Brasil y la idea de Bolsonaro de privatizar Petrobras

El nuevo ministro de Brasil manifestó la intención de privatizar Petrobras. Adolfo Sachsida quien reemplazó a Bento Albuquerque, por la decisión del presidente Bolsonaro manifestó la intención de que se realicen los estudios para la privatización de Petrobras.

El nuevo ministro de Energía asumió el cargo, tras que Bento Alburquerque fuera responsabilizado por la política de aumentos de precios de los combustibles alineados al dólar, por parte de la empresa estatal brasileña.

“Como mi primer acto de gestión solicitó también el inicio de los estudios tendientes a la propuesta de cambios en la ley necesarios para la desestatización de Petrobras”, dijo Sachsida, quien también expresó el interés de privatizar la administración y exploración de los mega yacimientos petroleros submarinos descubiertos en 2007, frente a las costas de Río de Janeiro y San Pablo.

Es el primer ministro que habla de privatizar Petrobras desde 1998, cuando en el gobierno de Fernando Henrique Cardoso se comenzó a abrir el capital de la empresa estatal. Sachsida es ultraliberal y aliado del ministro de Economía, Paulo Guedes.

Además, el nuevo ministro señaló que continuará con el proceso de la privatización de la gigante eléctrica Eletrobras, que habría aprobado el congreso a fin de “atraer inversiones extranjeras”.

También en esta línea, declaró que pedirá a Guedes que se incluya en el programa de privatizaciones a la empresa estatal PPSA, quien es responsable de la administración y gestión de los yacimientos submarinos, más conocidos como la camada geológica présal.

Todo parecería apuntar a que estas declaraciones van en respuesta a las propuestas del candidato opositor, Luiz Inácio Lula da Silva, quien prometió fortalecer Petrobras y utilizar el petróleo submarino como una palanca para la recuperación económica en caso de vencer en las elecciones del 2 de octubre.

“Todo lo que digo tiene el 100% de aval del presidente de la República”, dijo Sachsida. El ala más liberal del gobierno, pero también los hijos de Bolsonaro expresaron el apoyo a la venta de Petrobras, creada en 1953 por el entonces presidente Getulio Vargas.

Petrobras aplicó un aumento del 8,9% en el gasoil, aún cuando Bolsonaro pidió que se frene la ola de aumentos

Bolsonaro había pedido a Petrobras y al ministerio de Minas y Energía, que se frene la ola de aumentos porque “Brasil va a quebrar con otro ajuste”, pero esto no sucedió.

En abril, se cambió al presidente de Petrobras, por el descontento con las políticas de precios y con una inflación mensual récord en marzo, la mayor desde 1994.

El mandatario, habría pedido a Petrobras que detenga “la violación contra el pueblo”, ya que los principales beneficiarios por el lucro generado por la política de precios internacionales de los combustibles, eran los accionistas privados, que no tenían consideración del pueblo brasileño que cobra en reales.

“Ministro Bento Albuquerque, José Mauro Ferreira (presidente de Petrobras), no pueden aumentar el precio del gasoil. Van a quebrar a Brasil, yo no puedo intervenir pero ustedes tienen las ganancias y tienen un marcado rol social de Petrobras en la Constitución”, señalaba Bolsonaro.

Ante esto, se suma el peso de la campaña electoral, donde Lula prometió cambiar la política de precios de Petrobras y retomar los subsidios que se aplicaron durante 14 años, durante los gobiernos del Partido de los Trabajadores.

Esta política de precios internacionales fue inaugurada en 2016, cuando Dilma Rousseff fue destituida y asumió Michel Temer.

El presidente del congreso al cruce

Rodrigo Pacheco, presidente del Congreso brasileño, afirmó que la posible privatización no es una prioridad en el parlamento.

“No considero que ese asunto esté en el radar, o en la mesa de negociaciones en este momento, incluso porque el momento no es el más oportuno”, afirmó Pacheco, ante la proximidad de las elecciones en octubre.

“No es una medida a ser votada rápidamente. Privatizar Petrobras demandará mucho tiempo, negociaciones y diálogo, incluyendo a toda la sociedad porque se trata del mayor activo nacional”, agregó, entendiendo la situación de la crisis global y que los activos se están desvalorizando en los mercados y los inversores están sin interés, por lo que no sería el mejor momento.

Ante estas posiciones, los analistas sostienen que la propuesta de privatizar Petrobras, sin estudios que lo sostengan, es solo una estrategia electoral para culpar a la empresa por el aumento de precios de los combustibles, e intentar que el mismo afecte la imagen del gobernante.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password