Carlos Fara: “Villarruel puede generarle un dolor de cabeza al Gobierno, tratando de mostrar que tiene margen de maniobra”

Compartí esta noticia !

Derrota innecesaria del Gobierno en el Senado por el bendito DNU. Si hubiera aceptado la propuesta de la ley espejo –convertir al decreto en una ley–, ahora podría ser Javier “Algunaley”, pero sigue siendo “Sinley”. Mientras tanto, pasaron 95 días y tiene las manos vacías: sin la ley ómnibus y con un decreto herido de muerte en los vericuetos de la Justicia. El análisis de Carlos Fara refleja lo sucedido en las últimas horas tras el fracaso del DNU en el Senado y la disputa a cielo abierto entre el Presidente y la vicepresidenta, Victoria Villarruel, a la sazón, presidenta del Senado.

En una entrevista con Open1017, el analista político señaló que la pelea con la compañera de fórmula puede ser un problema de gobernabilidad si se sostiene más allá del capítulo DNU. 

“Es un cortocircuito que viene de largo, después de la primera vuelta, cuando hubo sospechas de que Villarruel quería tener vuelo propio. Eso implicó una sospecha de parte de Milei que hizo que le cercenara la posibilidad de que accediera gente de Villarruel, que accediera a ministerios y esa relación siempre fue compleja. Villarruel aseguró el control del Senado, por lo menos el control administrativo. Logró maniobrar para de alguna manera influir sobre la conducción del bloque de senadores, que es un bloque chico, de siete senadores. Pero la semana pasada fue reticente a deshacer el aumento de los senadores, aunque finalmente lo hizo. Hay que decir que en este esquema político de Milei, no hay mucha libertad de debate y Villarruel tiene el segundo cargo en importancia institucional. Me parece que ella está tratando de asegurar(se) una dinámica razonable de funcionamiento del Senado.  Sencillamente porque si ella no permite esta sesión, depende en esa situación, de poder eventualmente facilitar o no el trámite de otras cuestiones que le interesen al Gobierno. Uno podría decir que esto es una especie de pequeña venganza de parte de Villarruel. Puede ser. Pero esto tiene una dinámica complicada, que el propio entorno de Milei no sé si se sabe comprender del todo.

Te puede Interesar  Inserción laboral de jóvenes, eje de la reunión de intendentes misioneros y el Ministro de Trabajo de la Nación

¿Cuán peligroso puede ser esto en la institucionalidad o para el propio gobierno?

No mucho, porque el DNU por ahora no cambia nada, porque el rechazo tiene que ser de las dos cámaras. El Gobierno mostró muñeca para impedir una sesión en Diputados sobre un tema que no le interesaba tratar, que era jubilaciones. Entonces es como decir que avanza en un tema, pero por ahora no modifica la cuestión de fondo. Fuera de eso la historia dice que todos los enfrentamientos entre Presidente y Vicepresidente, el vicepresidente salió perdiendo. Scioli con Néstor Kirchner, Cristina con Cobos con la 125, la relación particular con Boudou. 

¿Cómo avizora un poco el futuro inmediato, porque estamos hablando de los dos máximos representantes del Gobierno de la Nación: puede haber una escalada en este enfrentamiento?

Villarruel no tiene nada en el Ejecutivo con lo cual no la pueden castigar mucho. Ella es la presidenta de la Cámara y eso no se puede modificar. Y ella ahora tiene el control administrativo de la Cámara, por lo que tiene su propio juego, pero de ahí no puede salir, con lo cual digo si el Gobierno quiere tomarse alguna venganza de corto plazo, mucho no puede hacer. Mientras no haya otros temas que compliquen al Senado, esta es una situación particular. Pero es más de lo político, en la práctica no modifica nada más.

Pero no se complejiza la gobernabilidad, porque la gestión Milei no tiene muchos interlocutores y ahora a Villarruel se la desautoriza… 

Es cierto que el Gobierno tiene pocos interlocutores con capacidad de decisión. Durante la ley Ómnibus el ministro del Interior negoció cosas que no pudo sostener porque lo cambiaban en la Casa Rosada. Eso puso en guardia a la oposición dialoguista y los gobernadores. Villarruel puede generarle un dolor de cabeza a su propio Gobierno, tratando de demostrar que tiene margen de maniobra y que la tienen que tener en cuenta en la toma de decisiones. Pero no creo que le den lo que ella quiera a partir de esta situación. 

Te puede Interesar  Macri en La Rural: "Cuando crece el campo, crece la Argentina"

¿Ella está queriendo demostrar que tiene poder?

Exacto. Hay gente que piensa que en algún momento Milei va a chocar y se va a producir una crisis institucional donde él se tenga que ir, al estilo De la Rúa. O renuncia o le hacen juicio político. Villarruel parece posicionarse en ese escenario. Milei y Villlarruel son interrogantes. Ninguno de los dos tiene historia en la política y es difícil predecirlos. 

A la corta o a la larga esas cosas generan ruido, porque se supone que la gente votó una fórmula que estaba de acuerdo sobre cómo gobernar. Hay un tema ahí de responsabilidad, en lo inmediato, no creo que esto tenga un efecto, digamos, parece que es más desde la política que de la calle. Pero a la larga, si el Gobierno de Milei convierte todo en una gran confrontación, va a generar un desgaste, la sociedad lo votó para que solucione problemas no para que se dedique a la pelea. Cuando uno pasa de candidato a funcionario de Gobierno, la gente empieza a evaluarlo por resultados. Si el Gobierno luce desenfocado por las peleas y además el Presidente no tiene poder… Al final del día, por mucha opinión pública a favor, hay una matemática del poder que no se puede eludir. 

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin