Devolviendo resultados: fila1 fila2on fila3on fila4on

Reducir el consumo de plástico, un nuevo desafío para los gobiernos

Cada año, alrededor de 11 millones de toneladas de residuos plásticos acaban en los cuerpos de agua, según la ONU. Se prevé que en las siguientes dos décadas la cifra se triplique.

Desde las botellas, sorbetes de plástico, maquillaje, ropa, detergentes, envoltorios de comida, entre tantas otras cosas, todo lo que usamos viene envuelto en plásticos. Muchas veces incluso la fruta en supermercados, está envuelta en plástico.

Es muy difícil señalar la magnitud del problema del plástico en el planeta. Cada año, alrededor de 11 millones de toneladas de residuos plásticos acaban en los cuerpos de agua, según las Naciones Unidas. Se prevé que en las próximas décadas esta cifra se triplique. Ante esta crisis, 175 países miembros de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente acordaron desde marzo, elaborar un tratado para reducir el uso del plástico antes de finales de 2024.

​​En consecuencia, todas las especies marinas, desde el plancton y los moluscos, hasta las aves, las tortugas y los mamíferos, se enfrentan a riesgos de intoxicación, trastornos del comportamiento, inanición y asfixia. Los corales, los manglares y los pastos marinos además están sofocados por desechos plásticos que les impiden recibir oxígeno y luz.

Informe: “De la contaminación a la solución: una evaluación global de la basura marina y la contaminación Plástica”. Fuente: ONU

El cuerpo humano también es vulnerable a la contaminación que generan los residuos plásticos en las fuentes de agua, lo cual podría causar cambios hormonales, trastornos del desarrollo, anomalías reproductivas y cáncer. Los plásticos son ingeridos a través de los productos del mar, bebidas e incluso la sal común, pero también penetran en la piel y pueden ser inhalados cuando están suspendidos en el aire.

La basura marina y la contaminación por plásticos además afectan la economía mundial. Los costos que acarrea la contaminación por plásticos en el turismo, la pesca, la acuicultura y otras actividades, como las limpiezas, se estimaron en US$ 6.000-19.000 millones en 2018. Y se proyecta que para 2040 podría haber un riesgo financiero anual de US$ 100.000 millones para las empresas si los gobiernos exigen que cubran los costos de la gestión de residuos en los volúmenes esperados.

Las empresas, no los individuos, son los mayores infractores. En concreto, hay 20 empresas que producen más de la mitad de todos los plásticos de un solo uso, según un análisis de 2021 de la fundación australiana, sin fines de lucro Minderoo. Una de ellas, el gigante petrolero Exxon Mobil Corp. es considerado el mayor contaminante de plástico en el mundo. Pero eso, no impide que individuos por decisión propia intenten reducir su propia huella de plástico, aunque solo sea por un mes.

Fotografía: Duke Duggleby

Cómo usar menos plástico

Un ejemplo, de tomar la decisión de reducir el uso de plásticos, es el de Rebbeca Prince-Ruiz, quien jamás pensó ser la creadora de un movimiento mundial que se llama “Plastic Free July” (Julio libre de plástico). “Nunca me propuse iniciar un movimiento mundial”. “Empezó la última semana de junio de 2011, cuando visité una instalación de reciclaje por primera vez… Me sentí realmente abrumada solo con ver lo que tiramos como sociedad”.

Prince-Ruiz, en su Australia natal, luego de decidir dejar de consumir plástico, animada contó su decisión a sus compañeros, preguntando si alguno más quería unirse. Julio estaba próximo. En estos 11 años, varios millones de personas de 190 países han participado en la campaña, según un estudio encargado por la organización.

Para reducir el consumo de plástico, sea en julio o en cualquier otro mes, lo mejor es “simplemente mirar qué plásticos hay en tu vida” dice Prince-Ruiz. “Echa un vistazo a tu basura, a tu nevera, a tu despensa, a tu papelera en el trabajo. Escoge uno o dos elementos para intentar abordarlos, porque si intentas hacerlo todo -y créeme que lo he intentado- puede ser realmente abrumador”,

Afortunadamente, algunos de los artículos de plástico más fáciles de eliminar son los que se utilizan a diario.

Análisis del impacto del consumo de plásticos. Informe: “De la contaminación a la solución: una evaluación global de la basura marina y la contaminación Plástica”. Fuente: ONU

Envoltorios de alimentos

Optar por frutas y verduras a granel, en lugar de productos preenvasados es una forma de deshacerse del plástico. Y dependiendo de la compra, hay otras maneras de limitar el consumo de envases.

“En nuestra casa se bebe mucho zumo de naranja”, señala Judith Enck, de Beyond Plastic. Así que “cambio las botellas de plástico por el concentrado de naranja congelado y compro dos jarras de cristal reutilizables para servirlo.

Vasos, tazas y botellas de agua

Según la Organización Internacional del Café, cada año se consumen, casi siempre con un solo uso, más de 600 mil millones de vasos de plástico. Muchos de ellos terminan en el mar y en lugares naturales contaminándolo casi todo, pues se toman nada menos que entre 100 y 400 años en degradarse.

Fotografía: Jack Taylor

Así como en cada fiesta la solución para atender a los invitados, aún más con la pandemia es el uso de vasos desechables. Al igual que con las botellas de agua de plástico, que también son muy utilizadas.

Según la EPA, solo el 29% de las botellas y tarros de plástico de tereftalao de polietileno (PET), así como las botellas naturales de plático de polietileno de alta densidad (HDPE), se reciclaron en 2018. En el 2020 se levantaron más de 600000 botellas de plástico para bebidas en las limpiezas costeras internacionales, lo que la convierte en el segundo elemento más encontrado, según Ocean Conservancy.

Bolsas Reutilizables

Las bolsas de plásticos, son otro elemento por el cual empezar si se trata de reducir el consumo, la mejor opción son las bolsas reutilizables. De las 4,2 millones de toneladas de bolsas, sacos y envoltorios de plásticos producidos en 2018, solo el 10% se recicló, según la EPA. Casi 275000 bolsas de plástico de supermercado se encontraron en las costas de todo el mundo el año pasado, según Ocean Conservancy.

Según un informe de la ciudad de Buenos Aires, cada año, los supermercados, hipermercados y autoservicios de la ciudad consumen más de 500 millones de bolsas. Con esa cantidad, si se formara un sendero se obtendría una línea de 275 mil kilómetros, suficiente para dar casi 7 vueltas alrededor del planeta en la línea del Ecuador.

En la actualidad varias legislaciones provinciales, recomiendan la disminución progresiva en el uso de bolsas plásticas, recomendando su cambio por elementos biodegradables, o reutilizables, a fin de disminuir la huella plástica.

Otra de las legislaciones, es la prohibición del uso del sorbete de plástico, así como muchos otros elementos, que se recomienda cambiar por elementos reutilizables, o biodegradables.

Si bien las acciones individuales no son suficientes para paliar el impacto del uso de los plásticos, según lo recopilado por el movimiento de “julio sin plástico”, lograron “evitar 300 millones de kilogramos de residuos plásticos, además de 2,1 millones de toneladas de residuos en general”.

Cada vez más, gobiernos y empresas se suman a esta visión eco friendly, en búsqueda de la sustentabilidad, así como la población es más consciente del impacto ambiental y los daños que produce el uso indiscriminado de productos plásticos y no biodegradables.  

Ver informe de la ONU

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE