Cacho Bárbaro relanzó el Fondo Yerbatero: ahora es “INYM-friendly” y asegura que él no manejará fondos

Héctor “Cacho” Bárbaro se tomó al pie de la letra la consigna kirchnerista que afirma que “volvimos para ser mejores” y lo trasladó a su polémico proyecto para crear un Fondo Especial Yerbatero (FEY), un fondo multimillonario que se creará a partir del cobro de una estampilla en cada paquete de yerba equivalente al 5% del valor en góndola.

El diputado nacional presentó en enero un nuevo proyecto para crear el Fondo Especial Yerbatero pero con un ostensible giro respecto al plan inicial.

La anterior propuesta -cabe recordar-, había perdido estado parlamentario al concitar rechazos de distintos eslabones de la cadena yerbatera hasta el punto de lograr una situación poco habitual: aglutinó en un mismo grupo a industriales yerbateros y a productores.

Todo el mundo se imaginó que si el anterior FEY prosperaba, se crearía un INYM paralelo con fondos manejados discrecionalmente por “Cacho” Bárbaro, y orientados con criterios más políticos que productivos. Con dinero que el día de mañana puede ir al tarefero, si, pero también a los “falsos” tareferos, piqueteros, y otras yerbas (nunca mejor dicho).

“Esta vez hice modificaciones al proyecto, lo adapté a la actual realidad y cuando lo presenté nuevamente en el Congreso le dije a Máximo (Kirchner), no me voy de acá hasta que esto se apruebe”, le aseguró Bárbaro a Economis en una entrevista telefónica, desde San Vicente.

¿Cuáles son los cambios? Esta vez, Bárbaro se muestra amigable con el INYM, no quiere tocar las funciones del organismo yerbatero y promete asegurar primero su fondeo con la nueva ley que propone.

“El proyecto consiste en un Fondo Especial cuyo 10% va a ir directamente a asegurar el financiamiento del INYM que incluso va a mejorar sus recursos”, explica.

El plan prevé cobrar una estampilla equivalente al 5% del valor en góndola promedio de la yerba mate. A valores de hoy serían unos 12 pesos por cada paquete de kilo. Esa estampilla reemplazaría a la actual del INYM, que hoy tiene un costo de 1,14 pesos.

Un dato, la ley 25.564 de creación del INYM habilita a que esa estampilla tenga un valor varias veces superior. El que aprueba la actualización del valor de la tasa de fiscalización (el nombre técnico de la estampilla) es Agroindustria a propuesta del INYM y el organismo yerbatero siempre pide lo justo y necesario para su funcionamiento.

Es más, la ley 25.564 habilita a cobrar hasta el 5% del valor en góndola, como pretende Bárbaro (ver al final de la nota).

Juanjo Syzchowski está trabajando bien, y los productores se sienten representados”, admite Bárbaro, que inicialmente atacó la designación del nieto del fundador de la marca Amanda al frente del organismo yerbatero.

Después pareció darse cuenta de que nunca antes un titular del INYM llegó con semejante apoyos de los distintos sectores, ni hubo otro que tuviera el mismo nivel de conocimientos profundos sobre la producción y comercialización en la actividad yerbatera.

De todos modos, hay resistencia en la industria, que es la que debería absorber en primera instancia, unos cuatro mil millones de pesos para comprar las “nuevas estampillas”, dinero que hoy, aseguran en el sector, simplemente no existe.

El principal uso que se le dará a esos fondos es crear una obra social para los productores yerbateros y el subsidio inter zafra para los tareferos.

Pero Bárbaro introduce dos mejoras. Asegura que durante el período inter-zafra, los tareferos podrán ser afectados para ir a trabajar en una chacra o en la Municipalidad de su pueblo, en alguna tarea que les asignen. “Tiene que ser un subsidio para fomentar la cultura del trabajo, no la vagancia”, afirma.

En el otro punto donde plantea algo distinto es en la obra social. “Con esos fondos hay que contratar una obra social ya existente, no crear una, porque si creás una el 30% de los fondos se te van en la estructura administrativa, oficinas, empleados, etcétera”, afirma.

“Si no pasa como con el tabaco. Lo mejor es contratar una obra social que ya existe y le das el servicio al colono”, detalló.

“Además, bajas el costo de la obra social que elijas, la estructura de la obra social tiene muchos gastos administrativos, si le agregás 10.000 afiliados de la yerba, le bajás a esa obra social su costo administrativo”, explica.

Cacho Bárbaro dice que él no va a estar en el manejo de los recursos. “Se van a crear dos comisiones, con representación de productores, tareferos, una por Corrientes y otra por Misiones, yo ya me voy de acá y no voy a estar”, explicó, en referencia a su participación en AMPYM. “Yo convoco a una asamblea pronto y doy un paso al costado”, aseguró.

