Alianzas para los refugiados

Filippo Grandi, de ACNUR, sostiene que las soluciones a largo plazo para los refugiados van más allá de la ayuda humanitaria

Compartí esta noticia !

Escribe Bruce Edwards en F&D – Filippo Grandi, de ACNUR, sostiene que las soluciones a largo plazo para los refugiados van más allá de la ayuda humanitaria

La estabilidad financiera no se trata solo de administrar la inflación, las tasas de empleo y el gasto; Se trata de comprender cómo esos factores afectan a las personas en diferentes lugares y circunstancias. En una entrevista con Bruce Edwards de F&D, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, analiza cómo las asociaciones estratégicas entre trabajadores humanitarios y economistas pueden apoyar a los millones de personas desplazadas por la fuerza y proporcionar una base más firme para la recuperación económica.

F&D: ¿Cuál es el estado de los refugiados globales y cómo explica el aumento que hemos visto especialmente en la última década?

FG: El aumento es muy notable. Hace diez años, la población mundial de personas desplazadas por la fuerza, incluidos los refugiados, era de unos 40 millones de personas. Ahora son 103 millones y sigue aumentando. Yo llamo a esto un fracaso de nuestro mundo contemporáneo para hacer la paz. La multiplicación de los conflictos es el principal impulsor del desplazamiento de la población. Por supuesto, esto debe verse en el contexto más amplio de otros factores: factores económicos, desigualdades, demografía y cambio climático. Todo esto conspira para hacer que los movimientos de población sean cada vez más complejos.

Mi organización, ACNUR, tiene el mandato específico de proteger y ayudar a encontrar soluciones para los refugiados, las personas que huyen de la violencia, la guerra o la persecución. Hemos estado ayudando cada vez más a los desplazados internos, aquellos que huyen dentro de su propio país, sin cruzar las fronteras.

F&D: ¿Cómo decide ACNUR dónde centrar su atención y sus recursos en un día determinado?

FG: Aportamos nuestra experiencia donde podemos ser más útiles, no solo en las situaciones típicas de refugiados, como Ucrania, y situaciones prolongadas, como las de los refugiados afganos y sirios, sino también donde la intersección de causas genera movimientos de población. Por ejemplo, los muchos lugares del mundo donde el cambio climático se cruza con los conflictos, exacerbando las tensiones existentes y provocando nuevos desplazamientos, como en el Cuerno de África o el Sahel, partes de América Central y Asia meridional.

No olvidemos que el desplazamiento en sí mismo puede tener un impacto negativo en la naturaleza. Piense en la deforestación o el agotamiento de los recursos hídricos cuando también tiene grandes movimientos de población. Aquí es donde nosotros y el FMI podemos ser útiles para ayudar a los gobiernos a desarrollar políticas para abordar el desplazamiento.

Nuestra organización trabaja en 137 países y cuenta con una plantilla de unas 20.000 personas. Trabajamos con muchos socios, incluidas ONG locales e internacionales, otras agencias de la ONU e instituciones financieras y de desarrollo. Hemos tenido un gasto anual de alrededor de $ 6 mil millones en los últimos años, casi totalmente financiado voluntariamente. Luchamos por encontrar esos fondos en un mundo donde la competencia por los recursos es muy alta. Nuestro deseo es abordar esta creciente demanda a través de otras asociaciones, no solo con aquellas que son estrictamente humanitarias, sino también con actores del desarrollo.

Te puede Interesar  “Hoy venimos a decir gracias”, dijo Passalacqua en acto por la Independencia de la patria y los 90 años de Oberá

F&D: ¿Hasta qué punto colabora normalmente con las instituciones financieras?

FG: Es un campo de cooperación en crecimiento. En 2018, las Naciones Unidas establecieron dos pactos, uno sobre refugiados y otro sobre migración segura y ordenada. Estas son dos cuestiones distintas, aunque a menudo se cruzan, como he dicho. ACNUR es el custodio del pacto sobre refugiados, que sirve como una caja de herramientas para que los Estados, en particular, aborden el fenómeno de los refugiados. Propone que, en el futuro, especialmente en grandes situaciones de refugiados, las mejores respuestas no sean simplemente humanitarias. Siempre necesitará alimentos, medicinas, refugio y atención inmediata para las personas que huyen en grandes cantidades. Pero muy pronto tendrá que pensar en las necesidades a mediano y largo plazo, por ejemplo, educación, atención médica adecuada, medios de vida. La asistencia humanitaria no está especialmente diseñada para el largo plazo, por lo tanto, nuestro impulso para asociarnos con organizaciones de desarrollo.

