantes, previsto inicialmente en el proyecto de reforma tributaria. En este contexto, trascendió que la empresa multinacional Coca-Cola está evaluando frenar el plan de inversión de US$1.000 millones que prometió el presidente y Ceo de la compañía a Mauricio Macri en Davos 2016.

La reforma tributaria que impulsa el Gobierno nacional ya generó un conflicto con las provincias vitivinícolas, que lograron que Mauricio Macri elimine del proyecto el impuesto que gravaría a los vinos y espumantes. Y ahora, los fabricantes de bebidas sin alcohol exigen al Gobierno reglas equitativas.

De hecho, trascendió que la empresa multinacional Coca-Cola está evaluando frenar el plan de inversión de US$1.000 millones que prometió el presidente y Ceo de la compañía a Macri en Davos 2016. En ese momento, ambos habían trazado un plan de negocios para los próximos cuatro años.

Según fuentes de la empresa, citadas por Cronista, también dejarían de comprar jugo concentrado en la Argentina. El año pasado la compra fue de US$250 millones, 80% para exportación de limón, manzana, naranja, peras, pomelo, uva y durazno del NOA, NeA y Alto Valle.

Se especula que esta decisión tendría que ver con el proyecto que anunció el Gobierno recientemente de elevar los impuestos internos para las gaseosas azucaradas del actual 8% al 20%.

Esta tarde, los representantes de las empresas nucleados en la Cámara Argentina de la Industria de Bebidas sin Alcohol (CADIBSA) mantendrán una nueva reunión con funcionarios del Gobierno con la “expectativa” de que finalmente se revea el impuesto, tal como se hizo con los viñateros, según dijeron a ámbito.com fuentes sectoriales.

“La verdad que la marcha atrás con el impuesto al vino nos sorprendió y creemos que es una medida absolutamente discriminatoria contra las economías regionales, contras las provincias a las cuales nosotros les demandamos insumos”, sostiene Esteban Agost Carreño, vocero de CADIBSA.

La cadena de valor de la industria de las bebidas sin alcohol tiene como primer eslabón a los productores agropecuarios de 12 provincias. Además de la producción de azúcar, el sector demanda alrededor del 50% de la producción de naranjas y pomelos del Litoral; entre el 5% y 20% de la producción total de otras frutas como manzanas, uvas, manzanas y duraznos provenientes de Cuyo y el Alto Valle de Río Negro. A lo que se suma el 80% de la molienda húmeda del maíz que se usa para la fructuosa, abastecida desde la región pampeana y central del país.

El sector genera en Argentina más de 26.000 empleos directos y representa el 0,5% del PBI del país, con ventas que superan los 100.000 millones de pesos al año.

Según el informe “Evaluación económica de aumento de impuestos internos en la cadena de bebidas sin alcohol” realizado por la consultora Abeceb, el impuesto impactaría de manera negativa en la s 12 provincias que en conjunto representan un 86% del PBI nacional y un 87% del valor bruto de producción (VBP).

El 85% de las bebidas sin alcohol se vende en comercios de barrio, almacenes, autoservicios, quioscos y despensas y representan aproximadamente el 540% de sus ingresos. Por la elasticidad de la demanda que tiene el sector (0,91), un mayor impuesto significaría una merma en el consumo y eso representaría menores ingresos para miles de familias”, sostuvo CADIBSA en comunicado.

En ese sentido, Agost Carreño alertó que “si el Gobierno pone el impuesto se ponen en riesgo 5 mil puestos de trabajo en toda la cadena de valor, desde el productor agropecuario hasta el pequeño comerciante”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password