Consensos precarios: el 58% de los argentinos rechaza que el ajuste lo paguen las provincias y 64% tiene un perfil opuesto a la ley Ómnibus

Compartí esta noticia !

El último estudio de la consultora Zuban&Córdoba conocido este domingo, a poco más de un mes y medio de la asunción de Javier Milei y pocas horas después del primer paro de la CGT, marca varios contrastes y consensos precarios: mientras que la imagen del Presidente se mantiene estable, sus políticas cosechan cada vez más rechazo. 

“El proceso político durante el primer mes y medio de gobierno de Javier Milei ha sido extremadamente vertiginoso, incluso desde la óptica de los consensos precarios”, describe el documento. 

La imagen personal de Javier Milei y la de su gobierno han sufrido una caída desde su asunción hasta fines de diciembre con el impacto de las primeras medidas económicas. Sin embargo, entre diciembre y enero no han mostrado grandes variaciones, sosteniendo un  44,3% (la imagen de Milei) y 45,7% (la aprobación del gobierno nacional) de positividad

Estos datos cobran sentido a pesar de la pérdida de poder adquisitivo entre en este mes y medio de mandato, al considerar que casi la mitad de argentinos (45,9%) cree que la mala situación económica que atravesamos hoy es responsabilidad del gobierno de Alberto Fernández.

Por otro lado, el “frame opositor” parece haber crecido a un ritmo moderado pero saludable. El paro nacional de la CGT cuenta con un margen de diferencial positivo es una señal en ese sentido, sobre todo tomando en cuenta que los gremios eran de los actores públicos con peor valoración hasta hace meses. 

Sin embargo, enfrentado a una oposición que aún carece de un liderazgo claro capaz de capitalizar los errores del Gobierno, las propuestas y dichos de Milei parecen gozar de un piso de 30% a 35% de aprobación – el famoso tercio “núcleo duro”- con un techo aproximado del 45%, dependiendo de los distintos temas. 

Te puede Interesar  Brasil: desorden y retroceso

Este estudio fue realizado en medio del proceso de confrontación entre el gobierno nacional y las provincias, por lo que probablemente no haya llegado a detectar gran parte de las consecuencias de esa confrontación en la opinión pública. Pero las señales son preocupantes para el oficialismo: un 58% está en desacuerdo con la idea de que el ajuste lo paguen las provincias.

La confrontación con las provincias sea probablemente, uno de los errores políticos más costosos para el gobierno de Javier Milei, señala el análisis de Zuban&Córdoba.

La inmensa mayoría de los gobernadores en Argentina cuentan con grandes márgenes de imagen positiva en sus territorios. La legitimidad que tienen los gobiernos provinciales suele superar en creces a la legitimidad de las gestiones nacionales. 

“Pensar que es buena idea confrontar con esas figuras, poniéndolas en la misma categoría de “casta” que sirvió para confrontar con figuras nacionales mucho más desgastadas, es una maniobra peligrosa que puede poner al gobierno en una situación de debilidad inédita y les da a los gobernadores un halo de guerreros en defensa de sus provincias. Regalar capital político a los gobernadores no parece ser una buena estrategia”, remarca el estudio.

Sobre la denominada “Ley Ómnibus”, el sondeo apunta que solo un 34% de las personas que respondieron esta encuesta, está de acuerdo con la idea de aprobar sin más trámite el contenido de la ley enviada por el gobierno de Milei al Congreso. 

Pero si se suma el 17,5% de quienes afirman que diputados y senadores deberían ponerle límites a Milei con el 46,7% de quienes piden rechazar la ley, hay más de un 64% de personas que hoy tienen un perfil opuesto a la aprobación de la ley

Te puede Interesar  Equilibrio fiscal de las provincias, o el unicornio azul

“Todo un panorama político que debe leerse en su verdadera magnitud. ¿Tiene Milei su tercio núcleo duro intacto? Lo tiene. ¿Tiene una oposición fragmentada y con mucha responsabilidad de la crisis económica? También tiene eso. Pero también tiene una sociedad con derechos adquiridos sobre el papel del Estado en salud, educación, cultura, ambiente, DDHH, etc. No obstante, es una sociedad fragmentada, dividida. Sigue tensionada por la polarización político/ideológica en la que las posiciones frente a uno u otro tema son extremas. Así las cosas, una de cal y una de arena para un gobierno que quizás deba ver sus propias limitaciones al momento de analizar y construir estrategias. Y seguiremos insistiendo, el camino es el consenso político y social”, apuntan los consultores.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin