Rita Núñez y las políticas género: “Es como la gota en la piedra”

Rita Nuñez se define como feminista, pero se desmarca de las etiquetas. Fue una de las jóvenes que sorprendió en la lista de diputados de la Renovación en 2019 y en los dos años como diputada, su protagonismo fue creciendo. Debutó con la Ley de Paridad de Género pero su trayectoria en el ámbito parlamentario y político se inició muchos años antes, allá por el 2007. 

La abogada cuenta con una extensa carrera  en el ámbito de las instituciones legislativas y sus aportes en la actividad parlamentaria fueron siempre impulsados a través de las áreas técnicas, en la redacción y armado de proyectos, la participación en el Digesto Jurídico Misiones y la Carta Orgánica Municipal, su rol de secretaria parlamentaria de la Convención Constituyente y la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura. 

A dos años de una entrevista grupal, en la que también participaron las entonces candidatas Soledad Balán y Anazul Centeno, Rita visitó Economis, para analizar los avances del género en la política misionera y el camino que aún queda por transitar. 

Esbozadas desde sus propias experiencias, sus apreciaciones son concluyentes respecto de cómo algunas instituciones del ámbito provincial amplían cada vez más los espacios en los que se redefinen formas y normas, hábitos y prácticas cotidianas en torno a la cuestión de la mujer. “El Poder Judicial está atravesando un proceso de cambio muy intenso, que si bien viene desde hace mucho, la pandemia puso a prueba mucho del sistema y obligó a que el sistema se esté replanteando la mirada de género”

Esta cuestión se grafica puntualmente con la vigencia y la aplicación de la Ley Micaela, que establece la capacitación obligatoria en género y violencia de género para todas las personas que se desempeñan en la función pública, en los poderes  Ejecutivo, Legislativo y Judicial, tanto en el ámbito nacional como en el provincial. 

Desde la adhesión en septiembre de 2019, el Gobierno provincial impulsa un calendario de trabajo focalizado en brindar información al respecto de la Ley Micaela en todas las entidades. En ese contexto, la diputada es una de las figuras que acompaña estas iniciativas, principalmente en actividades de capacitación destinadas al Poder Judicial y al Servicio Penitenciario. 

El desafío de generar espacios de desarrollo, formación e intercambio para lograr equidad en cualquier tipo de institución -desde la familia hasta las dependencias de gobierno-, es inmenso. una mirada consciente con perspectiva de género hacia los diferentes ámbitos profesionales, ya sea político, educativo, jurídico, incluso social; posibilita identificar y visualizar mandatos y estereotipos sexistas que limitan y condicionan el desarrollo de las mujeres.

Durante la charla con Economis, la diputada Núñez acudió a la metáfora de la gota en la piedra indicando que la visibilización y la concientización, deben ser mancomunadas y paulatinas pero también constantes, persistentes y transversales en todos los ámbitos. 

En su opinión, incorporar la perspectiva de género es sinónimo de transformar la cotidianeidad de las instituciones, las creencias y los comportamientos heredados culturalmente que ponen en jaque a la mujer y, lo más importante, debe hacerse siempre con respeto y empatía. 

Haber crecido en una familia caracterizada por el matriarcado, con las figuras de madre y abuela sumamente fuertes, le permite a comprender la postura de las personas que abordan la temática desde el dolor pero también y en simultáneo, a plantarse en su postura y generar apertura desde un lugar en el que entiende que hay estructuras que no se rompen de una sola vez, desde la mirada empática de saber en qué lugar está el otro. Generar conciencia, generar apertura. “A veces confronto con los colectivos feministas extremos, me considero moderada en las formas, porque aprendí que esa es la manera. Esa fue la forma que me resultó exitosa en una institución extremadamente machista como la Policía”, con la que interactuó en sus tiempos como responsable del Consejo contra la Tortura.

La incorporación de mujeres en espacios de decisión y poder no siempre genera igualdad y, mucho menos, legitimidad. Al respecto, Núñez entiende que “quienes estamos cerca de los 40´ somos una generación puente y en la política eso es fundamental. Creo que tuvimos la suerte de haber sido vistas y por eso nos incluyen en la política”.

Generar conciencia y modificar hábitos, es complejo, como todo proceso. “Desgraciadamente, el machismo es una cuestión cultural que atraviesa todos los géneros. Incluso dentro de los colectivos minoritarios, LGVTI, el colectivo trans, tiene que ver con un cambio de paradigma que es profundo y lento. No es una cuestiòn que con una ley la resolvés. Tiene que haber un acercamiento cotidiano…  es como la gota en la piedra, es la única manera!”. 

Esta situación es aún más acuciante en espacios alejados de los centros urbanos, en municipios más pequeños y en las colonias donde aún existen muchísimas prácticas que siguen estando naturalizadas, de abusos o iniciación sexual de las niñas, entre otras.

