¿Y si la Tercera Guerra Mundial arranca en África?

Compartí esta noticia !

El estallido social en Níger terminó pateando el tablero geopolítico, generando mucha incertidumbre acerca del futuro del rearmado político. En pleno continente africano, intereses occidentales y rusos se juegan una parada importante. 

Un golpe de estado en África, algo que a simple vista y desde la construcción ignota del colectivo imaginario, podría pensarse que es algo habitual, moneda corriente o inclusive hasta “cíclico”. Sin embargo, esta inestabilidad política en la zona del Sahel no responde solamente a factores internos, los cuales siempre existen, sino que hay un paradigma en puja. Esta vez fue Níger, quien en un arrebato social anticolonial, le puso los puntos a Francia con gran apoyo popular. Esta cúpula militar que maneja un país ardiente en términos políticos cuenta con el respaldo de gran parte del pueblo, y justamente, en esas movilizaciones se vio un detalle interesante: quemaron banderas de Francia e izaron banderas de Rusia.

Dos temas a desglosar brevemente. El problema del Sahel con Francia es algo que viene generándose desde el reparto de África entre 1884 y 1885, en donde Francia y Reino Unido se dividieron los territorios del continente a gusto y piacere

El final de la Segunda Guerra Mundial marcó el proceso de descomposición de ese orden colonial, dando como resultado una serie de repúblicas que se liberaron políticamente del yugo opresor. Más allá de eso, la presión y el dominio económico siguieron siendo una constante. De ahí, que se puede comprender parte del desarraigo con los franceses, además de cuestiones relacionadas al racismo, la mala administración y la ineficacia en el combate contra el terrorismo. 

Por otra parte, está Rusia. El país que hoy en día maneja Putin no formó parte de la conferencia imperialista del Siglo XIX. En ese momento, el Imperio de los zares tenía sus propios problemas e inclusive algunos pleitos con Oriente. La Unión Soviética tampoco marcó una presencia total en el continente africano, más allá de algunos acuerdos o cercanía con los movimientos nacionalistas, el grueso de las relaciones bilaterales o de la presencia rusa en África se da con la gestión Putin. El continente madre es un gran proveedor de materias primas, algo que se conoce hace rato, y en el juego de los recursos, Moscú le cantó real envido a Occidente. La presencia de los mercenarios de Wagner es significativa, y a los nigerinos les fueron útiles.

Te puede Interesar  Comienzan las negociaciones directas entre Rusia y Ucrania en Estambul

Dicho esto, el escenario es este: en Níger, tanto Rusia como Francia se disputan sus recursos, entre ellos uranio y oro. Como no podía ser de otra manera, el imperio está a la orden del día. 

¿Los hermanos sean unidos?

Claro, la respuesta de los países limítrofes fue inmediata, generando un sistema de alianzas, tan frágil como una copa de cristal, aunque sirve para ver los intereses de cada uno. Mali y Burkina Faso están aliados con Níger y mantienen una postura rusista, en conjunto con el creciente respaldo de Chad. En cambio, Nigeria, Senegal, Costa de Marfil y Benín se han opuesto con un repudio generalizado a lo que sucede en Níger. Las alianzas no son en vano, ya que el conflicto armado está a la vuelta de la esquina. 

Si alguno de los países nombrados previamente ataca a Níger, se activa ese sistema de defensa, y detrás de ellos vendrán las potencias. Quizás no la débil Francia, pero si Estados Unidos, quien no escatima jamás en unirse alguna pelea global si puede sacar rédito. Por otro lado, el respaldo de Níger es Rusia, y detrás está China, Irán e inclusive Corea del Norte, a quien tampoco le tiembla el pulso para mostrar su poderío militar.

 Durante décadas se teorizó sobre como podría arrancar la Tercer Guerra Mundial, casi como si fuese el destino de la humanidad, una especie de destino final. Se habló de Rusia, China y Medio Oriente, y la siempre nefasta presencia de Estados Unidos en cualquier parte del mundo. De hecho, de haber una guerra global, seguro que estos jugarían de titular en sus respectivos equipos. Lo que nadie pensó es que un frente africano podría ser el punto de partida para este conflicto. África es el continente desde donde nació el mundo, por las teorías de expansión de australopitecos y homínidos y ahora parece estar signado a ser la próxima estación de la destrucción humana, obviando las graves crisis humanitarias en las que están ahogados hace siglos.

Te puede Interesar  Entre enero y febrero el consumo interno de yerba mate sumó 41,4 millones de kilos

Pero, ¿qué pasa si esta Tercera Guerra Mundial ya arrancó y no lo sabemos? Claro, el mote de guerras mundiales es algo que surge luego, pero el mundo quizás no dimensiona la guerra híbrida en la que nos encontramos, y de alguna manera, tiene alcance mundial. El conflicto en Ucrania dio paso a una reconfiguración mundial que solo vino a reafirmar posturas, aunque el trajín de esta conflagración ya afectó a otras zonas ajenas a los tanques y las bombas. ¿Cómo lo hizo? Con la economía. Quizás ya estamos inmersos en un gran conflicto global que tiene varios frentes, el ucraniano que ya está abierto, el africano que es novedoso y el taiwanés que siempre pende de un hilo. Solamente se necesita un enfrentamiento directo para retroceder como humanidad, envueltos en la violencia política de la cual el ciudadano global nada quiere saber ni entender, solamente vivir ajeno a lo que sucede en el mundo.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin