Volvió a repuntar la compra de dólares en bancos durante abril

La incógnita hoy en las mesas es cuándo aparecerá la demanda de empresas. Prevén mayor presión en los meses preelectorales.

En el mercado gana cada vez más lugar la percepción de que el dólar de $15,50, que hoy se ve en las pizarras, debería estar muy cercano a un piso. Los ahorristas aumentan sus compras de billetes y la salida de divisas por las ventanillas de bancos y por homebaking ya se afirma entre los u$s1.000 millones y los u$s2.000 millones diarios.

En las mesas advierten que la demanda empezó a sentirse con más fuerza en abril, después de que marzo reflejara una merma respecto del verano (cuando hay necesidades de dólares por turismo). Mañana, precisamente, el Banco Central va a informar la demanda que hubo durante el mes pasado. Pero en las entidades comentan que el verdadero movimiento empezó a notarse en esta última quincena.

En ese contexto, los bancos atendieron estas compras, hasta ahora, principalmente con dólares propios. El interrogante en el mercado es, ahora, cuándo se iniciará la demanda de billetes de empresas y bancos. Mientras tanto, ante semejante oferta de dólares por blanqueo y emisiones de deuda, el flujo no alcanza a empujar el tipo de cambio.

Las compras de ahorristas ya se ubican en un nivel que duplica al de los meses normales del año pasado. El gran salto se dio en diciembre, con el efecto que generó la elección de Donald Trump en Estados Unidos. Los ejecutivos de bancos creen no hay factores estacionales que justifiquen este nivel de demanda. Más bien atribuyen el comportamiento a una percepción de que, en la Argentina, el dólar deberá empezar a acompañar en algún momento el movimiento que muestra en otros países.

En algunos sectores ya ven las mismas señales de dolarización: las ventas de autos importados crecen por encima del 70% interanual, frente al avance del 8% que se ve en los nacionales; el turismo de argentinos hacia el exterior (el “emisivo”) aumentó un 12% en el primer trimestre de 2017 frente a un estancamiento del ingreso de extranjeros en el país (el “receptivo”); y el consumo en dólares con tarjetas de crédito avanza cerca del 40% respecto del año pasado (el que es en pesos, por debajo del 30%).

En abril se volvió a ver un repunte en el saldo en dólares que tienen los minoristas en sus cajas de ahorro bancarias, cercano a los u$s200 millones. En el sistema financiero explican que no hay muchos secretos detrás de este fenómeno: los argentinos perciben que el tipo de cambio quedó muy bajo frente al resto de los activos y aprovechan a dolarizar su cartera en busca de algún rendimiento que les permita salir airosos de la inflación. En diciembre, la compra de billetes por ventanilla o homebanking ya había alcanzado un récord de u$s3.474 millones, según las cifras oficiales del Banco Central, con lo que llegó a más que duplicar el promedio mensual del año pasado (cercano a u$s1.500 millones). Pero en enero y febrero, cuando todos esperaban una regreso a la normalidad, la dolarización siguió fuerte: hubo compras de billetes por u$s2.400 millones por mes, un registro inédito para esta época. Las ventas de dólares, en cambio, cayeron 50% respecto de diciembre, y los ahorristas reflejaron con esto una reticencia a desprenderse de sus divisas.

En las mesas creen que la voracidad de los ahorristas por los billetes podría aumentar en el tercer trimestre ante la especulación de una corrección en el tipo de cambio poselectoral.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password