Una mina de hierro se impone sobre comunidades en el Cerrado brasileño

Compartí esta noticia !

Escribe Lilian Caramel en Dialogo Chino – Un proyecto de producción de mineral de hierro se enfrenta a la oposición de los residentes, que denuncian la falta de consulta y amenazas de desplazamiento

Continúa abierta una larga disputa entre las empresas que intentan desbloquear uno de los mayores proyectos mineros de Brasil y las comunidades tradicionales, que temen impactos irreversibles en su territorio ancestral como consecuencia de las obras. 

La empresa minera Sul Americana de Metais (SAM), filial de la sociedad privada de inversiones Honbridge Holdings, con sede en Hong Kong, y Lotus Brasil Comércio e Logística, empresa vinculada a SAM, tienen previsto explotar 27,5 millones de toneladas anuales de mineral de hierro en Vale das Cancelas, en el estado de Minas Gerais, en el sudeste de Brasil. Gran parte de esta producción podría destinarse a China, según la minera.

SAM dijo a Diálogo Chino que está buscando nuevos socios para ayudar a poner en marcha el proyecto. Además de la mina y otras obras importantes, el proyecto tendría la represa de relaves más grande del país, con una capacidad de 1.300 millones de metros cúbicos. Como referencia, la represa que se rompió en la ciudad de Mariana en 2015 e inundó 35 municipios tenía una capacidad de 62 millones de metros cúbicos. Las empresas detrás del nuevo proyecto también están buscando la aprobación de una licencia ambiental para el complejo minero, que ya ha demostrado ser controvertido.

Sin embargo, en su camino se interponen unas 2.230 familias que habitan la región y que afirman que no aceptarán ser reubicadas ni ver devastado su territorio. Por ello, líderes locales y organizaciones civiles acaban de concluir un protocolo de consulta libre, previa e informada a las comunidades sobre el proyecto, tal y como establece el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, el Convenio sobre Pueblos Indígenas y Tribales, 1989, del que Brasil es signatario.

El Colectivo Margarida Alves, un grupo de abogados que asesora jurídicamente a movimientos de justicia social, explica que esta consulta es un derecho de las comunidades, pero que en el Vale das Cancelas no se ha seguido el proceso adecuado, algo que describen como una realidad común en el país. “Hay una serie de proyectos que se están autorizando en todo Brasil sin incluir y respetar a las comunidades”, afirma Layza Santos, una de las abogadas del colectivo.

El objetivo ahora es llevar el caso ante las autoridades en busca de protección legal contra el megaproyecto. “Por nuestra parte, vamos a luchar mientras tengamos fuerzas”, dijo a Diálogo Chino Marlene Ribeiro, líder local y presidenta del Consejo Intermunicipal de Geraizeiro Tradicional y Territorios Vacíos. “No vamos a dejar que acaben con todo”.

El ayuntamiento estima que las obras exigirán el traslado forzoso de al menos 3.000 geraizeiros vacarianos, pueblos que han vivido en la región durante siete generaciones, y que el proyecto supone una amenaza para los cultivos alimentarios y los modos de vida tradicionales. Estos pueblos ocupan las mesetas del interior de Brasil, donde crían ganado y otros animales en zonas abiertas y colectivas, en vastas áreas que van desde la sabana del Cerrado hasta los matorrales del bioma de la Caatinga.

Un hombre junto a vacas en una zona con vegetación

Geraizeiros y vacarianos, comunidades tradicionales, crían ganado en zonas compartidas desde hace generaciones. Sin embargo, el Estado ha tardado en asignarles territorios y formalizar sus títulos de propiedad (Imagen: Vanessa Nicolav / Brasil de Fato)

Inseguridad territorial

Como la mayoría de las poblaciones tradicionales de Brasil, las comunidades del Vale das Cancelas siguen buscando los títulos de propiedad de las tierras que les han sido reconocidas.

En 2018, las 73 comunidades geraizeiro que habitan la región fueron finalmente reconocidas por la Comisión Estatal de Pueblos y Comunidades Tradicionales. Pero el Estado ha tardado en asignarles territorios a las comunidades y formalizar los títulos de propiedad de la tierra en la zona, su función según la ley. Durante décadas, el retraso del gobierno ha generado violentos conflictos en la región.

Según los líderes comunitarios, recientemente se ha completado otro paso importante en el proceso: un informe antropológico elaborado por la Universidad Federal de Minas Gerais, con la participación activa de la población local. Las comunidades esperan que el documento acelere la tan esperada regularización de la propiedad de la tierra y el legítimo reconocimiento de los títulos de propiedad como suyos.

Te puede Interesar  Promesa de “asado y cerveza” de Lula, en peligro con economía tambaleante

Desde la década de 1970, estas comunidades, asentadas en el norte de Minas Gerais, han sufrido el avance del monocultivo de eucalipto y el acaparamiento de tierras por parte de empresas y terratenientes, según la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT), organización que monitorea los conflictos rurales en Brasil.

En los últimos años, han sido objeto de intentos de buena voluntad por parte de la empresa minera SAM, que en 2008 obtuvo la autorización del gobierno federal para iniciar prospecciones mineras en la región. Se prevé que el proyecto del Bloque 8 costará 7.250 millones de reales (1.464 millones de dólares).

“SAM tiene hambre de minas”, afirma Ribeiro. “Sus empleados van todo el tiempo en camionetas, llaman a las puertas de las comunidades con documentos de dudosa procedencia e intentan ganarse la confianza de las familias que tendrán que ser desalojadas. En Navidad, repartieron panettones a los adultos y caramelos a los niños”.

En 2019, la empresa ya había gastado el equivalente a casi 148 millones de dólares en investigación minera, proyectos de ingeniería y gastos operativos, pero sigue luchando con las licencias medioambientales necesarias para que el proyecto avance.

El complejo minero previsto constaría de una mina a cielo abierto, tres represas de agua, tuberías, una línea de transmisión eléctrica, una planta de tratamiento y dos represas de relaves, una de las cuales sería la mayor del país.

Mapa de localización de un complejo minero planificado y de la zona de influencia indirecta circundante, que se solapa con el parque estatal de Grão Mogol y con una docena de territorios de comunidades tradicionales.

Fuente de datos: Defensoría Pública de Minas Gerais. Mapa: Diálogo Chino

La pulpa acuosa del mineral, la forma habitual en que se transporta la materia prima, se trasladaría a través de una tubería de 481 kilómetros, una de las más largas del mundo, de ser aprobado y completado. La intención es transportar la mercancía desde Minas Gerais hasta el puerto de Ilhéus, en el estado nororiental de Bahía, atravesando 21 municipios y los territorios de otras comunidades, hasta el mercado internacional.

La primera versión del proyecto fue rechazada por IBAMA, la agencia federal de protección medioambiental, debido a su enorme tamaño y potenciales impactos ambientales. En 2017, SAM abrió Lotus Brasil Comércio e Logística y cambió de estrategia: las dos empresas solicitan ahora licencias separadas para la tubería y la mina.

La concesión de licencias para el proyecto es actualmente responsabilidad de la Fundación Ambiental del Estado de Minas Gerais (FEAM), que dijo a Diálogo Chino que la mina se encuentra en la fase de análisis preliminar, la primera etapa del proceso. SAM declinó una entrevista, pero dijo en un comunicado que estaba evaluando el análisis de FEAM, que incluía una solicitud de nuevos estudios técnicos.

En el caso de la tubería, la FEAM aún tiene que discutir y formalizar la cooperación técnica sobre el estudio de impacto ambiental con el INEMA, su homólogo en el estado de Bahía, ya que atraviesa ambos estados. Lotus afirmó en un comunicado que está a la espera de este acuerdo de cooperación para seguir adelante con el proyecto, y que prevé producir hidrógeno verde a partir del tratamiento de los residuos generados por el transporte del mineral.

Las empresas siguen presentando el proyecto a los órganos gubernamentales de Minas Gerais y Bahía, pero no mencionan en su declaración los posibles impactos negativos de las obras en las comunidades agrícolas.

Mientras tanto, el líder comunitario Adair de Almeida critica que los implicados hayan excluido a las familias del proceso. “Las comunidades están fuera de juego”, afirma. “Los intereses económicos están por encima de todo, y la minería siempre está por encima de nosotros”. 

