Trabajar la imagen, esa búsqueda de armonía entre el estilo y la exclusividad

En un mundo irreversiblemente virtual podría resultar hasta extemporáneo ocuparse de una imagen real, si pensamos que con tan solo pequeños “retoques” resolveríamos el problema.

Sin embargo, la hiperconectividad y el contacto a través de dispositivos dejan al descubierto la necesidad de volver a las fuentes y trabajar sobre la oratoria, las relaciones humanas, el trabajo en equipo y la imagen personal.

De este último aspecto se desprenden cientos de aristas que se conjugan para llegar a una buena carta de presentación y al objetivo.

Esa es la tarea que se propone desde hace varios años la asesora de imagen Victoria Puppo. Misionera por adopción, es además licenciada en Administración de Empresas, profesión que dejó de lado para desarrollar su verdadera vocación. Hoy agradece que Posadas le haya abierto las puertas y se reconoce obsesiva en lograr que sus clientes se sientan bien. “Yo no estudié diseño de moda”, dice aunque admite que es el costado que más le apasiona. “Me ocupo del cuidado y mejoramiento de la imagen para fortalecer los puntos fuertes de quien me requiera y que no se noten las debilidades”.

Sentada detrás de su escritorio en una de las oficinas de VP Imagen, exhibe carpetas con vestidos en lápiz y papel, fotos de viajes, un perchero con diseños propios y algo de moda europea, sillones individuales, y un gran espejo en donde refleja el trabajo terminado desde un balcón con vista al río.

Hace siete años más o menos me recibí en Buenos Aires de asesora de imagen y de productora. La gente me interpreta solo como una productora de moda pero la verdad es que a mí me gustan hacer muchísimas cosas

¿Cómo se despertó tu inquietud por el asesoramiento de imagen?

Toda la vida, desde chiquita, mis amigas me pedían que las vista. Siempre quise ayudar a que la otra persona se vea bien, y no solo con el pelo o la ropa, quería que la otra persona se sintiera bien con ella misma, como una motivadora. Siempre les digo a mis amigas “no digan me queda feo”… A lo mejor no es para vos simplemente.

Cuando la persona se sienta en mi oficina y me pide un vestido yo no le vendo un vestido, le vendo toda una imagen con la que se va a lucir

Asesorás en imagen pero no solo a la persona, sino que también trabajás con  empresas.

Sí, de hecho creo que la gente no sabe bien de qué trabajo porque viene y me dice, cuánto me cobrás para hacerme un vestido y yo eso no hago. Pero sí admito que es la rama de mi carrera que más me gusta, la moda. Aunque no estudié para diseñadora de moda tal vez lo sea, porque yo imagino mis diseños, los creo, y combino el todo de la persona. La tipología del cuerpo, el color de piel, la personalidad, el estilo, el lugar al que va a asistir. Entonces cuando la persona se sienta en mi oficina y me pide un vestido yo no le vendo un vestido, le vendo toda una imagen con la que se va a lucir.

Sé que viajás mucho para perfeccionarte y traer de otras partes del mundo las tendencias. ¿Cómo está el mercado en Posadas, cuán abierta es la sociedad para aceptar eso que se usa afuera?

Cuando empecé creí que no iba a funcionar. Sin embargo, Posadas me abrió las puertas y yo tuve trabajo, entonces es como un doble discurso. Evidentemente encontré un hueco en fotografía, en preparar la imagen y tuve charlas en la facultad sobre cómo una persona se tiene que vestir para una entrevista de trabajo.

La gente cree que la imagen es si sos linda a sos fea y eso no tiene nada que ver

¿Cuál es el compromiso de las empresas con la imagen?

Cada vez más me convocan las empresas y eso no estaba sucediendo. Hay un cambio, y ese cambio creo que se da porque necesitan competir. Saben que si no mejoran, no van a vender.

La mujer misionera, cómo es, ¿es clásica, se abre a las tendencias, le cuesta?

La gente acá está cambiando, les gusta verse bien. Cuando alguien viene me doy cuenta que pide seguridad, yo lo percibo. Hay de todo, chicas que se animan a más, mujeres que necesitan encontrar su estilo. Posadas tiene mucho potencial y desde hace tres años más o menos se notó el cambio.

Todavía en Misiones creo que a la gente y a las empresas les cuesta cuidar la imagen a través de las redes sociales

¿La dirigencia política cuida su imagen?

Siempre digo, “si supieran lo que podrían hacer”. Miremos a Obama cuando hizo su campaña para llegar a presidente: Él sentado en un escritorio, con la camisa remangada nunca cruzando las manos, una sonrisa y la corbata un poco floja, el tono de voz, se ganó los votos, eso fue clave. Su imagen.

¿Y en la Argentina, que ves?

Y acá empiezan bien y después aflojan. El Presidente que tenemos ahora, sí se fija en la imagen pero porque su esposa sabe mucho del tema. En Misiones no se le da importancia a eso, y sería muy bueno que lo hicieran.

¿Cómo impacta la crisis económica en lo que hacés?

Tengo momentos buenos y malos, hay veces que no tengo nada y otras en las que no me alcanzan las horas para trabajar y no puedo dormir pensando.

Activa también en las redes sociales, Victoria abrió su tienda online para ofrecer los diseños que trae de sus viajes y con los que intenta plasmar en las calles de Misiones, las nuevas tendencias.

Opina que la moda eventualmente puede ser para cualquiera, pero “lo que no es para cualquiera es el estilo”. “Podés estar a la moda y estar mal vestido. La moda es algo que acompaña el estilo”, dice y concluye: La imagen no te resuelve lo que el contenido no te da. No lo podés sostener”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password