Reflexión sobre la Nota “Ley 25.080, un balance necesario” por Federico Padolsky

Con respecto a la Nota s/ “Ley 25.080, un balance necesario” por Federico Padolsky me permito está REFLEXIÓN:

LO FORESTAL ESTÁ MUY VINCULADO CON NUESTRA COTIDIANEIDAD.
Cuestión polémica pero necesaria, se debería hacer en muchos otros órdenes, nosotros también planteamos, como Colegio la evaluación de la eficacia operativa de la ley 26.331; muchos matices, en virtud de las variables involucradas, pero donde, sin dudas, debemos tener una muy clara VISIÓN como provincia y región (nos marca el rumbo).
Interesante el planteo, está bueno que se pueda abordar con mucha honestidad intelectual y profesional, con mucha información y conocimiento.
Esto implica, necesariamente, debatir el MODELO PRODUCTIVO de MISIONES, que está bueno hacerlo, siendo muy conscientes de la compleja realidad territorial, ambiental, social y productiva que ello implica y sin dudas, son muchas las variables que deben involucrarse en su abordaje, con ser lo: ambiental, territorial, económico-productivo (la distribución de la renta productiva), social, cultural, jurídico-legal, técnico, académico, político e institucional; en el marco de un modelo de desarrollo sostenible provincial.
El abordaje se debe dar desde la complejidad y diversidad de los mosaicos territoriales rurales, a fin de conciliar intereses socio-productivos con los de protección eco-ambiental, buscando dentro de las posibilidades técnicas, legales, sociales, económicas y político-institucionales, soluciones estructurales, en el marco de un ordenamiento territorial, que tienda a conciliar los compromisos de la conservación y el desarrollo.
Hay mucho por contribuir y aportar en este sentido, pero hagamos desde una mesa de diálogo participativa, plural, donde no hay verdades absolutas; con posiciones proactivas y siendo constructivos; con espíritu autocrítico, es necesario también; pero sin pre-conceptos o posiciones anti, nadie puede estar ausente en este proceso, en particular los Consejos o Colegios Profesionales con competencia en la temática, los que pueden aportar mucho, caso el Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones.
Debemos involucrarnos con mucha seriedad, asumiendo el compromiso y la responsabilidad que ello demande.
Lo forestal está muy vinculado con nuestra cotidianidad, desde que nacemos hasta que partimos a la última morada.
En Misiones somos forestales, como en ninguna otra provincia del país. Tener presente que dos terceras partes de la territorial (2 millones de hectáreas) están cubiertas con bosques (nativos e Implantados), con un crecimiento maderable superior a los 15.000.000 de m3-año, con una estructura Foresto-Industrial significativa y relevante; con una Institucionalidad Forestal sustentada en 37 años de existencia del Ministerio de Ecología y RNR, con el Ministerio de Cambio Climático (recientemente instrumentado), el IMiBio, el InFoPro (con fuerte participación de los distintos actores de la cadena forestal productiva), el INTA, 47 años de la FCF-UNaM, 25 años del COIFORM (con más de 40 de institucionalidad técnico profesional), cámaras empresariales (con mucha trayectoria en la región), asociaciones de productores, entre otras, sustentada en una importante legislación forestal y ambiental, partiendo de la propia constitución provincial.
Misiones tiene una potencialidad para la bioeconomía forestal, cuando de los organismos Internacionales (FAO – Naciones Unidas) se tiene como lema para este año: “Los bosques consumo y producción sostenible: Elijamos MADERA SOSTENIBLE para las personas y el planeta”.
Nuestras sociedades se han desarrollado a partir de los bosques, nuestra colonización comenzó con el aprovechamiento de los bosques. Cabe acotar que los primeros datos confiables en País sobre la superficie de bosques nativos data del año 1914, por aquellos años la recopilación realizada por la Sección Bosques y Yerbales del Ministerio de Agricultura determinaba la superficies de bosques en el País en 1.068.884 km2 (más de 100 millones de hectáreas, el 36,12% de la superficie territorial del País), asignándole a nuestra provincia 25.700 km2 (casi 2,6 millones de hectáreas, sobre un total provincial de casi 3 millones de hectáreas, el 86,18% de la superficie territorial provincial). 
Los bosques son ecosistemas claves para el funcionamiento planetario, sin desmerecer, ni desconocer, el rol y la importancia eco-ambiental que cumplen los ecosistemas de pastizales y matorrales.
Los bosques son determinados por la presencia de árboles, así como por la ausencia de otro uso predominante de la tierra; comprenden a los BOSQUES NATURALES, las PLANTACIONES FORESTALES (desde la década de los 50 se viene plantando con menor o mayor intensidad) y los BOSQUES URBANOS. 
Los bosques tienen MULTIPLICIDAD de FUNCIONES, nos brindan distintos de SERVICIOS ECOSISTÉMICOS, siendo ellos los servicios de: APROVISIONAMIENTO (madera, entre otros); REGULACIÓN (por ejemplo la regulación del clima y del ciclo del agua, el control de la erosión del suelo, la polinización, etc); CULTURALES (recreativos); y SOPORTE (biodiversidad y los procesos naturales del ecosistema).
Los servicios ecosistémicos que brindan los bosques están condicionados por la GESTIÓN FORESTAL, cuyo objetivo es asegurar que estos servicios satisfagan las necesidades presentes y futura, contribuyendo al desarrollo sostenible de la región, que se debe vincular con un enfoque de paisaje regional Agro-Forestal, fortaleciendo la resiliencia de los paisajes agro-forestales y las áreas naturales protegidas; sólo el manejo sostenible de nuestros bosques garantizará su persistencia en el tiempo.
La gestión forestal (dónde los profesionales de la Ingeniería Forestal son imprescindibles) es la garantía de: conservación, perpetuidad, uso múltiple, producción sostenible y servicios ecosistémicos de los bosques.
Vivir del bosque es posible y hacerlo ayudaría a frenar el cambio climático, aprovecharlos sosteniblemente es la mejor manera de ponerlos en valor y garantizar su conservación generando riqueza y empleo.
La CIENCIA FORESTAL desde sus orígenes, hace 300 años, allá por el siglo XVIII, plantea y sostiene la sostenibilidad de los bosques.
La silvicultura debe ser un derecho esencial del hombre pues, además de cumplir una función primordial proveedora, incorpora un principio fundamental: el de conservación y mejora de los recursos naturales sobre los que se sustenta.
“Debemos ver nuestros bosques, no como herramienta para compensar nuestro sistema roto, sino como herramienta para transformar nuestro sistema económico. …la Silvicultura y el Sector Forestal tienen oportunidades sin precedentes relacionadas con su potencial para generar soluciones renovables de base biológica, estas son cruciales para descarbonizar nuestra economía y crear empleos para una transición verde. Necesitamos romper la falsa dicotomía entre conservación y producción. Con la excepción de los bosques primarios, que deben permanecer como tales, es totalmente posible crear paisajes que sean tanto resilientes como productivos. Podemos utilizar los recursos forestales para salir del sistema actual de combustibles fósiles y luego reinvertir en biodiversidad y ecosistemas saludables, que son la base misma de la bioeconomía circular. …” (Dr. Ing de Montes Marc Palahí, Director del Instituto Forestal Europeo).
Cómo Profesionales de las Ciencias Forestales debemos propiciar que se:
1) Promueva la GESTIÓN SOSTENIBLE de los BOSQUES, PRODUCTIVA, como la más eficaz estrategia de conservación positiva versus la conservación negativa;
 2) Sostenga la importancia estratégica sobre la MULTIPLICIDAD de FUNCIONES de los BOSQUES que permiten satisfacer la demanda de una población creciente versus a bosques de un solo uso;
 3) Trabaje, desde la política forestal, la academia e institucional forestal, en comunicar que la aspiración a una bioeconomía global baja en emisiones es muy coherente con una estrategia positiva de conservación de los bosques basada en el impulso a su gestión sostenible vs a la bioeconomía forestal sin gestionar los bosques.
El lema del XV Congreso Forestal Mundial 2022: “Construir futuro verde, saludable y resiliente con los bosques”. 
Los bosques gestionados sosteniblemente, son bosques vivos, los que aseguran futuro a los Pueblos.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password