En su agenda legislativa, la temática de género se aborda a través de dos ejes concretos, denominados por ella misma como instrumentos de igualdad. El primero es la salud de la mujer, vinculado al cuidado, al placer y a la gestión menstrual. Y el segundo, es el fortalecimiento de la lactancia como una herramienta de igualdad, a través por ejemplo, de los lactarios como espacios de comprensión, contención y resguardo.

En su opinión, el foco en los ámbitos laborales no es un dato menor, sino todo lo contrario. “El entorno laboral debe entender la situación del puerperio, los cambios de humor y la necesidad de tener un tiempo para extraernos la leche”.

Respecto del proyecto pendiente de Provisión de Elementos de Gestión Menstrual, Rita señala que el programa está y que el proyecto marcó un antecedente muy fuerte de una decisión política. “A veces el proyecto de Ley ya es en sí mismo una herramienta política. La Ley lo que hace es garantizar que los proyectos se sostengan en el tiempo”, señaló. 

La agenda de género también se traslada al quehacer cotidiano del Consejo de la Magistratura. Al respecto, Núñez comenta que las entrevistas por ejemplo, tienen una parte muy incisiva y desgraciadamente en el marco de la profesión, aún se encuentra colegas con los que les cuesta muchísimo entender y aplicar la perspectiva de género. Al respecto, explica que cuando hablamos de perspectiva de género la gente comúnmente lo asocia a la violencia de género y no ven todas las otras cuestiones. Cuando tenés una mujer imputada tenés que trabajar desde una mirada de género y desde la situación que la llevó a delinquir. La situación socio cultural de la mujer inserta en el proceso judicial entre otras varias cuestiones”. 

Con respecto a la expulsión del juez Pedro Fragueiro, por denuncias de acoso laboral y sexual, Rita es contundente: “Hay un antes y un después del caso para el Poder Judicial y para los abogados”. 

La diputada celebra todas y cada una de las instancias del caso que conmocionó a la provincia: “Celebro la valentía de la mujer que tomó decidió hacer la denuncia y la contención de las personas que la impulsaron a hacerlo, celebro la decisión del Gobernador de no aceptar la renuncia del juez y obligarlo a que se someta al juicio”. En voz de la diputada, este caso hizo que haya muchísima conciencia pública y se les puso a los magistrados judiciales en la obligación de asumirse  como defensores de la cuestión de género. 

Mantener el género es el desafío, más allá de la Ley y tiene un alto valor significativo ya que es una caja de resonancia con la articulación y el trabajo en equipo en vistas a lograr visibilidad, acompañamiento y generación de políticas públicas. Actualmente la Cámara de Representantes tiene trece comisiones de las cuales siete están encabezadas y coordinadas por mujeres, hecho que es sin dudas un gesto político. Con los ingresos de nuevas diputadas a fin de año, las mujeres en la Cámara de Representantes no superarán el 50% de integrantes, pero el porcentaje se acercará a ese número.

En relación a las mujeres que ingresarán a la Cámara en diciembre próximo, Nùñez señaló que “no tengo presente los antecedentes de trabajo en la temática de género de las compañeras que asumen. Cada una  viene de una temática más o menos específica. Las mujeres de la Renovación son todas mujeres con mucho recorrido. Entiendo que todas saben que representan a las mujeres”

Es nuestra obligación como mujeres de la política acompañar a otras mujeres mediante la solidaridad y la sororidad. Frente a estos conceptos nuevos, que no siempre se pueden incorporar tan naturalmente sino que hay muchas barreras por derribar. “Como se acompaña y cómo se es consciente de que falta. Sabemos que tenemos mucho, pero debemos asumir que falta, tenemos que construir entre todas”

Con respecto al lugar que ocupa la temática de género en pleno proceso político, Núñez señaló que “desde la grieta no puede haber ninguna discusión seria. Solo cuestiones pasionales, que te sacan del objetivo principal que es aquello que le sucede a la gente y cuáles son las necesidades reales”. Además agregó que “el proyecto renovador desarrolla desde la conducción una capacidad de salirse de espacios que no resultan constructivos. El diálogo es posible gracias a la postura del gobernador, la conducción del partido y de los funcionarios que están dispuestos a dialogar. Celebro eso”. Estoy muy consciente de que nuestro partido es tan amplio y con tanta apertura y sobre todo tiene tantos actores que hay gente específica que se ocupa de los diálogos nacionales. Nosotros somos legisladores provinciales y nuestra prioridad es estar en la provincia, escuchar a los misioneros y generar acciones en ese ámbito. Para las cuestiones nacionales, tenemos al gobernador y a los legisladores nacionales”. 
El respeto de la Ley de Paridad de Género, la capacidad y el trabajo son los factores que hoy dan legitimidad a los espacios y cargos ocupados por mujeres en Misiones. “Entiendo que es un proceso y entiendo que falta. Y que faltan cuadros dirigenciales y que es nuestra obligación formarnos. La exigencia siempre es mayor para la mujer. Pero no negocio formación y trabajo por lugares obligados. Ese derecho y esa necesidad de que las mujeres ocupen más espacios va de la mano de la educación”.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password