-¿El principal destino es mejorar la situación del tarefero?

-Hoy terminó la tarefa y el futuro inmediato es incierto, los tareferos no cobraron la inter-cosecha, no hay changas. Nadie está macheteando, limpiando por  la sequía. ¿Qué propongo? Que el subsidio sea de seis meses. Es cierto que enero y febrero hay zafriña, pero eso lo hacen pocos, Las Marías y dos o tres secaderos, el resto están todos cerrados. Esto además te ayuda a que se blanqueen los tareferos.

-¿Vos proponés que durante la inter-zafra, el tarefero siga trabajando en otras tareas?

-Lo que digo es pagar el inter-zafra,  a cambio de una contraprestación de servicio. Al colono le viene muy bien, tengo dos tareferos, el Estado le va a pagar a través del FEY y va a trabajar para mí en forma gratuita. Por ejemplo, imaginate la Municipalidad de San Vicente, 400 tipos trabajando para el municipio, limpiando las veredas, en la construcción de viviendas.

-¿Qué apoyo tiene este proyecto?

-Acá hay como una cuestión personal porque la idea es mía, en lugar de pensar en los sectores que van a ser beneficiarios, esto es darle una caja a “Cacho” Bárbaro, dicen. Pero los fondos los va a manejar una unidad de coordinación.

-Con participación tuya.

-Noo…Yo pronto me voy a ir, van a estar representados todos, los sindicatos de tareferos, productores, gobiernos de Misiones y Corrientes. No sé de dónde inventan eso, que “Cacho” quiere manejar una caja.

-Qué pensás del INYM.

-Más allá de las diferencias que tengo con Szychowski, se está trabajando bien. Incluso en la gestión anterior mejoró el Inym. Antes con Prieto no había esa posibilidad de que el colono chico se inscribiera en el INYM. No se salía de Posadas.

-El INYM la semana pasada por primera vez en la historia puso plata de su bolsillo para colaborar con el subsidio inter zafra.

-Es cierto, colaboró con 16 palos (millones de pesos) para tareferos, que no es nada, pero colaboran. Lamentablemente el INYM siempre representó más a la industria, ahora con Sychowski está más representado el productor. Pero no veo una actitud fuertemente participativa para el trabajador, el tarefero.

-¿Admitís que el INYM está funcionando mejor?

Han hecho algunas mejoras, sí. Pero ojo, también es cierto que están pasando una ola de alegría, porque hay poca yerba, la demanda es alta, la yerba vale mucho entonces nadie lo putea al INYM. Cuando no vale nada, todos se acuerdan del INYM. El INYM demostró que no puede, no quiere o no tiene las herramientas para que se cumpla el precio pactado, pero ahora no se nota porque se paga por encima del valor oficial.

-¿Qué pensás de la toma de tierras?

-Te digo una cosa, nosotros respetamos la propiedad privada y esto está claro. El respeto a la propiedad privada, pero hay varios casos del tema de la tierras acá, han sacado a una familia de 30 años teniendo una ley que dice que no se puede desalojar por más que haya sentencia judicial. No pueden desalojar a gente que está hace 30 años arriba de la tierra. Queremos que se respete esa ley. Segundo, hay tomas, por ejemplo, que vienen con el boleto de compra venta con papeles que le dieron encargados de la chacra. Y vienen y se presentan y piden el desalojo de aquellos que vivieron años arriba de la chacra. Y lo hacen porque ya se llevaron toda la madera, mientras la explotaron les convenía que hubiera gente arriba, pero ahora como no hay más madera, vienen por las tierras. Y el otro caso que te digo, acá nosotros le dimos tierras fiscales a gente que ni conoce la tierra de la cual es dueño. Hay gente que son propietarios de tierras fiscales. Me culpan del desalojo en Alem, no tengo ni idea de eso, no voy a acompañar nada que no esté dentro de marco de la ley.

Ley 25.564 de Creación del INYM

Qué dice el artículo 21, que define el financiamiento del organismo yerbatero

ARTICULO 21. — Créase una tasa de inspección y fiscalización de entre $ 0,04 y $ 0,08 (pesos cuatro a ocho centavos) por kilogramo de yerba mate elaborada en todas sus modalidades, envasada nacional e importada, compuesta o no, con destino a ser comercializada en el territorio nacional. En caso de variación del precio de la yerba mate, el valor de dicha tasa será el equivalente del 2,5% al 5% (dos y medio al cinco por ciento) del precio promedio de venta al consumidor del kilogramo de yerba mate. La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, determinará el importe de dicha tasa de acuerdo al presupuesto que elabore el INYM.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password