Hemos dado pasos importantes con el Banco Mundial. Hace unos años, establecieron instrumentos financieros dentro de su plataforma de la Asociación Internacional de Fomento para países de bajos ingresos y, por separado, para países de ingresos medios para ayudarlos a acoger a un gran número de refugiados. El propósito es que trabajemos en paralelo con el Banco Mundial para abordar, por ejemplo, cuestiones de inclusión de los refugiados en los sistemas de educación y salud y la mejora de los medios de vida, las oportunidades económicas y el apoyo general a las comunidades que acogen a los refugiados.

También trabajamos con agencias bilaterales de desarrollo y otros bancos regionales. El FMI es diferente, por supuesto, debido a su naturaleza. Pero está creciendo como un interlocutor importante en este esfuerzo. Con este fin, contamos con un funcionario en préstamo para asesorar al FMI sobre cuestiones relacionadas con el desplazamiento forzado en su trabajo.

F&D: ¿Qué tan vulnerables son las operaciones del ACNUR a las tendencias económicas mundiales, como la alta inflación?

FG: Tres factores nos hacen vulnerables. Primero, la inflación significa costos más altos. Desde el punto de vista logístico de seguridad, realizamos operaciones muy costosas en lugares como Afganistán y el noroeste de Siria. El segundo factor es que, aunque la ayuda humanitaria ha estado creciendo a nivel mundial, no ha coincidido con el crecimiento de las necesidades.

Te puede Interesar  Israel: Confirman 7 argentinos muertos y 15 desaparecidos

El tercer y más importante factor es que, con mayores presiones y riesgos económicos, las poblaciones desplazadas, las personas para las que trabajamos, y las comunidades de acogida se vuelven más frágiles y necesitan más ayuda. En muchos países, el elevado número de refugiados tiene un impacto macroeconómico. Nos gustaría que el FMI tuviera esto en cuenta en su labor en los países de acogida de refugiados y que nos ayudara a argumentar que la integración de los refugiados aporta grandes beneficios económicos a sus economías y sociedades.

F&D: ¿Cómo trabajas en países donde el medio ambiente es extremadamente difícil?

FG: Asistimos a personas vulnerables, que a veces se encuentran en situaciones extremadamente frágiles. Por ejemplo, en países o territorios que están controlados por entidades no reconocidas por la comunidad internacional, como Afganistán, o en países que están bajo sanciones, lo que hace que nuestro trabajo sea más complejo.

Lo que queremos decir a nuestras partes interesadas y donantes es que debemos estar allí. No estamos allí para reconocer o respaldar a ningún gobierno o institución. Estamos allí para ayudar a la gente, y eso significa tratar con todas las entidades y gobiernos, independientemente de la política internacional. A veces es difícil incluso obtener recursos financieros sobre el terreno, pero hay arreglos que lo hacen posible. En el Afganistán, por ejemplo, las exenciones adecuadas a las sanciones nos permitieron recibir recursos suficientes para llevar a cabo operaciones humanitarias que son indispensables para la supervivencia de millones de personas.

F&D: Has trabajado en algunos de los lugares más difíciles del mundo. ¿Cómo llegaste a estar en esta posición?

FG: He estado haciendo este trabajo durante casi 40 años. Era muy joven cuando empecé como voluntaria en Tailandia. Todavía era la Guerra Fría, y Tailandia era una frontera de la Guerra Fría, por lo que había refugiados de países indochinos. Trabajé como voluntaria para una ONG, y ese fue el comienzo de todo. No diría que por casualidad. Siempre tuve el deseo de hacer trabajo internacional y hacer algo útil para la gente; Algo de intención y algo de suerte unieron esos dos caminos personales.

Esta entrevista, basada en un podcast del 23 de marzo de 2023, ha sido editada por su longitud y claridad.

La estabilidad financiera no se trata solo de administrar la inflación, las tasas de empleo y el gasto, se trata de comprender cómo esos factores afectan a las personas en diferentes lugares y en todo tipo de circunstancias.

BRUCE EDWARDS forma parte del personal de Finanzas y Desarrollo del FMI

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin