Un bolu…con vista al mar: Habló de “bomba” a bordo de un vuelo de Flybondi que venía a Posadas y provocó la cancelación

Esta mañana un vuelo de Flybondi que venía a Posadas fue cancelado porque un pasajero hizo una broma sobre una “bomba” en una mochila a bordo del avión, activando el protocolo de seguridad que obliga a evacuar la aeronave de inmediato.
La “bromita” -pesada, por cierto- le costó el vuelo a unos 300 pasajeros, en su mayoría misioneros, entre los 182 que debían viajar a la capital de la provincia y los que debían partir hacia El Palomar y se quedaron varias horas en el Aeropuerto General San Martin esperando una aeronave que nunca llegó.
Sucedió en el vuelo de FO 5120 en el cual 182 pasajeros, en su mayoría misioneros, debían volar esta mañana desde El Palomar hacia Posadas. El vuelo inicialmente estuvo demorado por la neblina, que paralizó las operaciones de El Palomar.
Pero cuando todos estaban arriba de la aeronave, ya avanzada la mañana, se produjo el incidente que disparó el protocolo de seguridad. La jefa de azafatas ya había cerrado la puerta del avión, los pasajeros estaban en sus asientos, cuando una de las auxiliares recorrió el pasillo verificando que los bolsos de mano estuvieran en su lugar adecuado. Allí vio una mochila y preguntó de quién era. Ahí fue cuando un pasajero bromista -que ahora está demorado por la Policía de Seguridad Aeroportuaria- se refirió a “una bomba”.
Inmediatamente, como lo establecen las normas aeronáuticas, la jefa de azafatas activó el protocolo de seguridad. El cual establece que ante un caso así, se debe informar a la torre de control y a la Policía de Seguridad Aeroportuaria. Inmediatamente el avión fue evacuado y llevado a un sitio del aeropuerto alejado, donde fue revisado exhaustivamente.
“Fue un pasajero bromista, por no decir otra cosa”, dijeron en Flybondi a Economis. La aerolínea sacó un comunicado confirmando el hecho y destacando que se cumplieron todas las normas de seguridad.
La “broma” le costó la demora a los 182 pasajeros y a una cantidad más o menos similar que estaba en Posadas aguardando que ese avión llegara a Posadas para partir hacia El Palomar. Finalmente, se decidió reprogramar el vuelo para mañana, ocasionando los trastornos en los pasajeros que nunca pudieron llegar a destino. Todo por culpa de un bromista. O como diría Alberto Fernández, flamante pre candidato a Presidente y ex jefe de Gabinete de Cristina: Lo que se dice, “un boludo con vista al mar”

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password