¿Qué tan sexista es Hollywood? Geena Davis tiene las cifras

Cuando se trata de cuantificar los prejuicios en el entretenimiento popular, la ganadora del Oscar está en su propia liga.

Compartí esta noticia !

“Transforming Spaces” es una serie sobre mujeres que impulsan el cambio en lugares a veces inesperados.

Por Chris Colin, New York Times. Geena Davis y su familia regresaban de cenar en su pequeño pueblo de Massachusetts cuando su tío abuelo Jack, de 99 años, comenzó a desviarse hacia el carril de tráfico contrario. Davis tenía unos 8 años, y estaba flanqueada por sus padres en el asiento trasero. La cortesía impregnaba el automóvil, la familia, tal vez la época, y nadie hizo un comentario sobre lo que estaba sucediendo, incluso cuando otro automóvil apareció en la distancia, acelerando hacia ellos.

Al final, momentos antes del impacto, la abuela de Davis hizo una gentil sugerencia desde el asiento del copiloto: “Un poco a la derecha, Jack”. No chocaron por centímetros.

Davis, de 67 años, relató esta historia en su autobiografía de 2022, Dying of Politeness (Morir de cortesía), un compendio de los valores gentilmente asfixiantes que había absorbido cuando era niña, y que muchas otras niñas también absorben: Aplazar. Seguir la corriente para llevarse bien. Todo está bien.

Por supuesto, la actriz ganadora del premio de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos abandonó esa docilidad hace mucho tiempo. Desde Thelma y Louise y Mi propia liga hasta el drama adolescente de este año, Fairyland, la docilidad del asiento trasero simplemente no era una opción. De hecho, el dominio de sí misma es lo que la caracteriza. (O una de las cosas que la caracteriza. Pocos perfiles han dejado de mencionar su membresía en Mensa, su fluidez en sueco o su destreza de calibre olímpico en el tiro con arco). Sin embargo, cultivar su propia audacia fue solo la primera fase.

El próximo año se cumplirán dos décadas de la creación del Instituto Geena Davis sobre Género en los Medios. Cuando su hija era apenas una bebé, Davis no pudo evitar notar que los personajes masculinos superaban ampliamente a los femeninos en los programas de televisión y películas infantiles.

“Sabía que todo está completamente desequilibrado en el mundo”, afirmó hace poco. Pero estábamos hablando del reino de la fantasía; ¿por qué no debería ser 50/50?

No eran solo los números. La forma en que se representaba a las mujeres, sus aspiraciones, la manera en que se sexualizaba a las niñas y las jóvenes: en toda la programación infantil, Davis observó una visión desconcertantemente distorsionada de la realidad que se transmitía a mentes impresionables. Mucho antes de que los términos “diversidad, equidad e inclusión” entraran en el léxico, Davis comenzó a mencionar este cisma de género cada vez que tenía una reunión de la industria.

“Todos decían: ‘No, no, no, solía ser así, pero ya se arregló’”, relató. “Comencé a preguntarme, ¿qué pasaría si tuviera los datos para demostrar que tengo razón en esto?”.

En medio de las causas pregonadas en Hollywood, Davis se propuso recopilar datos de manera discreta. ¿Qué tan malo es exactamente ese cisma? ¿De qué otras maneras se manifiesta? Más allá del género, ¿quién más está siendo marginado? En lugar de discursos y listones, y con patrocinadores que van desde Google hasta Hulu, el equipo de investigadores de Davis comenzó a recopilar pruebas concretas.

La actriz no fue la primera en señalar las disparidades en la industria del entretenimiento popular. Pero al aprovechar su reputación y sus recursos —y al utilizar de forma contundente la tecnología para identificar el problema—, hizo que una verdad nebulosa tuviese datos concretos y ofreció a los infractores un camino discreto hacia la redención. (Si bien el instituto se centró primero en datos sobre género, ahora sus análisis se extienden a temas de raza/etnicidad, LGBTQIA+, discapacidad, personas mayores de 50 años y tipos de cuerpo. Por ejemplo, un hallazgo terrible al azar: los personajes con sobrepeso tienen más del doble de probabilidades de ser violentos).

Te puede Interesar  Papel Prensa: la Cámara Federal confirmó el sobreseimiento de Héctor Magnetto, Bartolomé Mitre y Ernestina Herrera de Noble
Geena Davis recibiendo el Governors Award por su instituto durante los Primetime Emmy Awards del año pasado. A su derecha, la actriz Sarah Paulson, a la izquierda, la guionista Shonda Rhimes. Junto a ella, Madeline Di Nonno, presidenta y directora ejecutiva del instituto.

Incluso si estás preparado para conocerlos, los hallazgos del instituto son impactantes: en las 101 películas con clasificación general más taquilleras entre 1990 y 2005, solo el 28 por ciento de los personajes con diálogo eran mujeres. Incluso en escenas de multitudes —incluso en escenas de multitudes animadas— el número de personajes masculinos supera por mucho a los femeninos. En las 56 películas más taquilleras de 2018, las mujeres retratadas en posiciones de liderazgo tenían cuatro veces más probabilidades que los hombres de aparecer desnudas. (Los cuerpos del 15 por ciento de ellas fueron filmados en cámara lenta). Mientras que hace un siglo las mujeres habían sido completamente esenciales para la industria cinematográfica en ciernes, ahora estaban en un segundo plano cuantificable, aunque sexi.

“Cuando comenzó a recopilar los datos, fue algo increíble”, afirmó Hillary Hallett, profesora de Estudios estadounidenses en la Universidad de Columbia y autora de Go West, Young Women! The Rise of Early Hollywood. “Este ya no era un sentimiento vago. Ya no ibas a poder asegurar que solo se trataba de una diatriba feminista. Ya podías decir: ‘Mira estas cifras’”.

Fuera de la pantalla, Davis es, a ratos, reservada o chistosa: responde a las preguntas de manera reflexiva, con una carcajada desenfrenada. (En un momento, pronunció la palabra “actuar” de forma tan teatral que temió que fuera difícil precisarla en este artículo). En una tarde reciente en Los Ángeles, se tomó un descanso del proceso de ilustrar el libro infantil que había escrito, The Girl Who Was Too Big for the Page.

“Crecí siendo muy acomplejada por ser la estudiante más alta —no solo entre las niñas— de mi salón”, contó. “Tuve un deseo durante toda la infancia de ocupar menos espacio en el mundo”.

Con el tiempo, comenzó a mirar más allá de su estatura —1,82 metros—, hacia los mensajes insidiosos que refuerzan esa inseguridad.

“Hollywood crea nuestra narrativa cultural: sus sesgos se filtran al resto del mundo”, afirmó en This Changes Everything, conocido en español como Por la igualdad en Hollywood, el documental de 2018 que produjo sobre la desigualdad de género en la industria cinematográfica. La producción toma su nombre de la incesante frase que escuchó tras el éxito de Thelma y Louise y más tarde de Mi propia liga. Finalmente, se había demostrado el poder y la rentabilidad de las películas centradas en mujeres (¡esto lo cambia todo!) y luego, año tras año, nada.

Fue aquí donde Davis plantó su determinación, en la disputa sobre por qué persisten ciertas injusticias y cuál es la mejor manera de combatirlas. Mientras que movimientos como el #MeToo y Times Up señalan actos deliberados de monstruosidad, el suyo sería el universo más maleable de los prejuicios inconscientes. ¿Elegiste sin pensar que ese doctor fuera un hombre? ¿Contrataste a ese director blanco y heterosexual porque comparte tus raíces? ¿Pensaste que estabas diversificando tu película, cuando en realidad solo estabas reforzando viejos estereotipos? (como el de la “latina ardiente”, por ejemplo).

Es un optimismo tenaz lo que impulsa el activismo de Davis, una fe en que Hollywood puede reformarse de manera voluntaria. Ahora, cuando acude a una reunión, va armada con las últimas investigaciones de su equipo y con la convicción de que se producirán mejoras.

“Nuestra teoría del cambio se basa en que los creadores de contenidos hagan el bien”, afirma Madeline Di Nonno, presidenta y directora ejecutiva del instituto. “Como dice Geena, nunca avergonzamos ni culpamos. Tienes que elegir tu carril, y el nuestro siempre ha sido: ‘Colaboramos contigo y queremos que lo hagas mejor’”.

Te puede Interesar  Amigo de nobles, estrellas y presidentes: una entrevista a Ángel Pato García

Si los educados familiares de Davis que iban en el auto puede reaccionar ante el peligro que se avecina, quizás los cineastas puedan llegar a ver el daño que están perpetuando.

“No todo el mundo está intentando perjudicar a las mujeres o a la comunidad negra a propósito”, afirmó Franklin Leonard, productor de cine y televisión y fundador de Black List, una plataforma popular para guiones que no se han producido. “Pero las decisiones que toman sin duda tienen esa consecuencia, independientemente de lo que crean sobre su intención”.

Y añadió: “No es algo de lo que la gente sea consciente. Además, no hay pruebas documentales, solo se puede revelar en conjunto. Lo que destaca el valor del trabajo de Geena”.

Geena Davis, wearing a plaid coat over a white shirt, smiles at the camera while sitting for a portrait.
“Hollywood crea nuestra narrativa cultural: sus sesgos se filtran al resto del mundo”, dijo Davis en Por la igualdad en Hollywood, el documental que produjo en 2018 sobre la desigualdad de género en la industria cinematográfica. Credit…Magdalena Wosinska para The New York Times

Una característica única de los esfuerzos del instituto es su asociación con el Laboratorio de Análisis e Interpretación de Señales de la Universidad del Sur de California, que utiliza software y aprendizaje automático para analizar guiones y otros medios. Una herramienta nacida de esa colaboración, Spellcheck for Bias, emplea IA para escanear guiones en busca de estereotipos y otras opciones problemáticas. (Janine Jones-Clark, vicepresidenta ejecutiva de inclusión del equipo global de desarrollo de talentos e inclusión de NBCUniversal, recordó una escena de un programa de televisión en la que una persona de color parecía actuar de forma amenazadora hacia otro personaje. Una vez señalada por el software, la escena se volvió a rodar).

Aun así, los progresos han sido desiguales. En 2019 y 2020, el instituto informó que la paridad de género para los personajes principales femeninos se había logrado en las 100 películas familiares más taquilleras y en los programas de televisión infantiles con mayor calificación de Nielsen. Casi el 70 por ciento de los ejecutivos de la industria familiarizados con la investigación del instituto hicieron cambios en al menos dos proyectos.

Sin embargo, las mujeres representaron solo el 18 por ciento de los directores que trabajaron en las 250 películas más populares de 2022, solo un uno por ciento más que en 2021, según el Centro para el Estudio de la Mujer en la Televisión y el Cine; el porcentaje de personajes femeninos asiáticos y asiático-estadounidenses importantes cayó del 10 por ciento en 2021 a menos del 7 por ciento en 2022. Un informe de McKinsey de 2021 reveló que el 92 por ciento de los ejecutivos cinematográficos eran blancos, menos diversos que el gabinete de Donald Trump en aquel entonces, como bien señaló Leonard de Black List.

“Creo que esta industria se resiste más al cambio de lo que cualquiera se imagina”, agregó. “Así que aprecio muchísimo a cualquiera, y en especial a alguien con la experiencia de Geena, que haga las cosas no glamorosas para intentar cambiarla, en las trincheras de la batalla con hojas de cálculo de Excel”.

Davis no ha dejado su trabajo. (Próximamente tendrá un papel en Pussy Island, un thriller de Zoe Kravitz en su debut como directora). Pero la actuación comparte cartel con sus libros, el Festival de Cine de Bentonville centrado en la diversidad que puso en marcha en Arkansas en 2015, incluso las montañas rusas en las que se sube por la equidad. (Sí, Thelma es ahora consultora de género de Disney para sus parques temáticos y resorts).

“Definitivamente, vamos en la dirección correcta”, dijo. “Bill Gates se definía como un optimista impaciente, y eso me parece muy bien para lo que soy”.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin