Banco Mundial: Menor crecimiento global, quizás estanflación

El Banco Mundial rebajó su perspectiva para la economía mundial, advirtiendo que muchos países enfrentarán una recesión.

Banco Mundial, con 189 países adheridos, pronosticó que la economía mundial se expandirá +2,9% en 2022, por debajo del crecimiento global del +5,7% en 2021 y del +4,1% que había pronosticado para 2022 en enero: fuerte desaceleración.

Banco Mundial advirtió sobre varios años por delante de alta inflación y crecimiento tibio que recuerda a la estanflación de la década de 1970.

Citando el daño de la guerra en Ucrania y la pandemia de Covid-19, el banco dijo que espera que el crecimiento se mantenga en ritmo reducido durante 2023 y 2024, ya que la guerra interrumpe la actividad humana, la inversión y el comercio mientras los gobiernos retiran el apoyo fiscal y monetario, posibilidad que agotaron durante la pandemia.

“Varios años de inflación por encima del promedio y crecimiento por debajo del promedio ahora parecen probables”, dijo a los periodistas David Malpass, presidente del Grupo Banco Mundial. “El riesgo de estanflación es considerable”.

Malpass dijo que la recesión será difícil de evitar para muchos países e instó a los responsables políticos a fomentar la producción y evitar las restricciones comerciales. Se necesitan cambios en la política fiscal, monetaria, climática y de deuda para contrarrestar la mala asignación de capital y la desigualdad, agregó.

En su informe ‘Perspectivas Económicas Mundiales’, el Banco Mundial realizó una evaluación detallada de cómo las condiciones económicas mundiales actuales se comparan con la alta inflación y el débil crecimiento (la llamada estanflación) de los ’70, cuando las crisis del petróleo, el alto gasto federal y la política monetaria laxa hizo que la inflación se disparara.

La economía mundial está entrando en lo que podría convertirse en “un período prolongado de débil crecimiento y elevada inflación”, advirtió el citado informe.

El banco recordó que la recuperación de la estanflación de la década de 1970 requirió fuertes aumentos en las tasas de interés en las principales economías avanzadas, lo que a su vez desencadenó una serie de crisis financieras en los mercados emergentes y las economías en desarrollo.

Los economistas y los formuladores de políticas están cada vez más preocupados por el riesgo de estanflación en la economía global, que podría dañar los estándares de vida de las personas en todo el mundo, particularmente en las naciones de ingresos bajos y medios, agregó The Wall Street Journal.

Como resultado del daño de la pandemia y la guerra, el Banco Mundial dijo que en 2022 el nivel de ingreso per cápita en las economías en desarrollo estará casi 5% por debajo de su tenden cia previa a la pandemia.

“Los precios más altos de los alimentos y la energía están teniendo efectos estanflacionarios, es decir, deprimen la producción y el gasto y aumentan la inflación en todo el mundo”, ya dijo en mayo la secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, y señaló que las perspectivas económicas a nivel mundial son desafiantes e inciertas.

“Para muchos países, la recesión será difícil de evitar”, dijo David Malpass, presidente del Banco Mundial.

La agencia no prevé una imagen mucho más brillante en 2023 y 2024: predice solo un crecimiento global del 3% para ambos años.

Solo para Estados Unidos, el Banco Mundial ha recortado su previsión de crecimiento al 2,5% este año desde el 5,7% de 2021 y desde el 3,7% que había previsto en enero.

Para los 19 países europeos que comparten el euro, rebajó la perspectiva de crecimiento al 2,5% este año desde el 5,4% del año pasado y desde el 4,2% que es peraba en enero.

En China, la economía más grande del mundo N°2, el Banco Mundial espera que el crecimiento se desacelere a 4,3% desde 8,1% de 2021.

Las políticas de cero COVID-19 de China, que implican cierres draconianos en Shanghái y otras ciudades, paralizaron la vida económica.

“Existe un grave riesgo de desnutrición y de profundización del hambre e incluso de hambruna”, advirtió Malpass.

El Banco Mundial espera que los precios del petróleo aumenten 42% este año y que los precios de las materias primas no energéticas suban casi 18%. Pero prevé que los precios del petróleo y otras materias primas caigan 8% en 2023.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password