Patrimonio ecológico amenazado

Como región de transición entre el Cerrado y la Caatinga en el noreste, el Vale das Cancelas posee ecosistemas únicos como los pastizales rocosos de campo rupestredecenas de especies vegetales en peligro de extinción y yacimientos de diamantes de gran calidad. En las mesetas de estos paisajes, los geraizeiros plantan diversas plantas medicinales y árboles frutales como el pequi y el buriti, y también crían animales.

Te puede Interesar  Las hermanas Vera, Las pelotas se presentan este fin de semana Posadas

Para Almeida, el Cerrado, por su importancia ecológica y social, no debería recibir un desarrollo de la envergadura propuesto por SAM y Lotus: “Conceder licencias para estos proyectos sería absurdo. Es un proyecto de devastación”.

Según los informes, el bloque 8 también podría afectar a 138 manantiales, suprimiendo 57 de ellos en una región semiárida que ya sufre escasez de agua debido a las condiciones naturales, al cambio climático que provoca graves sequías y al impacto a largo plazo del cultivo de eucalipto para abastecer la producción de carbón vegetal. En la cuenca del río Jequitinhonha, donde se construiría el proyecto, varios ríos que eran perennes se han vuelto intermitentes; los arroyos se han secado en la región habitada por los geraizeiros.

A pesar de la preocupante situación, la Agencia Nacional de Aguas y Saneamiento Básico ha concedido a SAM una licencia para captar 51 millones de metros cúbicos al año ―suficiente para abastecer a una ciudad de 400.000 habitantes en el mismo periodo de tiempo― de una represa en el río Jequitinhonha, que da nombre a una de las regiones más vulnerables de Minas Gerais.  

Se trata de una región “empobrecida por políticas públicas equivocadas”, afirma Felipe Soares, educador, activista y miembro del Movimiento de Afectados por Represas (MAB). “Ninguno de los grandes proyectos que han llegado ha traído ‘desarrollo’”, señala, sugiriendo que el fortalecimiento de la agricultura familiar y de la bioeconomía sería un enfoque más coherente para el desarrollo regional.

Este gran volumen de agua se utilizará tanto para lavar el mineral como para transportar su pulpa acuosa por la tubería hasta el puerto de Bahía. Los geraizeiros temen que, si se aprueba la explotación del proyecto, haya agua para la minería, pero no para abastecer a las familias y sus campos.

“El año pasado estuvimos en estado de emergencia durante seis meses a causa de la sequía”, recuerda Almeida. Este año no es diferente: los municipios del Vale das Cancelas siguen afectados por una grave sequía, según una actualización de la Defensa Civil de Minas Gerais. 

China y el mineral de hierro

China es el mayor consumidor mundial de mineral de hierro, destinado en gran parte a su enorme industria siderúrgica, que representa más de la mitad de toda la producción mundial. Brasil es el segundo exportador mundial del producto, por detrás de Australia, y China es su principal cliente.https://flo.uri.sh/visualisation/16707642/embed

El país asiático es también el tercer productor mundial de la materia prima, pero sus yacimientos son en su mayoría de baja calidad. Además, sus minas se están agotando y el costo de producción en suelo chino es elevado. En los últimos años, su gobierno ha adoptado medidas estratégicas para respaldar inversiones en proyectos de mineral de hierro en todo el mundo y ha creado una agencia estatal centralizada de compra de mineral de hierro en 2022.

Kelly Ferreira, miembro de Observa China, una red independiente de profesionales e investigadores centrados en China, afirma que el gobierno del país asiático espera que se lleven a cabo nuevas iniciativas como la de Vale das Cancelas. “Diversificar los proveedores de materiales estratégicos es una forma de garantizar el suministro, evitando la dependencia de un solo país. Somos ricos en recursos y tenemos buenas relaciones con China, así que el interés por Brasil es natural”.

Aunque SAM y Honbridge, con sede en Hong Kong, son empresas privadas y no están respaldadas por organismos estatales chinos, la producción potencial de Vale das Cancelas podría destinarse en gran medida al mercado chino.

Pero Ferreira subraya que proyectos como el Bloque 8 deben ser viables para todas las partes: comunidades tradicionales e inversores interesados en uno de los minerales más importantes para la economía china. “Negociar zonas de menor relevancia medioambiental para dicha explotación podría ser una solución más inteligente”, concluye. 

Lilian Caramel es una periodista independiente con base en São Paulo. Cubre el sector agrícola y cuestiones relacionadas con la agricultura.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin